Mucho más digna que la de Burton

El origen del planeta de los simios

Reconozco que no he sido muy objetivo a la hora de valorar esta película; primero porque gira en torno a una de mis películas favoritas de todos los tiempos, el clásico dirigido por Franklin J. Schaffner en 1968, "El Planeta de los simios", una obra clave no solo en el género de ciencia ficción, sino en la historia del cine. Lógicamente, cumplir mis expectativas respecto a este clásico es tarea harto difícil. En cuanto a la segunda parte, tiene también que ver con la primera: tengo una completa y absoluta debilidad en todas las adaptaciones de la genial novela del francés Pierre Boulle (que también nos regaló otra obra capital en la historia del cine "Puente sobre el Río Kwai", y dos de los mejores capítulos de la serie televisiva "Playhouse 90"). Con este preámbulo tan contradictorio como deseado, encima tengo la (pésima) experiencia del destrozo que hiciera Tim Burton del eterno clásico en 2001, cambiando a Charlton Heston por Mark Whalberg, y creando una fantasmada de proporciones bíblicas, con un "Planeta de los Simios" que avergonzaría hasta al más pintado. Para rematar la faena, el film que nos ocupa tiene un (sospechoso) trailer en el que lo que más se publicita es la técnica infográfica de Weta (también responsable de los efectos visuales de "Avatar", la saga "Xmen", la saga "El señor de los Anillos", y como no podía ser de otra forma, el remake de "King Kong" en 2005). Bueno, pues con esa lucha interior me senté en la sala... y me encontré con una cinta tan efectiva como efectista: la historia del investigador que lucha por encontrar la cura del Alzheimer en un virus, que termina por estimular exponencialmente la inteligencia de un monito que adopta funciona. El film ha sido dirigido con sabiduría y agilidad -nunca mejor dicho- por Rupert Wyatt, el brillante creador de la premiadísima Picture Farm, una productora Londinense-Neoyorkina que ha cosechado multitud de premios internacionales por sus documentales y cortometrajes. Se nota que tanto él como los dos guionistas de la cinta han respetado las claves exactas del clásico "El Planeta de los simios", con una serie de cómplices homenajes que todos los seguidores de la saga -entre los que me encuentro- reconocen a la perfección. Hasta ahí todo bien. El problema comienza a partir de la mitad de la cinta, en el momento en que el guión empieza a ser inconexo, incoherente, y lo que es peor, nada creíble. Es una lástima que tras una primera parte arrolladora, que te sitúa a la perfección en el drama del simio inteligente que se debate entre el cariño a su padre adoptivo, y el odio a una raza que no tiene piedad con los animales, todo empiece a desvariar, con una serie de elementos que no encajan en un puzzle que debería ser el correcto: la ciencia ficción exige que una vez planteado un determinado universo, JAMÁS, repito JAMÁS se pueden trastocar esas reglas, porque de ser así, nadie se cree lo que estamos viendo. Y desgraciadamente, eso pasa en esta cinta, que a pesar de reconocerle su valía como película de acción, de tener momentos realmente emotivos, y por supuesto, de tener unos efectos especiales de caerse de espaldas (de hecho, se habla de una nominación al óscar para Andy Serkis, que ha interpretado al simio César digitalizando cada uno de sus gestos, e incluyéndolo en su doble digital -tal y como hizo con el personaje de "Gollum" en "El Señor de los Anillos"-), la historia flojea y termina por resultar poco creíble en el contexto que ella misma ha creado (Vamos a ser generosos con los números -a tenor de lo que vemos en pantalla-: ¿2.000 monos cabreados en la ciudad de San Francisco van a conseguir poner en jaque a toda la humanidad, precisamente en el país que tiene el ejército mejor equipado y numeroso del mundo?). Es curioso, pero la cinta original en la que se basa -que no es "El Planeta de los simios", sino "La rebelión de los simios", cuarta entrega de la saga original y la primera película que vi en un cine...- resulta en ese sentido mucho más creíble, aunque por supuesto, de peor calidad que la actual. Luchando conmigo mismo, la recomiendo, porque tiene momentos realmente buenos y conmovedores.

TRAILER

7 comentarios:

Sergio dijo...

Ten en cuenta que según la ley (o una de sus enmiendas, como ellos las llaman) en USA el ejército no puede intervenir jamás en territorio norteamericano salvo invasión de otro país. Lo que verdaderamente pone en jaque a la humanidad es el virus que se extiende (Atención, spoiler!!!) como nos explican -magistralmente- en los créditos finales.
A mí me encantó pero vi algunas cosas incoherentes (más spoilers). Verás, admito la idea del hijo de ojos claros con la genética modificada, pero ¿El otro orangután que entiende el idioma de los signos, por muy mono de circo que fuera? Difícil de tragar. Aún así, una película muy recomendable, de las mejores de este año.

Federico Casado Reina dijo...

Bueno, lo del ejército... me parece un poco traído por los pelos cuando hemos visto infinidad de películas USA en las que se moviliza todo tipo de efectivos militares cuando una crisis lo requiere. Y hablando del virus (atención, spoiler de nuevo)..¿cómo es que al inyectarlo en el padre solo provoca que mejore el Alzheimer y finalmente sus anticuerpos lo neutralicen, y en cambio en el otro ayudante de laboratorio provoca la muerte? ¿¿??

Sergio dijo...

Menos mal que la tengo reciente. (Orgasmo de Spoilers, atención): El virus d-112 (creo que era sí, con d- ) era el que funcionó con el padre y su Alzheimer hasta que su organismo lo neutralizó. Fué el nuevo virus, el d-113 (o 114, no lo recuerdo), el más potente con el que investigó después y al que el científico se quedó expuesto (que no se llegó a probar ni extraoficialmente en humanos) es que provocó la barbarie en los humanos y volvió más inteligente aún si cabe a los simios.

Alejandro G. dijo...

Me ha parecido una peli muy por encima de lo que esperaba. Y lo de César, uf, hay actores que no expresan lo que este simio digitalizado...Ese Golum va a ser que es muy buen actor ;)

Daimesa - Tiendas Muebles dijo...

Durante la primera mitad del metraje la peli es muy interesante (rollito cinentífico y tal). Pero poco a poco se va conviertiendo en un mero homenaje al 3D, en un alarde de artificios y acción.
Explica cómo los simios alcanzan una inteligencia equiparable a la humana, pero eché en falta un poco de explicación, de detenimiento en el exterminio de los hombres.
Tal vez haya segunda parte.

Federico Casado Reina dijo...

Ya se está planteando una continuación a esta película, que ha recuperado un poco de dignidad a una de las sagas míticas de la ciencia ficción en el cine. Tienes razón en que en el segundo acto se necesitaría una mayor explicación de cómo los humanos caen y se extinguen frente a los simios, pero creo que precisamente en eso y en la batalla simios-humanos se centrará la siguiente película, que también contará con Andy Serkis (o su cara digitalizada) como "Cesar".

Chat gratis dijo...

Una precuela para algunos algo innecesaria, pero creo que para todos entretenida. Merece la pena verla si te gusto la anterior pero tampoco esperando grandes cosas.