De mal en peor

Thor

Parece que desde que Disney comprara Marvel en 2009 por 4000 millones de dólares (ahí queda eso...) la cosa va en picado, cuesta abajo y sin frenos. El giro que la compañía de Stan Lee había dado a franquicias como "Iron Man" (primera parte) o "Hulk" (versión Edward Norton, por supuesto) se ha ido directamente a hacer puñetas. Productos como "Xmen Orígenes: Lobezno" o "Iron Man 2" me confirmaron hacia donde iban los tiros. Y desde luego este "Thor" es la rúbrica de que todo va de mal en peor. Tiemblo al pensar lo que puede ser "Xmen: First Class" o incluso la próxima y esperada "Los Vengadores", porque si va en la línea de "Thor"...apaga y vámonos. Posiblemente no hay un superhéroe más carismático que el Dios del Trueno en todo el Universo Marvel: apuesto, musculoso a más no poder, tan poderoso y fuerte como Hulk, y posiblemente el más noble de todos. Vamos, la quintaesencia de lo que debería ser el clásico personaje de estas características, pero sin las pamplinas de Supermán, por poner un ejemplo del universo DC (que por cierto, cada vez está mejor considerado con las adaptaciones de Batman dirigidas por Chris Nolan, y el próximo reboot del hombre de acero con Zack Snyder). Sobre el papel, todo parecía de lo mejorcito, con un reputado director europeo especializado en Shakespeare, Kenneth Branagh (aunque teníamos que haber sospechado algo, tras recordar el megafracaso que supuso su acercamiento a Hollywood con la adaptación de Frankenstein, Robert de Niro incluido...), un joven y prometedor actor que despuntó en Star Trek (la breve pero intensa presencia de Chris Hemsworth como padre del capitán Kirk se ha esfumado en la risible interpretación del Dios del Trueno...) y un elenco de secundarios de lujo, incluyendo a la recientemente premiada con un oscar por "Cisne Negro" Natalie Portman y por supuesto el ya clásico Anthony Hopkins, que suele arropar a las estrellas de turno como mentor (de eso podrían hablar Tom Cruise, Antonio Banderas, etc.). Bueno, pues ¡ni por esas! A base de intentar mercadear con el producto, haciéndolo más accesible a un público más generalista, "Thor" es un producto que no tiene identidad, no sabe dónde va, y lo que es peor, tampoco le interesa. Únicamente se regodea en una estética chillona que parece sacada de "Los Caballeros del Zodiaco" y que no tiene absolutamente nada que ver no ya con la mitología vikinga (ahora los dioses nórdicos son latinos, chinos, negros...) sino con el cómic de Marvel. Hala, todo vale con tal de que la gente vaya al cine, así que vamos a dejarnos de remilgos, y a por todas. Y si hablamos del guión, es para cortarse las venas con un cepillo de dientes. ¿Qué ha pasado con la preciosa historia de Jack Kirby, Larry Lieber y Stan Lee? Pues lo dicho, que a dejarnos de remilgos y cinco membrillos (si, has oído bien, cinco personas para escribir la porquería de guión...) han destrozado todo: resulta que en el reino de Asgard Odín, el padre de todos los dioses, va a coronar a uno de sus hijos como el nuevo rey, pero justo en ese instante los gigantes de hielo atacan el reino. Tras repeler la agresión, el primogénito príncipe discute con su padre, y decide por su cuenta y riesgo atacar el país de los gigantes de hielo con sus amiguetes, entre los que está el artero Loki, su hermano. El caso es que Odín coge un cabreo importante por estas travesuras, y le quita sus poderes, desterrándolo a Midgard, o sea, a nuestro planeta, y ya allí conocerá a una doctora en astrofísica y a su familia, e intentará recuperar su gloria perdida mientras que Loki intriga en Midgard y se convierte inesperadamente en el nuevo rey... En fin, un completo despropósito, que para colmo, resulta aburridísima. Nada es creíble -por supuesto, no en términos objetivos, sino respetando las reglas narrativas de la historia...- y todo resulta falso, de plástico -empezando por el traje del protagonista, ¿por qué simplemente no han cogido el argumento de "Vengadores Ultimates" y han respetado todo, ropa y estética incluidas?-. La elección de actores es otro gran punto negro para Branagh, que precisamente no se ha cubierto de gloria con este film, por no hablar del sentido del humor blanco, blanquísimo de la historia, que desmerece de todo el partido que se le hubiera podido sacar. Estoy francamente desolado, porque si bien Thor no era uno de mis personajes preferidos de Marvel, veo venir que todo en Marvel va a ir de mal en peor, cuesta abajo y sin frenos. Lo peor es que no tiene solución, porque Marvel, ya no es Marvel, sino Disney. No, si al final veremos a Mickey y Donald vestidos de Spiderman y Lobezno...

TRAILER

No hay comentarios: