¡Señores, esto se acaba!

Stone

Lo que más me sorprende de esta película no es su exasperante lentitud, ni su ridícula trama, ni siquiera la pésima dirección de actores. Lo que más me sorprende, y me hace pensar es que dos actores como Robert DeNiro y Edward Norton, posiblemente dos de las megaestrellas de Hollywood con modélicas trayectorias (en el caso DeNiro, esplendorosa…) se hayan embarcado en un proyecto tan mediocre, tan vacío, tan soso, tan televisivo… tan nada. Una porquería, vamos. Cualquier telefilme de una cadena de segunda tiene más interés que este drama seudocarcelario-legal, en el que un oficial de condicional a punto de jubilarse conoce a un incómodo personaje que le hace replantearse toda su bien ordenada existencia (desde los domingos de misa, las bendiciones y lecturas de la Biblia, las cintas de autoayuda que escucha mientras llega a casa, o las tardes sentado en el porche de su casa mientras toma un vaso de Whisky junto a su esposa con la que lleva casado 37 años). De acuerdo, eso ya lo hemos visto en millones de películas de alto, medio y bajo presupuesto. En televisión, en cine, en series… ¿entonces? ¿Por qué hacer esta película? ¿En qué estaba pensando Angus MacLachlan cuando escribía el guión? ¿Y John Curran cuando dirigía la película? Sinceramente, no lo sé, como tampoco sé en qué pensaban los agentes de Norton y DeNiro cuando le ofrecieron el proyecto a sus represtados. Y por supuesto, tampoco puedo imaginar cómo estas dos estrellas aceptan vincularse con un proyecto que parece muerto desde antes de nacer. Me resulta igual de estúpido llamar a esta película “Stone” (piedra, en castellano) como llamar “Carancho” a otra reciente película argentina. Nadie conoce a Stone (es además el nombre del protagonista, el que quiere salir con la libertad condicional) y nadie conoce a Carancho; utilizar estos nombres de manera “mítica” para coronar una historia me parece tan estúpido, como ineficaz a nivel de marketing. Pero la peor reflexión de este film no es ya su pésima calidad o lo aburrido de su planteamiento, sino que el chiringuito se está acabando: ya no hay sitio para crear en el cine, esto se está acabando…y por ello todos se agarran como un clavo ardiendo al proyecto que sea, por cutre que resulte. El caso es seguir en el candelero. ¿Quién le iba a decir al actor fetiche de Martin Scorsese, aquel que dio vida nada más y nada menos que a un Don Vito Corleone adolescente en “El padrino 2” que terminaría en películas de 3ª regional, con vocación de telefilm de sobremesa? ¿Cómo el actor más prometedor de su generación, aquel que protagonizó una película que fue el revulsivo de una década como “El Club de la lucha”, terminaría haciendo el tonto con una ridícula interpretación para crear al clásico macarra de talego, lleno de tatuajes, con verborrea carcelaria y trenzas rastas? Pues por penoso que parezca, es una lamentable realidad, porque “Stone” es eso. El membrillo de Curran, que jamás ha dado una a derechas con sus anteriores películas (y mira que “El velo pintado” tenía buenas expectativas…) ahora es cuando ya ha terminado de finiquitar su carrera. Es como si hubiera dicho “bueno, señores, como esto es lo máximo a lo que voy a llegar, pues venga, para lo que me queda en el convento, me cago dentro”. Y encima con un producto lleno de estrellas, y vendido a todo el mundo. Si alguien dijo alguna vez que el cine estaba muerto, esta es una prueba más que evidente: ya la ficción de calidad está en la series de televisión, porque cada vez resulta más anecdótico ver una película interesante, ya sea americana, española, china, italiana o (sobre todo) francesa.

TRAILER

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo me sali del cine, vaya mierda

Rafa_Cera dijo...

Pues que pena que De Niro haga estas cosas a su edad y con el prestigio que tiene

Alejandro dijo...

Federico, tengo poco tiempo para ir al cine.Había pensado que esta peli podía ser atractiva (me encanta Norton,o me encantaba), pero tu critica,puff. La elección tiene que ser buena entonces. Buried o la nueva de Affleck como director?. Saludos

Federico Casado Reina dijo...

Las dos que nombras son buenas, pero "Buried" para mi gusto, es muchísimo mejor.
Es cierto lo de Norton, a mi también me parece un excelente actor (y De Niro, no digamos), pero está la cosa fatal como para rechazar proyectos. Al final terminarán en las teleseries, como tantos otros... (y que ya no es ninguna deshonra, que está mucho mejor que el cine que se hace).
Saludos y gracias por participar!!!