Shia LaBeouf se peleó con Brad Pitt en el rodaje de 'Corazones de acero'

Hay que reconocer que Shia LaBeouf sabe ser el centro de atención, y más aún cuando explica la historia de su peculiar arresto, el motivo de sacarse un diente para su papel en 'Corazones de acero' y cómo eran las peleas con Brad Pitt fuera del rodaje de la película de David Ayer.

Desde el programa de Jimmy Kimmel, el actor pudo aclarar todas esas anécdotas que le rodean. En cuanto a las peleas con Brad Pitt, LaBeouf ha aclarado que eran simple indicaciones del director que les animaba a pelearse entre ellos para estar más unidos. Él no niega que les uniese, pero también se enfadaban mucho el uno con el otro.

 

Respecto al diente, LaBeouf habló de lo difícil que fue convencer a alguien para que se lo sacase: "Fue una verdadera misión conseguir hacerlo, porque no es algo que puedas hacer yendo al dentista de al lado. Vas allí cómo 'Hey, quiero que me saques un diente' y ellos dirán algo como '¿Quieres hacer qué? Eso no tiene ningún sentido médico'. Así que me encontré con un chico en Reseda al lado de Radio Shack y no me hizo muchas preguntas. Él estaba como '¿Cuál? No hay problema'".

El famoso arresto


Otro de los aspectos de los que tuvo oportunidad preguntarle Jimmy Kammel fue uno de los escándalos más famosos que rodea al actor, cuando se peleó con un indigente antes de ser detenido por alteración del orden público en un teatro. A pesar de lo que se creía, el actor afirma que estaba intentado calmar al sin techo tras haberles hecho unas fotos una fan, a lo que decidió finalmente dejarle en paz y seguir viendo el partido con varios vasos de whisky.

Tras ese acontecimiento, una chica le invitó a un cabaret donde fue arrestado por haberse encendido un cigarro en el teatro: "Me llevaron a la comisaría y enseguida me di cuenta: 'No debería de estar aquí. No estoy preparado para esto'. Me dije a mí mismo: 'Tienes que hacer algo. Vas a morir ahí dentro'. Así que me convertí en un rapero, me arranqué la camisa y me puse a hacer flexiones en plan: 'No te pases conmigo'. Los policías me preguntaron: '¿Qué haces tu aquí?'. Y yo me quedé como: 'Solo estaba viendo el Cabaret'. Me tomaron las huellas y todo eso y mientras tanto yo pensaba: 'Tengo que evitar que me metan en la celda con esos seis tíos'. Así que se me ocurrió escupir a un policía en el zapato para conseguir salir de allí". Y así lo consiguió, fue encerrado durante 25 horas con una máscara de seguridad y camisa de fuerza.

No hay comentarios: