Capitán América 2: el Soldado de Invierno: Fácil asimilación, consumo y digestión

Capitán América 2: El soldado de invierno
Director: Anthony Russo, Joe Russo
Guión: Christopher Markus, Stephen McFeely (Cómic: Joe Simon, Jack Kirby)
Música: Henry Jackman
Fotografía: Trent Opaloch
Reparto: Chris Evans, Scarlett Johansson, Samuel L. Jackson, Robert Redford, Toby Jones, Cobie Smulders, Emily VanCamp, Anthony Mackie, Sebastian Stan, Frank Grillo, Hayley Atwell, Georges St-Pierre, Maximiliano Hernández, Stan Lee

Resulta divertido cómo la adaptación cinematográfica de uno de los personajes icónicos del mundo Marvel ha corrido la misma suerte de su versión original del cómic: esto es, que el cómic (el personaje) por separado nunca ha funcionado ni interesado a los lectores y únicamente lo ha hecho cuando se ha unido a Los Vengadores. Algo así ha sucedido con este film, que separado de toda la parafernalia de los otros compañeros de supergrupo (Iron Man, Thor, Hulk...) ha quedado desvaído, lleno de ruido e intentos de apabullar al espectador, pero con muy poca enjundia no solo argumental, sino también creativa. Ni siquiera la presencia de personajes como el Soldado de Invierno o el compañero inseparable de Steve Rogers/Capitán América, Samuel Wilson/El Halcón -superhéroe afroamericano nacido a finales de los sesenta como aportación de cuota étnica a la Marvel, como también lo fue Luke Cage "Power Man" o T'challa "Pantera Negra"- consiguen animar el cotarro.

Aunque la presencia de otros personajes carismáticos de la saga que ya han demostrado su comercialidad como Nick Furia o La Viuda Negra enmarcan al personaje de Steve Rogers dentro de la organización estatal Shield y el gobierno norteamericano, la trama que posteriormente se desarrolla -y que bebe de la primera película en separado del personaje- resulta muy simplista, incluso a pesar de rescatar a Arnim Zola, otro carismático malvado del universo Marvel: tras ser descongelado y convertirse en líder de los vengadores en el ataque Ch'Tauri a Nueva York, Steve Rogers se va integrando poco a poco en el siglo XXI. Pero el deseo de control de la población y las posibles amenazas terroristas del gobierno norteamericano no es del todo de su agrado, ya que las libertades individuales (esas que según el personaje, definen a los Estados Unidos de América...) quedan puestas en entredicho.

 Creo que el gran problema de este film es que Disney ya ha vampirizado completamente cualquier intento de aporte creativo de Marvel (algo que los fans de los cómics, y de la Marvel en particular, estábamos temiendo desde que la compañía del ratón comprara a una de las compañías de cómics más famosas de la historia) y sencillamente están aplicando la fórmula de franquicias para llevarse la pasta a manos llenas, eligiendo a directores maleables para que hagan lo que los ejecutivos quieran, sin tener que discutir mucho. El director de la primera parte "Capitán América, el primer vengador", Joe Johnston, por lo menos conseguía definir un contexto interesante en la vida de Steve Rogers, reciclado de canijo enfermizo en supersoldado, enfrentado a una división ultrasecreta del Tercer Reich. No es que Johnston sea un lumbreras, pero no es menos cierto que es un hombre de cine, y al que le encantan los cómics. No en vano alguna de sus películas como director tales como "Rockeeter", "Jumanji" e incluso "Océanos de fuego" tienen mucho que ver con este lenguaje. Pero en cambio los hermanos Russo se han dejado de tonterías tras sus inicios con la interesante "Bienvenidos a Collinwood", y han apostado por la comercidalidad fácil y la televisión. Claro, nadie mejor que ellos para dar forma a un gigantesco anuncio de merchandising y atracciones de parques temáticos de los que Disney está ya muy versada.

Lo que me resulta realmente irritante es que se piense que todo el mundo vale para todo: no, señores, no funciona así, porque para eso, hay que dominar todas las técnicas y todos los lenguajes que originan esa técnica. Un pintor especialista en óleo no tiene por qué ser bueno con la acuarela, con el modelado en barro o con el violoncello, aunque todos sean artistas. De la misma forma, un director experimentado en la comedia televisiva (tal es el caso de los hermanos Russo, con varias temporadas exitosas de programas como "Animal Practic" o "Finales felices") normalmente no suele tener ni puta idea de dirigir un film de acción, y aquí se hace dolorosamente patente todo esto: emulando al infame Michael Bay, muchas de las peleas, persecuciones y momentos de gran tensión literalmente no se ven, a base de mover mucho la cámara y tener una pésima planificación.

Si encima tenemos una trama tan débil, tópica y previsible que no interesa a nadie y que se desarrolla con una desesperante lentitud, pues nos queda una película sencillamente aburrida, por muchas explosiones, piruetas y algún que otro momento épico (que no entiendo cómo no han fomentado mucho más este elemento, estando hablando además del personaje más simbólico de todo el universo Marvel...). No consigue dejarnos satisfechos en todo el metraje.
 
Si nos olvidamos de los musculitos de Chris Evans, del escudo, de la Harley Davidson, del uniforme reciclado, del cameo de tito Stan Lee... estamos ante un producto simplificado y optimizado por Disney, que como a la carne procesada de las franquicias de hamburgueserías más famosas del mundo, le han quitado todo el sabor convirtiéndola en un producto de supuestamente fácil asimilación, consumo y digestión. Claro que si estamos hablando precisamente del Capitán América, tampoco podíamos esperar otra cosa ¿O sí?. Lo que más miedo me da es que la próxima película del personaje -con la previsión de estrenarse en 2016- será dirigida nada más y nada menos que por... ¡¡Chris Evans, el propio actor que interpreta al personaje del escudo!! No contento con haber sido La antorcha Humana, y que le hayan quitado el casco del uniforme para que se le vea bien la cara...ahora encima se mete a director. Miedo me da.
 
TRAILER

2 comentarios:

sofia martínez dijo...

ME ha encantado, muy digna de admirarse esta historia. Todo indicaba que sería 'Los Vengadores', la Era de Ultron, la cinta que realmente pudiese discutir el cetro de mejor película Marvel a su primera entrega, viéndose a títulos como 'Capitán América: El soldado de invierno' como un mero trámite hasta que llegase lo realmente bueno. Pues bien, ya podemos ir olvidándonos de esa idea, porque la segunda entrega de las aventuras del Capitán América es lo mejor que hemos visto de Marvel hasta el momento. Con 'Capitán América: El primer vengador' se apostó por un afortunado cruce entre cine bélico y de aventuras para introducir a un personaje en 'Los Vengadores', lo cual fue solo un simple trámite. Ahora esta entrega es espectacular de principio a fin, rodada con personalidad y enriquecida con una interesante reflexión política sobre la clásica disyuntiva jeffersoniana entre seguridad a cambio libertad.

Federico Casado Reina dijo...

Pues la verdad es que he vuelto a verla ahora después de su estreno... y ha ganado mucho. Esperemos que la tercera parte de este personaje (Civil War) esté a la altura...