Legend: Londres Confidential

Legend
Director
Guión
Brian Helgeland
Música
Carter Burwell
Fotografía
Dick Pope
Reparto
Tom HardyEmily BrowningDavid ThewlisChristopher EcclestonChazz PalminteriTara FitzgeraldTaron Egerton
El subgénero de los gángsters es un terreno muy fértil del que el mundo de la literatura y el cine se ha aprovechado a base de bien, llegando a grandes cotas de calidad artística con directores como Mervyn LeRoy, William Wyler, Francis Ford Coppola, Brian de Palma, Quentin Tarantino o Martin Scorsese, por citar algunos. De hecho, al igual que ha sucedido en otros subgéneros como el western, se han establecido una serie de códigos, de maneras de articular discursos que nadie cuestiona, sencillamente porque funcionan.

Cuando Coppola decidió elegir actores de origen italiano para adaptar "El Padrino" de Mario Puzo -a pesar de que Brando era tan genuinamente californiano como el surf...- abrió una brecha importante, ya que hasta entonces el cine de gángsters -muchos de ellos de origen italoamericano- era protagonizado por actores que fingían el origen latino tiñéndose el pelo o falseando su acento: ese toque de "realidad" fue posteriormente seguida por Scorsese, otro referente en el subgénero que añadió el tono autobiográfico, en grandes obras maestras como "Casino", y sobre todo "Uno de los nuestros". Scorsese además también se acercó al crimen organizado de origen irlandés en "Infiltrados" -aunque fuera una adaptación de "Juego Sucio" de Andrew Lau y Adam Mak-. Hablo de Coppola y -sobre todo- de Scorsese, porque son los grandes referentes que esta película tiene: primero porque Helgeland ha sabido capturar todo el regusto "british" de los sesenta eligiendo a actores netamente ingleses como Tom Hardy, Christopher Eccleston o David Thewlis y recreando un Londres que se ve absolutamente real. Y  segundo, porque la narración está hecha prácticamente igual que en "Uno de los nuestros", con la salvedad que la narradora es la mujer del gángster principal, uno de los hermanos Kray, que en esa época se hicieron con toda el hampa de la ciudad y con poderosísima red que les hacía prácticamente invencibles.

El elemento más destacable de toda la película, evidentemente, es la interpretación doble de Tom Hardy como los dos gemelos Ronald y Reggie, uno de ellos un enfermo mental -no por ser un mafioso, sino porque tenía una serie patología psíquica...- y el otro de ellos un ambicioso exboxeador que quiere hacerse rico al precio que sea, literalmente. Mientras que el primero se despegaba de la realidad y hacía lo que literalmente le daba la gana en cualquier momento y de la manera más impredecible, el segundo mantenía una cierta cordura y como todos estos delicuentes, su máxima ambición era convertirse en legal y formar una familia. Estos dos caracteres contrapuestos son uno de los grandes ejes del film, que desgraciadamente es demasiado largo (casi dos horas y media) y en muchos momentos se estanca en su discurso. También es de justicia reconocer que a veces Hardy llega casi al ridículo en su interpretación del personaje desequilibrado. No obstante, es brillante en todo momento.

Basado en la novela de John Pearson "The Profession of Violence" (La profesión de la violencia), me ha sorprendido mucho que el guión escrito por el propio Helgeland no tuviera más originalidad y agilidad, sobre todo habida cuenta que fue el guionista de una excelente película de gángters -en este caso, "oficiales"- como "L.A. Confidencial"; en esta ocasión y ha remedado demasiado a Scorsese -como ya dijimos- y no ha arriesgado: mucha voz en off, y toda la película es un calco de lo que hacía el personaje de Lorraine Bracco en "Uno de los Nuestros" describiendo al personaje de Ray Liotta.

Personalmente, he disfrutado bastante porque soy seguidor del subgénero, y aún más de la época en que se desarrolla (los maravillosos años sesenta en Inglaterra) pero he echado de menos es algo más de grandeza, del lirismo y de la épica que esta historia requería y que este director ha imprimido a otros de sus trabajos de guión.

Eso sí, si alguien tenía alguna duda de cuál puede ser el mejor sustituto de Daniel Craig para interpretar a James Bond, viendo esta película se le despejarán todas: el mejor nombre para el nuevo 007 sería el de Tom Hardy. 

TRAILER

1 comentario:

Vzqz dijo...

Yo espero que nunca sea Bond. Me gustan algunas de Bond (de Brosnan para acá más bien) pero es un papel de mierda, como dijo un posible candidato. No hay papel que encasille más a un actor que ese.
Además lo veo demasiado bajito.