El patito feo y yo: Aires Europeos

Al final, y a pesar de los intentos que no han funcionado, la fórmula que hizo famosa a la Disney adaptando los clásicos de la literatura infantil -como "Bambi", "Blancanieves y los siete enanitos" o "La Cenicienta"- puede replicarse. No hace falta contar con actores famosos, ni con despliegues más o menos contemporáneos que contextualicen el cuento. No señor. Basta con ser fieles a las historias de genios como Hans Christian Andersen y currarse un poquito los personajes, destilando un guión brillante: con eso se ha articulado este film brillante, destinado a los más pequeños pero que los adultos disfrutarán de lo lindo. En esta ocasión "El Patito Feo" es adoptado por una miserable rata, cuyo único sueño es la gloria de los escenarios, convirtiendo al feo polluelo en una atracción más de feria. El viaje que realiza Ratso, el roedor protagonista, hasta la famosa feria, siendo perseguido por otras tres vengativas ratas -una punk y sus dos fornidos hermanos- sirve como pretexto para ver las relaciones entre los personajes y trazar una inteligente parábola sobre hacerse adulto y madurar, algo inherente en este cuento que ya se ha convertido en un clásico de la literatura. Balanceando momentos divertidos con otros emotivos, el guión tiene varios puntos de giro muy bien ubicados, que consiguen mantener la atención del espectador en todo momento, y que añaden una serie de sorpresas muy de agradecer a una historia tan conocida por todos. Técnicamente, el film no tiene nada que envidiarle a ninguna producción Pixar o Dreamworks, bebiendo de filmes como "Ratouille" o "Shrek" en cuanto a la sátira de situaciones y personajes animales "humanizados". Dirigido por Michael Egner, que también dirigió en el 2000 la excelente "Socorro, soy un pez", en esta ocasión se ha mejorado para demostrar que en el mundo de la animación también hay espacio para los aires europeos.

TRAILER

No hay comentarios: