Frozen. El Reino del Hielo: Dos princesas al precio de una

Frozen. El reino del Hielo

Director: Chris Buck, Jennifer Lee
Guión: Jennifer Lee (Novela: Hans Christian Andersen)
Música: Christophe Beck

 
Igual que el turrón, que vuelve a casa por Navidad, Disney siempre se las ingenia para tener al menos un título en estas fechas, sobre todo porque es una de sus grandes puntas de lanza para vender su merchandising, y por supuesto, los mejores anuncios para sus parques temáticos. Porque, señores, no nos engañemos más: la compañía del ratón más famoso de la historia de la humanidad (con permiso del ratoncito pérez, claro) tiene muy claro su modelo de negocio y explotación, de manera que las películas se han convertido en eso: fastuosos anuncios para seguir vendiendo y explotando beneficios.
 
Independientemente de lo anterior, no cabe duda que desde que Pixar se unió a Disney, el talento de John Lasseter como productor ejecutivo está quedando de manifiesto en las últimas producciones, añadiendo savia nueva a las clásicas ecuaciones de la factoría, y mejorando muchos elementos que ya se habían quedado algo anquilosados. En el caso del film que nos ocupa, podríamos decir que Disney vuelve a sus orígenes, de la misma forma que lo hizo con "Enredados", solo que dando un paso más allá y añadiendo números musicales sin excusa alguna. Si encima tomas el texto original de un clásico de los cuentos como es Hans Christian Andersen, pues resulta que tenemos un producto a la medida del público de Disney...de hace unos años.
 
Me explico, la película es divertida, tiene pulso, técnicamente es impecable pero... resulta demasiado ñoña, demasiado orientada a las niñas. Ahora no hay una princesa, sino dos. No hay un galán, sino dos. Y todo es lujo, boato, romanticismo, castillos y trajes preciosos: Elsa es una niña con el poder del hielo, pero no sabe controlarlo. Cuando Ana, su hermana, sufre un accidente y es salvada en el último momento por los trolls, Elsa tiene que recluirse para no dañar a nadie más; pero un buen día, cuando es coronada reina, desata un invierno permanente, del que únicamente puede salvar al reino su hermana Ana, ayudada por un leñador y su reno.
 
Quizás los números musicales, que son de un gran empaque y muy espectaculares, deberían haber estado mejor ubicados dentro de la estructura dramática de la historia ya que parecen "pegados" de mala manera sencillamente para mostrar de manera bastante burda las emociones de los personajes, y el tono a veces cambia inesperadamente de manera que la historia termina por resentirse. No obstante, los seguidores del clasicismo Disney terminarán muy contentos con toda la galería de personajes que encaja bien en el patrón, y que tienen a partes iguales humor, toques aventureros, ternura y entrega. Todo muy bien estudiadito.
 
Tuve la oportunidad de ver la película con la sala llena de público infantil, ya que me gusta comprobar la reacción de este tipo de películas en el público (de hecho, están hechas para provocar euforia y emociones varias) y lamentablemente tengo que decir que la mayoría de niños, aunque no se quejaban ni hablaban por estar aburridos, tampoco reían y se emocionaban como he podido comprobar que lo hacían con otras películas Disney. Es el problema de ubicar el mensaje para un público demasiado enmarcado (esto es, niñas de entre 7 y 10 años). Muchas princesas, pero los personajes masculinos no están demasiado perfilados, y aunque hay aventuras y momentos de tensión, quedan difuminados por la historia general que queda demasiado almibarada y llena de una empalagosa dulzura demasiado rosa.
 
Lo más divertido de todo esto, es que Disney ya dijo con "Enredados" que era la última película de princesas que iba a hacer. Je, ¿no querías caldo? Pues toma dos tazas llenas, princesas hasta las trancas.
 
TRAILER



No hay comentarios: