Así es como se vende lo de siempre

La Red Social

Casi me siento un friki haciendo esta crítica. Ojo, juro por lo más sagrado que no es una pose “snob”, pongo a Dios por testigo que no quiero distanciarme de la corriente general que alaba a gritos la última película de (mi querídisimo) Fincher y del brillante guionista Aaron Sorkin (“El ala oeste de la Casa Blanca”), pero es que me ha parecido lo de siempre. Si, vendido con la controversia de intentar conocer la esquiva y fascinante personalidad de Mark Zuckenberg, el billonario más joven de la humanidad, y creador de la red social más importante de internet, Facebook. Pero al final, no es más que una película de juicios, de demandas y de niñatos universitarios que se pegan unas fiestas de puta madre. Porque eso es todo. Eso sí, contado con una gran agilidad narrativa, con el empleo fastuoso de flashbacks y flashforwards desde varios puntos de vista, y con una banda sonora de Trent Reznor y Atticus Ross que merece figurar con letras de oro en las últimas partituras cinematográficas… pero es todo. Empeñar en intentar ver algo “nuevo” y “original” en esta película, sencillamente porque gira en torno al medio de comunicación que ha revolucionado la sociedad contemporánea…es un error. Porque esta película no habla de Facebook, sino del personaje que lo creo: un genial programador que paradójicamente, tenía problemas de relaciones sociales. Sinceramente, a mi eso no me parece tan interesante. Quiero decir, que lo que realmente me parecería fascinante es el proceso por el que Zuckenberg llegó a inventarse Facebook. Eso si me interesaría un huevo, estaría embobado viendo cómo mezcló los elementos básicos para esta revolución mental (cosa que vemos en el film solo de pasada y muy rápidamente). Pero ver las batallas legales por la propiedad intelectual y las indemnizaciones que Zuckenberg tuvo que pagar a sus excompañeros y examigos de facultad cuando su programa se convirtió en el mayor imperio de comunicación del planeta, por encima de Google o Microsoft… sinceramente, no me parece tan interesante. Creo que cualquier libro de John Grisham da pautas argumentales sobre el derecho muchísimo más interesantes. Y si el film también buceara en la personalidad esquiva e introvertida del personaje creador de Facebook, también me interesaría. Pero ¡¡¡es que tampoco gira en torno a él!!! Una vez dicho esto, es de justicia reconocer el buen hacer de Fincher de principio a fin de la película, haciendo que las más de dos horas de duración se pasen volando, y logrando que la atención del espectador esté permanentemente fija en la historia. El problema es que la historia ya la hemos visto muuuchas veces en la pantalla (abogados, conciliaciones, demandas judiciales, enfrentamientos y careos entre personas que antes tenían una relación muy íntima…) y la cinta lo que cuenta es esencialmente eso. Resulta decepcionante que la impresionante operación de marketing realizado –y que ha sido toda una genialidad hacer una película de Facebook, asegurándose 500 millones de espectadores en todo el mundo, que solemos ser aproximadamente los usuarios de este medio de comunicación- luego nos encontremos solamente con eso: con una (floja) historia de universitarios que se enfrentan legalmente cuando uno pega el pelotazo. ¿Por qué Sorkin no se ha olvidado un poco de la novela de Mezrich y de su desmembramiento económico de Zuckenberg? ¿Por qué no se ha centrado en la génesis de esta nueva forma de comunicación, y en la personalidad de su creador? ¿Por qué Fincher, a pesar de dominar la imagen con su típica estética en tonos oscuros y ocres, siempre ha adoptado una posición fría, distante con su personaje protagonista, que además no cambia ni un ápice desde el comienzo de la película hasta el final? (esto es, alguien con las cosas muy claras que va por su objetivo pasando por encima de quien tenga que pasar, sin pestañear). Bueno, pues aún así, me quito el sombrero por la habilidad de vender lo de siempre una vez más, y hacer que la gente vaya al cine para ver la misma historia que ya hemos visto en infinidad de ocasiones en cine, televisión, documentales y un larguísimo etcétera. La única diferencia es que el litigio se hace sobre una empresa llamada Facebook. Es todo.

TRAILER

1 comentario:

Anónimo dijo...

A mi me ha parecido la mejor pelicula de David Fincher porque se ha dejado de tonterias y ha contado una historia de manera limpia y directa, por nohablar de su manejo del tiempo. No comprendo esta critica.