Bombilla fundida

Green Lantern

Se me llevan los diablos al hacer esta crítica, lo confieso. Sobre todo porque yo era muy, muy fan de este superhéroe. Y digo "era" porque tras ver el fiasco que ha consentido DC cómics en producir, ya no lo soy. Todavía me cuesta creer que el director del excelente reboot de James Bond "Casino Royal" y de un esplendorosamente revisitado Mel Gibson en "Al límite" sea el que haya perpetrado una de las peores adaptaciones de cómic que jamás haya visto, sobre todo por la indefinición: ni es una película infantil, ni es una película adulta. Ha pretendido ser las dos cosas, y claro, la ha cagado estrepitosamente. A los niños le resulta demasiado pretenciosa, con personajes demasiado complejos, oscuros y faltos de carisma -el único que medio se escapa de Siniestro, con un Mark Strong que casi ni necesitaba maquillaje (claro que peluquín sí...)-. A los adultos, les resulta tópica hasta llegar a los límites permisibles de la inteligencia, obvia en su desarrollo, estúpidamente resuelta en todas sus (pobrísimas) tramas. Un despropósito, descalabro sin precedentes que posiblemente puede dañar gravemente el estrellato de su protagonista, Ryan Reynolds, que ya probó el mundo de los superhéroes con Marvel, la competencia, a la hora de encarnar a "Masacre", uno de los mutantes de "Xmen Orígenes: Lobezno". Además, entiendo que como actor, le fastidie llevar una mascarita que le tapa los ojos, la nariz y los pómulos y que su representante haya luchado lo suyo para que aparezca en el cartel sin la máscara, pero el (absolutamente increíble) recurso argumental de que "la máscara aparecerá cuando lo necesites"... buf. Ya, me vais a decir que me puedo creer que un tío con un anillo de los chinos pueda volar, y lanzar rayos verdes y que no me creo lo de la máscara. Pues sí, porque hablamos de coherencia argumental, y no depende de la fantasía de la historia, sino que en ese universo que han trazado, las cosas tengan consistencia...o no la tengan. Vale, puedo llegar a admitir que es una película "presentación" del superhéroe, y que tampoco hay para mucho pero ahí tienes a "Iron Man", con una primera película deslumbrante, o unos "Xmen" también espectaculares, por no hablar de "Batman Begins", por citar a otro superhéroe DC. El argumento gira en torno a un cuerpo de protectores espaciales que cada uno está encargado de un determinado sector del universo, y con la ayuda de unos seres inmortales del planeta OA, tienen poderes fantásticos a través de un anillo que potencia el mayor poder del cosmos: la voluntad, usada como una energía verde capaz de representar cualquier cosa que su portador imagine. Y como no podía ser de otra manera, el poder llegar por azar al más desastre de todo el planeta tierra -un piloto de pruebas tan temerario como inmaduro- y le obliga a enfrentarse a un terrible poder que amenaza toda existencia. En ese argumento, tenemos tiempo de ver a otros de sus compañeros green lanterns, a los guardianes, a Pharalax...vamos, a una galería casi infinita de seres extraterrestres. Pero el problema argumental está en que no tenemos claro dónde vamos, y lo que nos quieren contar, de lo mucho que nos lo quieren contar. O sea: A) tenemos a un superhéroe novato, que tiene que salvar el universo; B) el poder terrible se desata y viene hacia la tierra, pero se encarna en un eterno enemigo del personaje terrestre ¿¿??; C) existe otro green lantern -Siniestro- que no puede ver al terrícola, y también está ahí amenazando; D) el terrícola tiene su vida hecha una pena, y no arregla sus problemas personales ni para atrás.... Vamos, un follón gordísimo en el que nadie sabe hacia dónde va, ni cómo se van a resolver las situaciones, cuyo desenlace no termina de funcionar en ningún momento. Lo dicho, una verdadera pena, porque para una vez que tenemos a un superhéroe bético, resulta que tiene (casi) totalmente perdidos los papeles, y en vez de estar en la primera división de las adaptaciones de cómics, apunta peligrosamente a segunda.

TRAILER

No hay comentarios: