Los Vengadores 2 (La Era de Ultrón): Demasiados Muñequitos

Los Vengadores 2
(La Era de Ultrón)
Director: Joss Whedon
Guión: Joss Whedon (Cómic: Stan Lee, Jack Kirby)
Música: Brian Tyler
Fotografía: Ben Davis
Reparto: Robert Downey Jr., Chris Evans, Chris Hemsworth, Scarlett Johansson, Jeremy Renner, Mark Ruffalo, Alexis Denisof, James Spader, Aaron Johnson, Paul Bettany, Elizabeth Olsen, Thomas Kretschmann, Josh Brolin, Samuel L. Jackson, Hayley Atwell, Don Cheadle, Claudia Kim, Andy Serkis, Idris Elba, Anthony Mackie, Stan Lee

Estoy desolado. Llevaba mucho tiempo esperando ver la continuación de “Los Vengadores”, el supergrupo más famoso de héroes del cómic –con permiso de La liga de la Justicia- y mi gozo ha caído en un pozo: lejos de avanzar en las personalidades de los personajes, lejos de resucitar las mil y una tramas que los guionistas idearon para las historias de papel, todo se ha reducido a repetir prácticamente la misma estructura de la primera parte, y a abusar de los efectos digitales, igual que en la primera parte. Y lo que es peor, con el mismo criterio: muchos muñequitos, muñequitos a mansalva (en la primera parte eran los guerreros extraterrestre Ch’tauri, ahora son robots…). Es muy fácil apabullar a la gente con efectos visuales, como ya hizo Peter Jackson con su saga y los miles de orcos, elfos y demás fauna: hala, a conectar el ordenador y a renderizar muñequitos, que quedan muy bien. La diferencia es que ahora no van a caballo con espadas, sino volando con reactores en los pies. Pero poco más.

 ¿Qué ha pasado? Pues desde mi punto de vista, que no han tenido el valor suficiente para afrontar de verdad una producción al nivel de las historias de Marvel (cuando no era Disney), y han ido a lo fácil: varias batallitas más o menos bien coreografiadas –no nos engañemos, están bien hechas…- pero poco más. Podían haber recurrido a muchos argumentos interesantes, a personajes que engrandecieran la saga… pero en un intento de que todo el universo cinematográfico de las franquicias marvel confluyan, han mezclado a Hydra con los mutantes, con Ultrón, con la creación de la Visión (que sí, que aparece en la película) y se han pasado por el arco del triunfo las historias originales –como ya han hecho anteriormente-. Ni siquiera el tito Stan Lee, que por supuesto, tiene su correspondiente cameo, ha rechistado. Ahora resulta que Hank Pym no es el creador de Ultrón, sino Tony Stark (pero tranquilos, que Pym ya aparecerá en la próxima “El Hombre Hormiga” (o mejor, Ant Man, que queda más chulo en inglés…) como mentor del protagonista…

 
¿Y de qué va la historia? Bueno, por partes: resulta que el Barón Strücker, uno de los capitostes que quedan en Hydra, ha robado el cetro de Loki y con su poder ha creado a dos superhumanos, los gemelos Maximoff, Pietro –es decir, Mercurio, por su supervelocidad-, y Wanda –o sea, nada más y nada menos que La Bruja Escarlata-. Los dos nuevos “mejorados” (como los llama el Capitán América) pelearán contra Los Vengadores cuando intenten recuperar el cetro del hermanastro de Thor, y cuando lo consiguen Stark (Iron Man) y Banner (Hulk) van a experimentar con crear una inteligencia artificial, pero el invento les sale mal y crean una conciencia que se convierte en el archienemigo de la humanidad: Ultrón.

Con este preámbulo, siguen los mismos chistes y chascarrillos entre los personajes, siendo Stark (Robert Downey Jr.) la gran estrella del show. Ahora resulta que Ojo de Halcón tiene una familia, que Natasha Romanoff (La Viuda Negra) se ha enamorado de Banner (Hulk) y que Thor tiene una empanada importante después de que lo hayan hechizado y haya visto el futuro… vale, puntos interesantes; pero al final todo se reduce a lo mismo: navecitas, muñequitos y robots peleando y poco más.

Echa uno en falta un dibujo de personajes en el guión más interesante, más profundo. Y ahí tendría mucho que decir Christopher Nolan y Zack Snyder, que con Batman y Supermán (o sea, la competencia de Marvel, la DC), respectivamente, los han humanizado muchísimo más. Justo al contrario de lo que los cómics hicieron a lo largo de la historia, ya que el Hombre de Acero y Batman siempre fueron mucho más planos e idealizados que Spiderman (un adolescente con problemas), Iron Man (un caprichoso play boy alcohólico), los Xmen (un grupo de mutantes inadaptados sociales) o Hulk (un brillante científico que se convierte en un monstruo incontrolable). Ahora Marvel, al ser ya franquicia de Disney, se ha convertido en un verdadero circo. Pero un circo de tres pistas, con la máxima de “cada vez más alto”. El problema es que en esa búsqueda de la excelencia, de la espectacularidad, no han optado por hacerlo de manera original, ideando nuevas aventuras, nuevas historias, nuevos recursos. No, se han limitado a hacer lo mismo que en la película anterior, pero con más muñequitos: ¿Que los extraterrestres eran 2000? Hala, dale al ordenador, y ahora metes a 4000 robots. Toma ya. ¿Qué con los golpes se rompen 20 coches? Pues nada, producción, 50 coches más, y dos edificios. ¿Que Hulk destroza un edificio en la primera parte? Hala, a cargarse un barrio y dos aparcamientos.

El caso es que me da mucha pena. Lo digo como cinéfilo, y como amante de los cómics, especialmente de Los Vengadores, a los que sigo desde que era un niño a través del papel: no es que me haya sentido insultado, ya que hay buenos momentos en la película, y es evidente que la traslación de las viñetas al celuloide tiene que tener ciertas variaciones… pero no tantas para que no se reconozcan los personajes y las tramas. Además… ¿para qué una película de superhéroes de más de dos horas? ¿Es que no podían haber contado lo mismo en mucho menos tiempo? (para lo que cuentan de los personajes se lo podían haber ahorrado y entrar más directamente en la acción…). Y otra cosa que me indigna (aunque ya lo he visto antes en otras adaptaciones de Marvel): ¿Por qué Iron Man va sin careta en los carteles, en la publicidad, cuando siempre, de toda la vida se ha conocido a Iron Man con la armadura? ¿Por qué el Capitán América va sin máscara igualmente? ¿Por qué Thor no lleva su famoso casco con alitas? Claro, me dirán que para que se les vea mejor la cara a los actores y se les reconozca… pero que eso no es así, que ya han definido a otros personajes que casi no se parecen a los que ya conocíamos… lo dicho, una pena.

Esperemos a ver si también la fastidian con la adaptación de “Civil War”, uno de los mejores argumentos de toda la saga Marvel, y que al parecer, es la piedra de toque de la siguiente película del Capitán América y Los Vengadores. Aunque yo ya no me fio un pelo. Casi prefiero esperar mejor a Batman Vs. Supermán. Aunque Batman siempre ha sido mi superhéroe favorito, como bien sabes… al final creo que voy a preferir a la Liga de la Justicia frente a Los Vengadores.
 
TRAILER



No hay comentarios: