Perdida: Una auténtica lección magistral

Perdida
Director: David Fincher
Guión: Gillian Flynn (Libro: Gillian Flynn)
Música: Trent Reznor, Atticus Ross
Fotografía: Jeff Cronenweth
Reparto: Ben Affleck, Rosamund Pike, Neil Patrick Harris, Tyler Perry, Kim Dickens, Patrick Fugit, Carrie Coon, Missi Pyle, Kathleen Rose Perkins, Scoot McNairy, Sela Ward

Vaya por delante que no me cae nada bien Fincher, a raíz de las declaraciones que realizó sobre los cineastas amateurs, y que si querían hacer cine, bastaba con que se compraran un iPad. Ja. Y lo dice uno que cobra 10 millones de dólares por película... Aún así, soy un rendido admirador de buena parte de su obra, que tiene una impronta propia única: una especie de realismo sucio, a caballo entre el "grunge" y lo inmaculado, que me fascina.

Dicho esto, tengo que reconocer que este director me parece brillante. Hasta genial: incluso en sus peores -y más aburridas- películas como "Zodiac" o "La Red Social" (que además de no interesarme nada, absolutamente nada, producían bostezos desde el minuto uno) hay un brillo especial, un talento a raudales que sale por cada fotograma, una malsana visión de la realidad que fue esplendorosa en "Seven", "El Club de la Lucha", "The Game" o "La habitación del pánico". Además del estilismo de este publicista (bien) reciclado en cineasta -como el mismísimo Ridley Scott...- resulta que conocía la apasionante novela de Gillian Flynn...y a pesar de no haberme interesado nada la adaptación de "Millenium" que hizo Fincher, estaba seguro que con esta película tenía mucho que decir. No me equivocaba. 
 
El arranque del film es lo más convencional que uno pueda esperar: mujer desaparecida, marido desconsolado que no para de buscarla, y toda la comunidad que se solidariza con el caso y se empieza a buscar. Como en "Twin Peaks", vamos. Pero la cosa empieza a retorcerse cuando se descubren una serie de datos, como la infidelidad del marido, unos gastos con la tarjeta de crédito... y lo que era la pareja perfecta, resulta que no lo era tanto... Hay que reconocer que el trabajo de la novelista Flynn a la hora de adaptar su novela a un guión ha sido impecable, respetando los tempos, la trama y orquestando una investigación criminal -como las de siempre...- desde una óptica original, y con unos personajes también originales -vuelvo a referirme a Lynch y a "Twin Peaks", por lo inesperado, surrealista y sorprendente de los perfiles de cada uno de ellos. 
 
Pero quizás lo que más me sorprendió de toda la película -desgraciadamente, ya había leído la novela y sabía de sobra por dónde iban los tiros...-, además de la trama, fue la dirección de Fincher: alejado de algunos manierismos que estuvieron presentes en el arranque de su carrera como director, ha utilizado un minimalismo casi ceremonial a la hora de contar esta historia. Pero lejos de ser lenta y aburrida -como lo fue la insoportable "Zodiac", que no he podido terminar de vez por mucho que lo he intentado...- resulta apasionante de principio a fin, atrapándote desde el comienzo y dejándote con ganas de mucho más al finalizar. Esta sintética y eficaz manera de contar la historia me recuerda a Da Vinci, que dijo aquello de que "la simplicidad es la máxima sofisticación". Pues eso. 
 
Una cosa: Rosamund Pike -a la que descubrí hace años en "Die another Day", la última película de Pierce Brosnan como 007- está digna de un Oscar: impresionante interpretación, que comparándola con otras actrices de carácter en este tipo de personajes, las gana por goleada, sin olvidar a un esforzado (y ¡¡acertado!!) Ben Affleck. 
 
En la elegante e impecable factura, merece la pena destacar una brillantísima banda sonora de Trent Reznor y Atticus Ross, con notas de suspense milimétricamente ubicadas y que funcionan a la perfección, pero sin estridencias. Todo un prodigio de pulcritud y funcionalidad, como toda la película. 
 
Un brillantísimo ejercicio de cinematografía, verdadera lección magistral de cine, que demuestra que por muy trillados que estén los temas, siempre se pueden añadir notas de originalidad, ya que en el arte lo más importante no es ya lo que se cuenta, sino cómo se cuenta.

 
TRAILER


No hay comentarios: