Margot y la Boda: Todo queda en casa

Ironizar a estas alturas con las bodas no solo es algo difícil, sino incluso imposible: desde las comedias clásicas -en las que podemos recordar desde "Luna Nueva", "Cuatro bodas y un funeral" y otras tantas...- hasta la reciente "La boda de mi novia", cientos e incluso miles de películas han glosado (con mayor o menor acierto) ese ritual que cambia la vida no solo de los que se casan, sino de las dos familias de ambos, que se unen irremisiblemente e inevitablemente. El caldo de cultivo que Baumbach prepara en este film es demoledor: una famosa escritora que viaja hasta la casa familiar en la playa para la boda de su hermana con un verdadero patán, vago, gordo y malhablado. A partir de entonces todas las asignaturas pendientes de las dos mujeres irán paulatinamente saliendo a flote hasta que se forma el rosario de la Aurora... Además de una narración pausada y tremendamente efectiva, el mayor activo del film son las monumentales interpretaciones no ya de Nicole Kidman y Jennifer Jason Leigh (que por cierto, es la esposa del director) sino de todo el reparto, incluyendo al histriónico Jack Black, que probablemente haya hecho la gran interpretación de su vida. La triste reflexión de que tu pasado familiar siempre terminará lastrando cualquier expectativa de futuro tiene dentro una luz de esperanza, tratada con gran habilidad puesto que a pesar de la visceral repulsión que ambas hermanas protagonistas se tienen (y que abarca temas tan dispares como el éxito sexual, el prestigio profesional e incluso el amor de su propia madre...) no pueden pasar la una sin la otra, aceptando sus propias personalidades. Para mi gusto, la fotografía de "Margot y la boda" podría haber sido algo más estilizada, sobre todo en la paleta de colores, que quedan algo desvaídos y fríos -por otra parte, ideales pera la historia-. El uso de la banda sonora y de subrayados podría haberse mejorado notablemente, sobre todo en el nudo central de la historia. Aunque pudiera sorprender, este es un enfoque totalmente nuevo sobre las bodas, las reuniones familiares y los reencuentros, que al final no tienen ese componente tan dramático como pudiera pensarse porque quizás... todo queda en casa.

TRAILER

No hay comentarios: