Pagar para sufrir

Insidious

Que a nadie le sorprenda el titular de esta crítica, porque todos en mayor o menor medida, lo hemos hecho gustosos. Aquel partido de fútbol que seguro perdía nuestro equipo, aquella montaña rusa que parece un laberinto de hierros y que parece reírse de la ley de la gravedad... o sin ir más lejos, aquella película que ha aterrorizado a todos nuestros amigos y conocidos, y sin embargo es nuestro siguiente título en la lista. En esa reacción catártica masoquista, tiene mucho que ver la descarga de adrenalina, el someterse voluntariamente a una situación de stress máximo para luego relajarse y pensar que todo ha pasado. El cine, es uno de los pilares del terror contemporáneo; mal entendido en muchas ocasiones y disfrazado con subgéneros menores como el gore, el mayor miedo que uno puede sentir en una sala cinematográfica es aquel que el espectador se imagina, aquel que no ve en la pantalla. Eso es lo que realmente nos da miedo, una sensación incómoda, desagradable, de no saber cuándo ni cómo va a venir aquello que tememos desaforadamente. Kubrick lo entendió perfectamente en "El Resplandor", y Ridley Scott también en "Alien, el octavo pasajero". Por eso es muy difícil a estas alturas que una película provoque realmente miedo: las fórmulas están casi agotadas, y ya hemos visto casi todos los factores posibles (espíritus, demonios, psicópatas, fieras rabiosas...o una combinación de todo lo anterior) para conseguir el miedo del espectador. La película que nos ocupa no es en absoluto un dechado de originalidad, ya que en la ecuación argumental mete una casa misteriosa, un niño en coma, y una serie de fenómenos paranormales de difícil explicación. Para que el entuerto funcione mejor, no utiliza a un protagonista, sino a una unidad familiar como sujeto activo del guión. Aunque se utilicen muchos recursos tópicos en este género -como la banda sonora atronadora cuando va a venir el susto de turno, una iluminación algo tramposa para no dejar ver con claridad lo que va a suceder, etc.- finalmente hay que reconocer que funciona. Se pasa muy mal rato, manteniendo una tensión sostenida durante mucho tiempo, e incluso hay algunos giros de guión que provocan sorpresa, contra todo pronóstico. Pero lo que más me ha sorprendido del film, de claro perfil psicológico -que por cierto, es el que más miedo provoca, sin lugar a dudas...- es que el director y guionista sea James Wan, el realizador malayo-norteamericano que fundó en 2004 una de las franquicias de terror más rentables en los últimos tiempos, "Saw". Este giro copernicano que el realizador ha sido realmente alucinante: de crear un imaginario con psicópata incluido y una macabra estructura de torturas y enrevesadas intenciones, a una película clásica de miedo, puro y duro, sin aditivos. Es un salto al vacío no solo arriesgado, sino muy valiente... que se ha saldado muy positivamente. Porque se pasa realmente mal. Muy mal. A pesar de conocer todos esos manidos resortes, todos -me incluyo como amante de este género, masoquísticamente hablando- hemos pegado auténticos saltos en el sillón con esta sencilla pero bien desarrollada historia, si bien hay que reconocer que el planteamiento de la historia es exponencialmente más brillante que su desenlace. Si esa segunda parte se hubiera mejorado, manteniendo el nivel del preámbulo del film, estaríamos ante una de las películas de terror más intensa e interesante de los últimos diez años, pero lamentablemente, las ganas de sorprender han podido más. No obstante, es un título más que recomendable (aprovecho para explicar a todos aquellos que no dominen la lengua de Shakespeare, que "Insidious" en castellano significa Insidioso, o lo que es lo mismo según el diccionario de la Real Academia de la Lengua "malicioso o dañino con apariencias inofensivas), que es perfecto para pasar un muy mal rato en el cine... aunque sea pagando.

TRAILER

1 comentario:

Alejandro Espadero dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. La pelicula tiene todos los topicos del cine de terror y aun asi funciona. Si es verdad que me resulto infinitamete mas interesante y aterradora la primera parte de la pelicula. Creo que la parte final del rescate y desenlace no esta muy conseguida, empezando por lo decorados.