Que viva el Grindhouse

Furia Ciega 3d
Puesto de moda hace unos años por Tarantino (que incluso codirigió una película con Robert Rodriguez llamada de esta forma...), el "Grindhouse" era este tipo de películas que en los años 70 unían a chicas ligeritas de ropa, acción a raudales, algo de "gore" y que se proyectaban en las sesiones dobles de reestrenos. La santificación de la serie "Z", que ha hecho que productoras como la Troma ya formen parte del inconsciente colectivo con sus psicotrónicas producciones. Claro, todo eso era natural, y no se forzaba el formato: sencillamente no se daba más de sí, y señores, esto era lo que había; poca producción, mucha voluntad, y los elementos más básicos para entretener en una sesión matinal o de tarde, con una buena ración de palomitas y un refresco lleno de hielo. Entrentenimiento 100%. De baja calidad, puede, pero entretenimiento en definitiva. Tuve la gran suerte de crecer a la espalda de uno de esos cines de reestreno (el cine Lisboa, en Madrid...) y disfruté en mi infancia y adolescencia de todas estas voluntariosas cintas que tantos buenos recuerdos nos han regalado -ay, ese luchador manco, ese Charles Bronson, esas interminables sagas de los simios, el spaghetti western más desaforado...-. El caso es que los productores han visto aquí un pequeño filón en el que rentabilizar el 3d y rápidamente se han apresurado en crear un producto con todos los elementos básicos de este tipo de películas (protagonista supervacilón, chica monísima y dura como la roca, un cochazo -en este caso un "muscle car" nada menos que un Dodge Charger de 1979-, elementos esotéricos, muchos tiros, muchas persecuciones y algún elemento esotérico para amenizar el asunto). Vale, todo muy correcto...pero es frio. Es falso, no suena de verdad a ese "Grindhouse" auténtico, en el que se respiraba todo lo "cool" que se pudiera uno imaginar. Es como si lo hubieran etiquetado, clasificado, analizado, envasado al vacío, y le hubieran añadido colorantes y conservantes para su uso y consumo. ¿Funciona? Pues a medias, porque el guión no es todo lo bueno que debiera. Es curioso hablar de buenos guiones en un "Grindhouse", pero por raro que parezca, hasta para hacer serie "Z" son necesarios buenos guiones, o al menos coherentes. En esta ocasión se dilatan demasiado algunos actos de la historia, y se torna demasiado lenta, demasiado farragosa: un hombre va determinado por encima de cualquier cosa a salvar a su nieta, que ha sido arrebatada a su hija por un adorador del diablo, que además la ha asesinado. Luchando incluso contra el infierno, el protagonista será ayudado por una bella camarera que está harta de soportar un trabajo que odia, un novio infiel y una vida que no le gusta. Así que a la carretera montados en un cochazo a todo correr, a solucionar los problemas del protagonista, que también son los del universo... claro que Satanás no se va a quedar tan pancho esperando que las cosas salgan como le da la gana a Nicolas Cage (esta vez -según él mismo- sin peluca y teñido de rubio....¿aceptaremos el pelo como natural?) y mandará a un secuaz de lo más eficiente y meticuloso, llamado a sí mismo "el contable", que con estética elegante y refinada, seguirá los pasos del desesperado abuelo en una carrera contra reloj para evitar la llegada del infierno a la tierra. Pero un momento ¿eso no es incoherente? Si le están abriendo las puertas de la tierra a Lucifer ¿para qué manda al contable? Bueno, esas y mil y una preguntas más quedan sin contestar, y en realidad no importaría nada si la acción fuera lo suficientemente ágil como para que no nos preocupáramos de estos detalles. Pero desgraciadamente todo avanza con una lentitud exasperante, quizás para el lucimiento personal de la pareja protagonista -que dicho sea de paso, de química sexual entre ambos, cero patatero...-. Aunque hay que reconocer que tiene momentos muy divertidos (con profusión de sangre, vísceras, tiros a bocajarro o frases ingeniosas muy "cool", que harían las delicias de Tarantino), es un producto demasiado comercial, demasiado falso en su hipertrofiado presupuesto. Seguramente si hubiera sido una producción más modesta, quizás habría menos efectos visuales, y estrellas menos conocidas, pero todo habría funcionado muchísimo mejor. Y hubiera dado igual que la sangre fuera salsa de tomate, o que las pistolas fueran de plástico. Habríamos disfrutado igual. Y si no, píllate cualquier producción de la Troma, que con tres duros, mucha voluntad y más imaginación, hicieron verdaderas maravillas de la serie "Z".
TRAILER

No hay comentarios: