Más guantás da la familia

The Fighter

Seguramente uno de los deportes que más veces se haya llevado al cine sea el boxeo, tanto por la espectacularidad de sus imágenes, combates, entrenamientos…hasta por la lucha interior que suele darse en los púgiles, que normalmente huyen de la miseria e intentan mantener a su familia. Habíamos visto muchas veces la misma ecuación, con títulos como “Ídolo de barro”, “Toro Salvaje”, la saga del famoso Rocky Balboa, o incluso la versión de Clint Eastwood del deporte del cuadrilátero en la excepcional “The Million Dólar Baby”. Pero hace unos años Darren Aronofsky nos regaló una de las mejores interpretaciones que hayamos visto en muchos años, porque en “El Luchador” (aunque su título original sea “The Wrestler” –o sea, el luchador pero de lucha libre americana…-) se daban todos los parámetros de este tipo de cintas, ambientada en otro deporte, mucho más cercano al espectáculo que al propio deporte, pero que contenía las mismas dosis de afán de superación, y trataba de una manera muy original las complejas relaciones familiares entre el atleta en cuestión y los que le rodeaban. O. Russell ha bebido de todas y cada una de ellas, y ha hecho muy bien los deberes: a un tono documental muy acertado –incluyendo entrevistas, cámaras subjetivas, subtítulos…- añade una dimensión realista muy interesante al film, que encima se basa en el caso real de Dicky Eklund, un púgil que llegó a ganar a Sugar Ray Leonard, y que cayó luego en el infierno de la droga y su hermanastro Micky Ward, al que preparaba para ser boxeador profesional y llegar a lo más alto del deporte. La compleja maraña familiar que se teje desde el arranque de la cinta es quizás lo más sobresaliente, dejando casi lo puramente deportivo en un segundo plano. De hecho, si nos centramos bien, casi no estamos hablando de boxeo, sino de familia, que casi es tan peligrosa y pega tan fuerte como el más peligroso contrincante. La importancia capital de las relaciones es la que hace avanzar una historia tan desgarradora como emocionante a cada plano. Por supuesto, huelga decir que el gran esfuerzo de Christian Bale por encajar físicamente en el personaje no es nada comparado con su interpretación, que va camino del Oscar de manera irrefrenable. Y no es por la facilidad de dar vida a un personaje en el límite, adicto al crack, sonado, parlanchín y pendenciero, sino por la capacidad de conectar con el espectador a cada gesto, dibujando una auténtica sinfonía de matices en la emoción y la motivación del personaje. A pesar de parecerme realmente espantosas las últimas interpretaciones de Mark Whalberg –sobre todo en “El Incidente”- tengo que reconocer que me ha sorprendido muy gratamente, y que su registro en este film es casi igual de bueno que en “Boogie Nights”, el film que le abrió las puertas de Hollywood: el rostro compungido del que fuera el rapero juvenil Marky Mark ahora está lleno de una contención de sensaciones realmente brutal, sobre todo estando su personaje expuesto una y otra vez al auténtico abismo existencial, en todos los aspectos. Los artificios visuales con los que el realizador juega a lo largo del film le dotan de un estilo inusual para ser “la clásica película de boxeo”, innovando al igual que hicieran los ya citados Scorsese en “Toro Salvaje” o Eastwood en “Million Dólar Baby”. A pesar de ver entrenamientos y combates espectaculares (siendo honestos, no tan espectaculares como en “Rocky”, que creo que se podrían llevar la palma en la historia del boxeo en el cine…) lo más importante es contemplar las luces y las sombras de un hombre corriente, que hará lo que sea necesario para salir adelante con lo mejor que sabe hacer, e intentando que en su camino todos los que quieren le acompañen. El toque dramático está muy bien encajado en la estructura del guión, con gran sobriedad, sin llegar a ser de lágrima fácil –algo bastante complejo si metemos en la coctelera droga, familia, boxeo, falta de dinero, un vecindario rendido a sus “héroes locales”, cárcel…-. Sinceramente, me ha sorprendido, porque como espectador creía haber visto casi todo en este tipo de subgénero, pero me han demostrado que se puede seguir innovando.

TRAILER

No hay comentarios: