Terminator Génesis: Más apocalipsis que génesis

Terminator Génesis

Director: Alan Taylor               
Guión: Laeta Kalogridis, Patrick Lussier
Música: Lorne Balfe
Fotografía: Kramer Morgenthau
Reparto: Emilia Clarke, Arnold Schwarzenegger, Jason Clarke, Jai Courtney, J.K. Simmons, Dayo Okeniyi, Lee Byung-Hun, Matt Smith, Michael Gladis, Sandrine Holt, Natalie Stephany Aguilar, Teri Wyble, Brett Azar, Starlette Miariaunii,  Nolan Gross 

Después de que una de las franquicias más agotadas de la historia del cine pareciera llegar a su fin, resulta que no, que volvemos a las andadas, con esa diabólica fórmula -el "reboot", o reinicio, en castellano- que pocas veces ha logrado su objetivo, esto es, revitalizar una película que ya todos hemos visto, que ya todos conocemos, de la que estamos hartos. Pues si no querías caldo, toma, tres tazas llenas, porque esta nueva "Génesis" (en realidad estaríamos hablando de "Terminator 5") revisa todos los elementos que se supone han gustado a fans de la saga y los incluye en un guión con más vocación comercial y cómplice que real.

Para ello han contratado a un curtidísimo realizador televisivo, que ha participado en series tan ilustres como "Roma", "Mad Men" o "DeadWood", y que sin chistar ni poner nada de creatividad adicional, respete los parámetros comerciales sin salirse del tiesto; es como si hubieran querido realizar una película para una atracción de un parque temático en la que niños y mayores disfrutaran de todo el universo "Terminator" en toda su extensión: el T-800, el T-1000 y su metal líquido, las bromas y chascarrillos máquina/hombre, Skynet que quiere cargarse la humanidad con sus robots, la historia de amor velada, vamos, todo metidito hasta las trancas para disfrutar de ese "guilty pleasure" palomitero sin demasiadas exigencias.

Por supuesto, incluyendo varias secuencias de acción impresionantes, con todos los parámetros de las películas clásicas y sus bromas características -destrozar coches, parabrisas, comisarías (ojo, con la misma iluminación que en la primera parte!!!) grandes camiones y autobuses, motos, helicópteros... qué viva la destrucción porque... ¿no estamos hablando de Terminator?

No obstante, y después de ese rapapolvo inherente a este orgiástico homenaje a la saga, hay que reconocer varias cosas en este film: la primera es la participación de Schwarzenegger, que está francamente bien como un T-800 envejecido y reprogramado, que intenta integrarse en la vida de una adolescente Sarah Connor (Emilia Clarke, que reconozcámoslo, le echa la pata a la Linda Hamilton de la primera película... y casi de la segunda), Kyle Reese (que vuelve del futuro para intentar salvar a la madre de John Connor (interpretado magistralmente por Jason Clarke, seguramente el mejor John Connor de toda la saga, tanto por el papel como por el actor).

A nivel de guión se hacen un poco la picha un lío con las paradojas y saltos temporales, llegando un momento en que realmente hacemos un pacto con la película y nos da ya un poco igual si hay o no congruencia: es tal el follón de saltos hacia adelante y atrás que lo mejor es relajarse y disfrutar del espectáculo, porque como cojamos el bisturí y empecemos a examinar el asunto... mejor dejarlo.

De manera que por un lado, tenemos una película objetivamente entretenida, divertida (las referencias a la humanización de Schwarzenegger son realmente divertidas, de verdad...) que tiene secuencias de acción muy bien rodadas (eso sí, copiadas a veces plano a plano de algunas de la saga...), buenos actores, y por supuesto, unos efectos especiales de alucinar. Y por el otro lado, el hartazgo de ver una y otra vez lo que ya hemos visto anteriormente cuatro veces, repitiendo no solo la planificación, sino el argumento, la fotografía, la banda sonora, los personajes... ¿cómo quedará el saldo? Pues yo le pondría un empate, tanto por la complicidad de todos los seguidores de la saga (que con tantas continuaciones ya se ha devaluado convirtiéndose más en una cómplice serie "B" de lujo, que en uno de los pilares de la ciencia ficción cinematográfica) como por la funcionalidad de la película: porque aunque lo hayamos visto antes, funcionar, funciona. 

Pero no puedo evitar estar empachado con esta película, que ha sido un claro intento para captar la atención de nuevo público adolescente que ya casi ni se acuerda del personaje de Schwarzenegger (y no digamos del resto) y meterlo dentro de la mitología Terminator. El objetivo creo que se ha cumplido a medias, porque a pesar de las buenas recaudaciones de taquilla, me temo que el público mayoritario será más bien el de los maduritos nostálgicos que disfrutamos de la saga original (y me refiero a la primera y a la esplendorosa segunda parte dirigidas por James Cameron) que de espectadores más jóvenes que prefieren a Transformers o a los coches desbocados de Fast and Furious. Esperemos que más que génesis, esta película suponga ya el apocalipsis de esta saga, que ya está más que agotada.

TRAILER




No hay comentarios: