Lo clásico mola

RED

Cuando estamos ya un poco aturdidos por las espectacularidades infográficas que se suelen hacer en el cine de acción, se agradecen películas que vuelvan a las clásicas estructuras del cine de acción y el “thriller”. De acuerdo, no son un prodigio de guión, ni buscan sorprender por su originalidad, pero tienen todos los elementos para el uso y disfrute de toda la vida. Nos pasó con “Los Mercenarios” de Stallone, y ahora nos ha vuelto a pasar con el film que nos ocupa. Claro que aunque Bruce Willis repita, en esta ocasión está rodeado no de antiguas estrellonas de músculos abultados y botox en la cara, sino de actores de gran calado y carisma (Malkovich, Freeman, Helen Mirren…) que dan al proyecto un toque mucho más prestigioso. Basado en un famoso cómic, RED (código de Retired Extremely Dangerous, o sea, jubilados extremadamente peligrosos) cuenta la historia de un grupo de élite de la CIA, que tras jubilarse se aburren soberanamente, y que se ven metidos en un complot para matar a una lista de antiguos agentes de inteligencia. Mientras que intentan sobrevivir y descubrir el auténtico entuerto, que les está obligando a poner en práctica todos sus años de experiencia, aún tienen tiempo de volver a enamorarse, recordar viejas amistades y enemigos, y volver a experimentar la excitación de un trabajo único en el que la adrenalina es el principal aliciente. La galería de personajes se completa con una oficinista de la CIA (que también las hay) y un joven y prometedor agente, que es el encargado de frenar a los presuntos “abueletes”, que en realidad son muchísimo más peligrosos de lo que pudiera pensarse. Hay que ver este film con una cierta autocomplacencia y con muy pocas exigencias, ya que su auténtica vocación es la de un juguete de entretenimiento sin más pretensiones. Pero la experiencia y capacidad de sus protagonistas –en especial John Malkovich, que da vida a un paranoico jubilado que está obsesionado con la seguridad y que cree firmemente en una teoría de la conspiración a nivel estatal y mundial…- hace que la cinta tenga secuencias muy, muy divertidas, amén de varias coreografías de acción con explosiones, tiros, peleas y persecuciones de lo más espectaculares. Pero lo más importante de RED es el viaje a la memoria colectiva, el ver de nuevo al famosísimo Willis ponerse en la piel de un apócrifo John McLane que ya ha salido de la Jungla de Cristal, y que tiene que zafarse de las amenazas terribles que el sistema le tiene guardadas para su jubilación, y de su propio y aburrido retiro. ¿Es que acaso una persona que se ha llevado toda la vida corriendo, saltando, disparando, salvando al mundo, a sus amigos, al país, haciendo explotar arsenales secretos de armas químicas y atómicas…puede ser feliz con la jubilación, encerrado en una casa sin tener nada que hacer? Quizás si este director se hubiera centrado un poquito más en los dramas personales (como tan bien hizo en “Plan de vuelo: oculto” con Jodie Foster) y hubiera subordinado la acción a ese planteamiento argumental, estaríamos ante un film de mucho mayor calado, con más oportunidades para la comedia y la interesante reflexión sobre la sociedad. No obstante, esta es una película divertida, entretenida, y lo mejor, con las estructuras clásicas del cine de acción, que aún a día de hoy, molan. Molan cantidad.

TRAILER

2 comentarios:

Sergio dijo...

Para mí, impagable la escena de Helen Mirren pegando tiros a diestro y siniestro.

Federico Casado Reina dijo...

Si, está bien, pero me quedo con Malkovich en cualquier de las escenas (la presentación con la ballesta, cuando encañona a una en el aeropuerto, cuando está en el zulo, cuando se enfrenta a la del lanzamisiles...).