Tarantino... ¿el Doble o la Mitad?

Este si que lo ha visto claro: cuando Robert Zemeckis rodó simultáneamenet la segunda y tercera parte de "Regreso al futuro" y Peter Jackson hizo lo mismo con "El Señor de los Anillos", se sentó un irritante precedente para los espectadores: nos teníamos que tragar lo que les diera la gana a los productores y directores, vendiéndonos solo lo que querían vendernos y solo podíamos consumirlo al ritmo artificial que nos imponían. Tarantino, que aunque tiene muchas genialidades, es mas vago que el sastre de Tarzán, se dio cuenta del pastel y con "Kill Bill" hizo lo mismo. Se lo pasó pipa con las peleas-manga de Uma Thurman y los guardaespaldas de Lucy Liu, durara el tiempo que duraran, y como le salió demasiado larga, pues hala, se corta la pelicula por la mitad, y así ganamos el doble. Je, que listo. Pero el caso es que le salió bien, y viendo la segunda parte de "Kill Bill", se nos cae el alma al suelo comprobando que podía haber sido una película de hora y media excelente, dejando a un lado las floritura que no valían para nada. Y volvió a repetir con su amiguete Robert Rodríguez en "Grind House", un extraño frankenstein que homenajeaba a las películas de serie B de los sesenta (aunque en España se estrenara -ya, el colmo- en dos partes, como dos películas independientes). Y como sigue la racha, pues nada, su siguiente proyecto, "Inglorious Bastards" se rodará como una película, pero luego se exhibirá partida por la mitad en dos partes. Que morro. Y encima la quiere estrenar en el Festival de Cannes, donde tiene muy buen cartel y le aguantan todas sus cachorreñas. Claro, como encima la peli cuenta la historia de un grupo de prisioneros reclutados por los Aliados en la Segunda Guerra Mundial para que le roben a los nazis la bomba V2 (o sea, primo hermano de "Doce del patíbulo") pues miel sobre hojuelas. Al parecer se ha confirmado que no va a ser un "remake" de la protagonizada por Bo Svenson en 1977 ("Inglorious Bastards") y que el inefable Quentin tiene escritos ya tres guiones que realizó entre los rodajes de "Jackie Brown" y "Kill Bill". Quentin... Quenos coja confesados.

No hay comentarios: