Las secuelas de Avatar estarán centradas en Pandora

Con las secuelas de 'Avatar' ya en pleno rodaje, James Cameron tiene un plan de regreso por todo lo alto al mundo de Pandora. Hasta cuatro (sí, cuatro) secuelas programadas, comenzando por estrenar la segunda parte en diciembre de 2020. Pero si aquellos fieles seguidores de los gigantes azules no pueden aguantar a regresar al planeta alienígena, la zona de Disneyland 'Pandora: El mundo de Avatar' siempre está disponible para todos aquellos que quieran visitarla.
Con motivo de la promoción del parque, John Landau, productor de la película, habló con Inside the Magic para contar más detalles sobre las nuevas entregas que se avecinan, revelando así que el planeta Pandora será el único lugar a explorar en las secuelas"A medida que avanzamos en las secuelas de 'Avatar' tomamos la decisión de organizar las cuatro secuelas en Pandora. No necesitamos ir a otro mundo si queremos agua, vamos a ir a los océanos de Pandora". Aunque la mayor parte de la información que Landau ofrece guardan más relación con las atracciones del parque, sí que mencionó algún detalle jugoso sobre la nueva secuela, específicamente la presentación de nuevos claves Na'vi"Vamos a ir a entornos totalmente diferentes, llegando a conocer otras culturas. Al igual que nuestro planeta es tan diverso culturalmente, como lo somos ambientalmente. Queremos presentar a personajes de diversos tipos de culturas. En la primera película, solo conocimos al clan Omaticaya, y ellos son el clan que nos permite venir al Valle de Mo'ara. Pero a medida que nos aventuramos vamos a diferentes entornos y clanes".
 Atracción 'Pandora: El mundo de Avatar'
Así mismo, Landau también habló de la importancia que las nuevas generaciones van a tener en las secuelas"Es una continuación de los mismos personajes, pero ¿qué sucede cuando los guerreros que están dispuestos a ir a los atentados suicidas, y saltar desde los acantilados hasta grandes toruks de color naranja, crecen y tienen sus propios hijos? Se convierte en una historia muy diferente. Ahora los niños son los que toman riesgos y cambian. Es interesante, pero tiene sentido para mí. Todos son padres o tienen padres como mínimo, y si miras las grandes franquicias exitosas ahora, están bastante desinteresados por eso".

¿Crossover entre el parque y las secuelas?

Lo que sí corren riesgo los fans es de descubrir algunos spoilers si deciden visitar el parque situado en Orlando, Florida. Y es que dicho parque está basado en el mundo de Pandora décadas después de los eventos sucedidos en las secuelas que James Cameron plantea estrenar, donde la paz ya ha llegado al planeta y los turistas pueden visitar el planeta sin ningún problema: "Además, algunas de esas criaturas que ves (en la atracción 'Flight of Passage') que no te sorprenda si aparecen en las películas".

Mission Impossible VI (Fallout): Mejor que nunca

Mission Impossible VI (Fallout)

Dirección
Guion
Christopher McQuarrie, Bruce Geller
Música
Lorne Balfe
Fotografía
Rob Hardy
Reparto


, , , , ,, , , , ,, , , , 

Seis veces ya se ha enfrentado el amigo Tom Cruise en salvar al mundo, y las seis veces lo ha conseguido (¿o acaso lo dudabas en esta ocasión? Pues claro...-y esto no tiene que ser un "spoiler", porque si hay alguna característica especial en el personaje de Ethan Hunt es precisamente esa, que al final después de muchos problemas, y de mucho correr, termina salvando al mundo-). Pero lo que es verdaderamente difícil es sortear problemas cada vez mayores: no solo desde fuera, sino también desde dentro.

Y lo que es aún más importante: hacerlo utilizando los elementos más clásicos del cine de acción. Si en otras entregas veíamos aventuras tan rocambolescas como escalar el edificio más grande del mundo (El Burj Khalifa de Dubai), o sumergirse en una piscina de refrigeración de ordenadores en Marruecos, ahora todo es más prosaico: se le puede parar a uno el corazón con una persecución de coches y motos de las de toda la vida, sólo hace falta una buena coreografía, un montaje impecable, y una banda sonora sencillamente perfecta. Quizás éste sea uno de los elementos que más destaco de toda la película, ya que la partitura de Lorne Balfe rescata las notas clásicas del leitmotiv de la saga televisiva creada por Lalo Schiffrin, pero además otros elementos de esa banda sonora que le van al pelo a esta película que merece estar en el puesto más alto en el Olimpo del cine de acción, del cine de acción con mayúsculas.

