Mono es el que hace monerías

Kung Fu Panda 2
  • DIRECTOR: Jennifer Yuh
  • GUIÓN: Jonathan Aibel, Glenn Berger
  • MÚSICA: John Powell, Hans Zimmer
  • REPARTO (en sus voces originales): Jack Black (Po), Dustin Hoffman (Shifu), Angelina Jolie (Tigresa), Jackie Chan (Mono), Lucy Liu (Serpiente), Gary Oldman (Shen), Seth Rogen (Mantis), David Cross (Crane)

Toma el dinero y corre. Eso es lo que está pensando ya Dreamworks, imitando a Disney. Todas las buenas ideas, la creatividad, el ingenio...bah, para qué. Esto del cine se está acabando, señores, así que abandonen el barco...pero antes tenemos que llevárnoslo calentito. Y para eso nada mejor que exprimir nuestras franquicias hasta la última gota. ¿Que no son buenas películas? Qué más da, lo importante es gastarse un pastón en la promoción y que piquen entrando en el cine. Lo demás, da igual. Igual que pasó con "Shrek", otra franquicia de esta productora, ahora ha sucedido con esta segunda parte centrada en el orondo oso panda que ahora es maestro de Kung fu, transmutado en el guerrero dragón. Antes que nada, debemos puntualizar que técnicamente, esta no es la segunda parte, sino la cuarta. Me explico: después del enorme éxito del primer film, se han ido haciendo spin offs del mismo -como la explicación del origen de los cinco furiosos y otra pequeña historia para las navidades...- para seguir prolongando el éxito comercial. En esta ocasión han repetido muchos elementos de la saga, pero han bajado notablemente el nivel del guión, acercándolo a lo mínimo, a lo básico; de hecho lo han "infantilizado" hasta niveles francamente demeciales, potenciando las "monerías" que el panda protagonista hará en los momentos más cruciales de la historia, con un sentido del humor decididamente hortera -claro que con Jack Black de doblador tampoco podíamos esperar otra cosa...-. El resultado es una película de animación muy, muy aburrida, frente a la divertida primera parte. El tedio se articula entre los (malísimos) chistes que hacen los protagonistas cada cinco o seis minutos. Insoportable, vamos. La historia ahora gira en el origen mismo de Po, en cómo llegó a convertirse en el hijo de un tendero que vende fideos, y en un siniestro pavo real que quiere apoderarse de China con la pólvora y un invento diabólico contra el que el mejor Kung fu no sirve de nada (me acuerdo ahora de "Les Luthiers" y su inolvidable número "Iniciación a las artes marciales", que termina con un coral "..y recuerda no hay nada como un buen revolver". Pues eso). Muchos colorines, muchos chistes fáciles, escatología a raudales, y un sentido del humor de lo más ramplón, para una cinta que baja ostensiblemente el nivel de todas las producciones de animación Dreamworks, demostrando que a Katzemberg ya le ha dejado de interesar la creatividad y la originalidad. Ahora el antaño enemigo de Michael Eisner, por el que abandonó Disney, se ha convertido prácticamente en una réplica de su odiado enemigo, y sus intereses en casi los mismos que la Disney: a llevárselo calentito. Ya da igual quien dirija (que ahora han puesto a Jennifer Yuh, cuyo dudoso prestigio viene de la serie televisiva animada "Spawn" para la HBO). Por supuesto, no hemos hablado de los videojuegos y de todo el merchandising originado por Po, Shifu, y los cinco furiosos, que seguro que hará más que rentable esta segunda parte. Los más pequeños -que además tienen su correlato en muchísimos personajes de film, idiotizados por la presencia de los maestros de Kung fu, coleccionando sus muñecos de acción, embobados por su pericia en el combate y por sus chascarrillos estúpidos -que además, ya no solo pertenecen exclusivamente al panda, sino que Mantis, serpiente y los otros sueltan también sus chistes...-. Por eso viendo esta infamia, reciclada de colorines chillones y utilizando las sombras chinescas como leitmotiv para contar en flash back buena parte de la historia, me acuerdo de Forrest Gump, que decía aquello de "tonto es el que hace tonterías". Bueno, pues en esta ocasión, el Panda es más mono que el mono, porque el mono es el que hace monerías. No se pueden hacer más morisquetas y monerías que el protagonista de esta cinta, que nos deja empachados por los miles de intentos de hacer gracia. Además de la manera más grosera y facilona. Y lo peor es que no solo es el oso panda quien lo hace, sino que lo hacen todos, aunque el panda se lleve la palma.

TRAILER

No hay comentarios: