Speed Racer: ¿Dónde está el Joystick?

Antes de empezar a hablar del último proyecto de los hermanos Wachowski tengo que dejar claro que yo era uno de esos niños que alucinaron en su día con "Meteoro" (en Estados Unidos "Speed Racer") y que soy fanático de los videojuegos, especialmente de los de velocidad (desde "Megarace" a "Need for Speed", sin olvidar "Colin McRae Rally" u otros tantos). Dicho esto, hay que dejar claro también la gran espectacularidad visual que tiene la ¿película? que nos ocupa. Las tomas de las carreras y la velocidad de los coches son impresionantes, los colores apabullantes, pero ¿esto es una película? Es más ¿los niños del siglo XXI disfrutarán con esto? Sinceramente, me llevé toda la proyección buscando un joystick para poder manejar el poderoso coche Mach 5 y conseguir que Speed Racer (que también tiene cojones tomarse en serio a un personaje que se llama "speed" de nombre y "racer" de apellido) llegue el primero a la meta. En cuanto a su target objetivo de público ¿en realidad creen que los niños de hoy día disfrutan con esa orgía de colores y escenarios virtuales -casi todos, de hecho- con la sobredosis de imagenes que todos tienen? Todo esto podría obviarse si el guión de la película fuera eso, un guión, pero lamentablemente no es más que una sucesión caprichosa y estúpida de personajes aún más estúpidos (¡¡Racer X no se quita la máscara de cuero y las gafas de competición ni en el dormitorio!!) que solo hacen estupideces. Todo estúpido, en definitiva, al nivel intelectual del chimpancé que es otro de los protagonistas de la "película" (así entrecomillada) cuya única función es hacer de contrapunto cómico al contrapunto cómico (o sea, un mono haciendo "monerías" cuando el hermano pequeño del protagonista dice una gracia). El productor del film, Joel Silver, ha querido hacer una película para las generaciones que disfrutaron con la serie, como un grandioso homenaje, pero ese mismo público ahora está más preocupado en las hipotecas, los abogados y los divorcios que por un personaje (menos mal que aqui en España se llamó "Meteoro") cuya única función, era llegar el primero a la meta (como Fernando Alonso, pero en plan manga-hortera). Desde luego, si querían dar un giro radical a su carrera, los Wachowski lo han conseguido. Pero si la saga Matrix sufrió un más que preocupante declive en su última parte "Matrix Revolutions", ahora ya han quedado como los directores de un enorme anuncio para vender el videojuego "Speed Racer" en XBox, PS3, PC-DVD y todos los formatos posibles. En realidad ¿para qué querían una película, si con el videojuego habría bastado? Yo al menos, lo hubiera comprado (y disfrutado).

TRAILER de "Speed Racer"

2 comentarios:

Sergio dijo...

Sólo es divertida sin más a mi parecer. Un Fast-food: toma, disfruta y olvida.

El cine de este tipo no es cine. Es como tú dices: un videojuego de dos horas donde no nos dejan jugar ni elegir el final. En su realización me recuerda a Star Wars 3 y otras ¿actores, escenarios, decorados, localizaciones? Me pongo en la piel del actor por un momento, qué aburrimiento para un ser de carne y hueso el tratar de actuar dos horas ante una pantalla azul de fondo e imaginar algo tangible. Para eso, ¿por qué no hacer como las Clone Wars u otros filmes 100% infografía como Final Fantasy y olvidarse de los actores salvo por las voces de doblaje? joder, ¿es éste el futuro del cine de acción? El resultado puede ser espectacular; pero yo, aún habiendo pasado mi adolescencia en los noventa -donde toda esta montaña rusa cinematográfica actual comenzó con Matrix me quedo con el mérito de filmes a la (y no demasiado) antigua, donde había que rascarse la cabeza y mucho para conseguir un resultado visible. Se agradece más. Hoy, la sensación que me da el actual cine de acción es: con un equipo cojonudo de programadores y grafistas y un buen presupuesto para merchandising, cualquiera hace una peli de acción espectacular.

Federico Casado Reina dijo...

Estoy completamente de acuerdo. Para esto, directamente a la PS3, o bien un experimento como "Final Fantasy" -que por cierto, vaya la Aki Ross, no tenia nada que envidiarle ni a Lucy Liu ni a ninguna gran estrella de Hollywood...-.