Vale, hay que reconocer que además de los elementos clásicos de este tipo de películas -motos, coches, etc.- hay otros tantos que te dejan verdaderamente patidifuso, tanto por la imaginación como por cómo se componen visualmente. El salto en paracaídas a gran altitud y la lucha entre los dos helicópteros -que por cierto, Tom Cruise realizó en persona casi en todo momento y con la ayuda mínima de especialistas...- son verdaderos prodigios, glorificaciones absolutas de lo que debe ser la narrativa audiovisual. Y por supuesto, capaces de provocarte una taquicardia casi de manera inmediata. También quería resaltar otra secuencia que me impactó bastante, no ya por lo previsible de la pelea que vamos a ver si o si, sino por cómo se realiza, se cuenta y muestra: aunque Schwarzenegger en "Mentiras Arriesgadas" y Daniel Craig en "Casino Royale" casi certificaron cómo podía ser una pelea en un cuarto de baño con todos los elementos propios (lavabos, inodoros, puertas, azulejos...) en esta película se reinventa este tipo de secuencias, con Tom Cruise, Henry Cavill y el especialista en artes marciales Liang Yang: olvídate de todas las peleas que has visto jamás en una gran pantalla, porque esto es llevarlo a otro nivel, que va superándose a cada cambio de plano, y que además define a cada personaje con un estilo de lucha distinto (desde la habilidad de Hunt a la brutalidad de Cavill y la deslumbrante agilidad de Yang).

En cuanto al argumento, el film rescata al terrorista que Hunt detuvo en "Mission Impossible: Nación Secreta", Solomon Lane en un nuevo argumento en el que otro grupo terrorista aún más peligroso quiere hacer detonar tres cabezas nucleares para acabar con buena parte de la humanidad. Como también ha pasado anteriormente, la FMI (Fuerza de Misión Imposible) entra en conflicto con otros estamentos tanto norteamericanos (CIA) como de otros países (MI6 británico). Es precisamente cuando al CIA se mete por medio cuando al equipo clásico de Hunt le obligan a aceptar a un nuevo miembro, August Walker, una auténtica mala bestia que no tiene la elegancia ni sutileza de nuestro héroe favorito. En palabras de su superior, "vosotros sois un bisturí, y yo quiero un martillo". El guión además rescata (y soluciona de alguna forma, a modo de epílogo) muchos argumentos que giran en torno a Hunt, sus amores y sus deseos. A todo ello, también han que subrayar que el equipo está más integrado que nunca, resaltando las personalidades de cada uno (Luther, Benji...) con gran sentido del humor -que termina funcionando bien- y descentralizando un poco la figura de Hunt, como de hecho era la filosofía del equipo televisivo original creado por Geller.

Lo cierto es que a Cruise se le empiezan a notar los añitos, y aunque siga corriendo y peleando como pocos, ya no tiene mucha edad para estar precisamente al nivel de por ejemplo, Henry Cavill. Claro, es que Tom a sus 56 años, por muy bien conservado que está, no puede compararse a los 35 años de Henry Cavill, su metro ochenta y cinco y sus casi cien kilos de músculo. Y por cierto, si teníamos alguna duda de quién podría sustituir a Craig en la franquicia de 007, ya no existe dicha duda: Cavill es sencillamente perfecto, pudiendo llegar a conseguir tanta "molonidad" (palabra para definir el grado de lo que mola algo, verbigracia de un buen amigo...) como en su día la tuvieron Ian McKellen (que fue Gandalf y Magneto), Harrison Ford (que fue Blade Runner, Han Solo e Indiana Jones) y ahora Cavill, que en un doble tirabuzón puede convertirse en los dos héroes más icónicos tanto del cómic, como del cine: Supermán y James Bond.

O sea, que estamos como suele decirse en el circo, en el "más difícil todavía": más acción, más adrenalina, más tensión, y por supuesto, todo en el último segundo, cuando parece que ya no tenía solución. Es como si cada cinco minutos estuviera estallando una bomba, pero bueno, es la inercia que esta franquicia ha impuesto desde hace años, y el caso es que le sigue funcionando de manera impecable. Y mejor que nunca.

TRAILER



Ant-Man y la Avispa: Con sabor propio

Ant-Man y la Avispa

Dirección
Guion
Andrew Barrer, Gabriel Ferrari, Paul Rudd, Chris McKenna, Erik Sommers
Música
Christophe Beck
Fotografía
Dante Spinotti
Reparto


, , , , ,, , , ,, , , 

Vale, ya estamos todos un poco hasta las narices de películas de superhéroes. Las dos grandes compañías -Marvel y DC- nos tienen hastiados de personajes con poderes que son capaces de destrozar coches, edificios y hasta ciudades enteras. La infografía ha llegado a niveles tales de exageración que casi no es necesario desatar el presupuesto: ya puede ser rentable ese despliegue alucinante audiovisual. Perfecto, pero el gran problema es que se intenta que todo se base en esas apabullantes imágenes y con tal de que rasquemos un poquito, el guión hace aguas por todas partes y llega a resultar ridículo y por supuesto infantil. Si, incluso DC -que ahora se le supone más "adulta" que Marvel, después de haber sido vampirizada por Disney...- ha banalizado sus personajes más icónicos -Supermán y Batman- en "La Liga de la Justicia" para hacerlos más cercanos al público infantil. Pues estamos bien...

El caso es que Ant-Man (o sea, el Hombre Hormiga, el de la primera película...) era una isla desierta dentro del universo cinemático de Marvel: tenía su propio sello, con un protagonista -Scott Lang- que era lo más parecido al anti-héroe, empezando porque no era más que un vulgar chorizo del tres al cuarto que se ve de buenas a primeras con un traje especial que lo reduce al tamaño de una hormiga. Cercano a la verborrea y la poca vergüenza de Spiderman, el personaje ahora tiene problemas personales después de su divorcio, etc. Pero como a Marvel le gusta utilizar todas sus cartas, Ant-Man ha participado en la penúltima del Capitán América (Civil War), ayudando a una parte de los superhéroes a salir de un problema. Y claro, ahora está pagando las consecuencias... pero el inventor del traje reductor, el Dr. Hank Pym, y su hija, Hope Van Dyne, van a requerir otra vez de su ayuda porque hay una posibilidad de sacar del "reino cuántico" (una especie de universo sub-atómico) a Janet Van Dyne, la Avispa original, esposa de Pym y madre de Hope. Y para colmo, aparece un misterioso personaje que parece traspasar las paredes y materializarse a voluntad, para robar la tecnología cuántica de Pym...
A este preámbulo han de sumarse los arcos argumentales de los amiguetes de Lang, que añaden una nota cómica aún más pronunciada y la verdad, algo pasada de vueltas. Como también está de lo más ridículo un personaje maloso realmente innecesario para la historia y que es de verdadera opereta barata. Totalmente ridículo, al nivel de cualquier película infantil de bajo presupuesto.

Evidentemente, no voy a hablar de los efectos visuales -que por cierto, se ven casi todos en el tráiler y son verdaderamente impresionantes- pero si del guión: en este punto hay que diferenciar entre el argumento y el desarrollo. El argumento es verdaderamente ridículo, y de ridículo llega a resultar hasta autoparódico -cosa que a veces funciona, con un sentido del humor liviano, aunque divertido, y otras veces no tiene gracia ninguna- pero el desarrollo es realmente bueno, casi modélico diría yo: las peripecias -esto es, los giros de guión, el encaje de las tramas en los personajes, etc.- están muy bien enlazadas, y te mantiene en tensión hasta literalmente el final de la película. Aunque también es verdad que puede llegar a resultar agotador, porque siempre hay algo que se opone a que a los personajes les salgan bien las cosas.

Paul Rudd, ya encajado a la perfección en el personaje, utiliza todo su repertorio bien aprendido de recursos cómicos en su historial con Apatow, para dotar al personaje de Scott Lang de una verborrea y espontaneidad que choca un poco con alguna grandilocuencia del universo Marvel/Disney, dándole además ese punto macarra y barriobajero tan identificativo y diferencial de otros personajes como el Capitán América, Iron Man, Thor o Spiderman. Ese registro cómico, que tan bien se controló en la primera parte y que se dosificó con gran inteligencia, ahora se va un poco de las manos, con chistes a veces realmente inoportunos.

Aunque antes he dicho que no voy a hablar de los efectos visuales, me arrepiento, si que voy a hacerlo: más allá de las reducciones o ampliaciones de los personajes, hay que resaltar la perfecta recreación juvenil de Michael Douglas, Michelle Pfeiffer y Laurence Fishburne. Si en la última película Marvel vimos a un Robert Downey Jr. rejuvenecido, ahora el proceso es muchísimo más perfecto, de una naturalidad sorprendente. La tecnología es ya capaz de coger a un actor y hacerlo rejuvenecer o envejecer a voluntad con total credibilidad. Increíble.

Con esto llego a la conclusión: aunque estemos ya un poquito hasta las narices de personajes con mallas que corren, vuelan, golpean y destrozan cosas, "Ant-Man y la Avispa" es un gran espectáculo, que funciona, y con sabor propio, diferenciándose del tono de otros superhéroes Marvel/Disney. Y funciona a todos los niveles, desde los niños a los adultos (tuve la oportunidad de verla en una sala con niños y adultos y todos, absolutamente todos -yo también, por cierto- disfrutaron de la cinta). Personalmente le habría quitado algo de humor y la habría hecho más trascendente (en los cómics el personaje de Pym y de la Avispa son bastante adultos, y no tienen tanto sentido del humor, con conflictos matrimoniales e incluso con malos tratos, en el universo ultimate...), y el personaje de Scott Lang me chirría un poco. No ya por encajar en un sector demográfico claramente ubicado y reconocible en la sociedad y el cine norteamericano (padre maduro divorciado desastre con problemas con la ley...), sino porque aunque pueda resultar más creíble como superhéroe, también lo haría menos amante de chascarrillos y chistes. Claro que yo tengo el referente de los cómics, y para mi Ant-Man siempre será Hank Pym, y no el advenedizo Lang. 

Y una pequeña pregunta para los distribuidores españoles: ¿Por qué Ant-Man (en inglés) y La Avispa (en español)? O bien "Ant-Man y Wasp (Avispa)" o bien "Hombre Hormiga y La Avispa". Vamos, digo yo...

TRAILER