Cinturón Rojo. Como un Rollito de Primavera

Al principio, confieso que aluciné en colores al ver que el director de lo que parecía una película de serie "B" de artes marciales era nada más y nada menos que el dramaturgo y director de cine...¡David Mamet!. Claro que luego cotilleando algo en su biografía, descubrí que es un gran aficionado desde hace años al jiu-jitsu brasileño (un arte marcial fusionado, que mezcla elementos del tradicional japonés e incluye otros de capoeira, etc.). Cuando vi la película, ya entendí todo perfectamente. Ojito, que nadie se llame a engaño: NO ES UNA PELÍCULA DE ARTES MARCIALES dirigida por David Mamet. Es UNA PELÍCULA DE DAVID MAMET (con todos los maravillosos componentes que eso conlleva) en la que las artes marciales tienen cierto protagonismo. O sea, que todos aquellos que esperen ver a Chuck Norris, Jean Claude Van-Damme o Steven Seagal dando patadas y puñetazos, se han equivocado de película. Ahora bien, si realmente te gustan las artes marciales, y quieres ver cómo los principios inmemoriales del honor, la honestidad y la bondad se pueden aplicar hoy dia, a pesar de lo que está cayendo, entonces si es tu película...¡cuánto nos acordamos de Bruce Lee, capaz de aunar en sus películas los mejores códigos de honor y las más espectaculares secuencias! Muchos profanos se preguntarán también si el cinturón negro era el más alto ¿a qué viene un cinturón rojo? Bueno, pues es fácil: resulta que el cinturón rojo es como el cinturón negro de los cinturones negros, o sea, que solo hay uno y es el del maestro de maestros. Pero a lo que vamos: la película cuenta la historia de un honorable maestro de artes marciales de Los Angeles que tiene una academia de combate y muchísimos problemas en pagar sus deudas. Ese modelo de conducta y rigor en el Budo-Bushido resulta que un buen dia ayuda a una estrella de cine en un bar, y a partir de entonces su vida va a cambiar radicalmente, rozando con la punta de los dedos el "sueño americano" de prosperidad y esperanza. La historia está muy bien narrada e interpretada, pero es inevitable tener un "deja-vu" con toda la obra de Mamet -"Casa de Juegos", "El último Golpe", "La trama"...- donde los argumentos son como las cajas chinas, que siempre hay una dentro de otra. Otro elemento negativo del film es un regusto a telefilme que planea durante toda la proyección, amén de unas muy poco espectaculares secuencias de combate -podrían haber sido solo un poquito más lustrosas, a pesar de que sabemos que la espectacularidad no es el punto de esta película-. Y también se podía haber ahorrado un poquito de moralina para enseñar lo corrompido que están los campeonatos deportivos en Norteamérica, que eso ya lo enseñó hace años "Karate Kid" y toda su saga. Agridulce sentimiento pues, como la salsa de los rollitos de primavera.

TRAILER

No hay comentarios: