Cary Fukunaga será el director de la película número 25 de James Bond

El agente 007 ya tiene director para su próxima película. Tras la salida de Danny Boyle por diferencias creativas, desde los perfiles oficiales en redes sociales de la franquicia se ha anunciado el nuevo cineasta que se pondrá tras las cámaras para dirigir la nueva aventura del reconocido agente James Bond. Además, también se ha dado a conocer la fecha de inicio de las grabaciones y la de su estreno en salas de cine.

Cary Fukunaga, director conocido por su labor tras la dirección de la primera temporada de 'True Detective', será el encargado de dirigir 'Bond 25' en sustitución de Boyle. La película comenzará rodaje el próximo 4 de marzo de 2019 en Pinewood Studios, habiendo fijado su fecha de estreno para el 14 de febrero de 2020.
"Michael G. Wilson, Barbara Broccoli and Daniel Craig han anunciado hoy que 'Bond 25' comenzará su rodaje en Pinewood Studios el 4 de marzo de 2019 bajo la dirección de Cary Joji Fukunaga con un estreno mundial previsto para el 14 de febrero de 2020", ha indicado la cuenta oficial de Twitter de la franquicia Bond. 
"Estamos encantados de trabajar con Cary, su versatilidad e innovación lo convierten en una excelente elección para nuestra próxima aventura de James Bond", han afirmado los productores Michael G. Wilson y Barbara Broccoli.

La filmografía de Cary Fukunaga

Además de 'True Detective', Fukunaga también dispone en su filmografía de destacados títulos, como la aclamada 'Beasts of No Nation', 'Sin nombre' o 'Jane Eyre', teniendo también previsto estrenar la serie 'Maniac' en Netflix este 21 de septiembre de 2018. El director también estuvo ligado a la reciente nueva adaptación de 'It' de Stephen King, aunque decidió abandonar el proyecto antes de su realización.

Carmen y Lola: Sentido y Sensibilidad

Carmen y Lola
Dirección
Guion
Arantxa Echevarria
Música
Nina Aranda
Fotografía
Pilar Sánchez Díaz
Reparto
, , , , 
La gran valentía que ha tenido Arantxa Echevarría a la hora de hacer esta película ha sido impresionante por tres motivos: el primero por volver a rebuscar en el tema del lesbianismo en el cine reciente, después de la impresionante "La Vida de Adèle" de Abdellatif Kechiche, que nos dejó a todos maravillados por su narrativa y por la originalidad al tocar el tema; el segundo, por acercarse a una etnia y grupo social tan cerrado como el de los gitanos, que mantienen sus tradiciones al precio que sea y que no suelen ser precisamente bienvenidos los extraños a este universo -aunque recientemente se ha aireado bastante en los reality shows con "Gipsy Kings", por ejemplo...-; y para rematar el riesgo creativo, utilizar a actores no profesionales para contar su historia. Y lo que es mejor: todo ello contado con una sensibilidad exquisita, con un buen gusto que maravilla desde el primer plano, que te desarma ante cualquier prejuicio que pudieras tener en cualquiera de los sentidos, y es capaz de acercarte a una preciosa historia de amor, simplificando todos los condicionantes secundarios y quedándonos con lo más importante: con los sentimientos que provoca ese amor.

Se nota bastante lo muy curtida que está esta directora a la hora de acometer su primer largometraje, ya que además de haber participado en mil y un documentales para varios programas televisivos, también se ha ganado un laureado nombre en el mundo del cortometraje de ficción, especialmente con su primer trabajo "De noche y de pronto", donde define un asfixiante entorno de lo cotidiano, que podría incluso ser heredero del mismísimo Polanski en "El quimérico inquilino". Además también ha participado en un proyecto norteamericano de carácter internacional "7 from Etheria" en el que siete directoras realizan siete interesantes visiones sobre el terror. Este bagaje se transmite en una narrativa tan fluida "que parece de verdad", algo inusualmente visto en el cine de ficción, y que solo genios como Truffaut han conseguido con filmes como "Los 400 golpes" o "La noche americana".

En esta clave, Echevarría tiene la capacidad de asomarse desde una óptica neutra, sin llegar a tomar partido ni en un sentido ni en otro, lo que aún pudiera tener más mérito, ya que sitúa al espectador en la casilla de salida para un verdadero muestrario de emociones, que en una progresión excelente, llega a un clímax que si bien podría haberse resuelto algo mejor, si que contiene una gran carga lírica. Todo un logro para un primer film, que además de haber costado la ridícula cifra de 750.000 €, ha conseguido competir por la cámara de oro en la quincena de jóvenes realizadores del Festival Internacional de Cannes.

La protagonista del film, una jovencísima gitana que fantasea con su sexualidad y que no tiene claro nada, se encuentra fortuitamente con otra chica de su edad que está a punto de ser prometida. En ese entorno de clanes familiares, de matrimonios casi concertados, de una inercia social casi imparable de detener, es donde empieza a crecer una relación clandestina pero irrefrenable, que intentará por todos los medios salir adelante a pesar de tener todos los factores y condicionantes en contra, con la amenaza de enfrentarse a todo lo que significa ese mundo tan estático y condicionado.

Además de la sutil narrativa y del -repito- excelente gusto a la hora de tratar este tema, lo que verdaderamente me ha maravillado de esta primera película -lo vuelvo a recordar porque merece la pena resaltar la madurez de la directora- es la dirección de actores: es verdaderamente complicado realizar una película de ficción con actores noveles y que no resulte ridícula o poco creíble. Pero en este caso, es un trabajo impecable el que se ha realizado, y no solo con las dos actrices protagonistas -que están realmente bien- sino con todos los actores secundarios que dan vida a todos esos personajes en el extremo, casi al margen del mundo que no sea el suyo propio e incapaces de admitir que pudiera existir otro modo de vida. El torbellino dramático que el espectador está previniendo desde el principio de la historia se va desencadenando a un ritmo pausado pero imparable, y es otro de los elementos que está muy bien dosificado en la cinta.

Una verdadera maravilla, un claro caso de "sleeper" -películas de las que nadie espera nada, pero que se convierten en poco tiempo en grandes éxitos de público y crítica- que ha funcionando realmente bien en su estreno y que auguro un gran éxito en todos los niveles. Resulta realmente gratificante cómo el cine, además de entretener -y esta película lo hace en todo su metraje- puede aportar visiones que dinamicen y hagan avanzar a la sociedad.

TRAILER

Las secuelas de Avatar estarán centradas en Pandora

Con las secuelas de 'Avatar' ya en pleno rodaje, James Cameron tiene un plan de regreso por todo lo alto al mundo de Pandora. Hasta cuatro (sí, cuatro) secuelas programadas, comenzando por estrenar la segunda parte en diciembre de 2020. Pero si aquellos fieles seguidores de los gigantes azules no pueden aguantar a regresar al planeta alienígena, la zona de Disneyland 'Pandora: El mundo de Avatar' siempre está disponible para todos aquellos que quieran visitarla.
Con motivo de la promoción del parque, John Landau, productor de la película, habló con Inside the Magic para contar más detalles sobre las nuevas entregas que se avecinan, revelando así que el planeta Pandora será el único lugar a explorar en las secuelas"A medida que avanzamos en las secuelas de 'Avatar' tomamos la decisión de organizar las cuatro secuelas en Pandora. No necesitamos ir a otro mundo si queremos agua, vamos a ir a los océanos de Pandora". Aunque la mayor parte de la información que Landau ofrece guardan más relación con las atracciones del parque, sí que mencionó algún detalle jugoso sobre la nueva secuela, específicamente la presentación de nuevos claves Na'vi"Vamos a ir a entornos totalmente diferentes, llegando a conocer otras culturas. Al igual que nuestro planeta es tan diverso culturalmente, como lo somos ambientalmente. Queremos presentar a personajes de diversos tipos de culturas. En la primera película, solo conocimos al clan Omaticaya, y ellos son el clan que nos permite venir al Valle de Mo'ara. Pero a medida que nos aventuramos vamos a diferentes entornos y clanes".
 Atracción 'Pandora: El mundo de Avatar'
Así mismo, Landau también habló de la importancia que las nuevas generaciones van a tener en las secuelas"Es una continuación de los mismos personajes, pero ¿qué sucede cuando los guerreros que están dispuestos a ir a los atentados suicidas, y saltar desde los acantilados hasta grandes toruks de color naranja, crecen y tienen sus propios hijos? Se convierte en una historia muy diferente. Ahora los niños son los que toman riesgos y cambian. Es interesante, pero tiene sentido para mí. Todos son padres o tienen padres como mínimo, y si miras las grandes franquicias exitosas ahora, están bastante desinteresados por eso".

¿Crossover entre el parque y las secuelas?

Lo que sí corren riesgo los fans es de descubrir algunos spoilers si deciden visitar el parque situado en Orlando, Florida. Y es que dicho parque está basado en el mundo de Pandora décadas después de los eventos sucedidos en las secuelas que James Cameron plantea estrenar, donde la paz ya ha llegado al planeta y los turistas pueden visitar el planeta sin ningún problema: "Además, algunas de esas criaturas que ves (en la atracción 'Flight of Passage') que no te sorprenda si aparecen en las películas".