Operación U.N.C.L.E.: Pero… ¿Otra agencia secreta contra los malos?

Operación U.N.C.L.E.
              Director  
Guión
Scott Z. Burns, David C. Wilson (Serie: Sam Rolfe)
Música
Daniel Pemberton
Fotografía
John Mathieson
Reparto
Henry CavillArmie HammerAlicia VikanderElizabeth DebickiHugh GrantJared HarrisChristopher SciuerefSusan GilliasLuca CalvaniNicon Caraman
Aunque pueda parecer una postura malsana, me alegré bastante cuando Guy Ritchie se separó de su megaestrella esposa, Madonna. Más que nada por recuperar a uno de los realizadores más originales de los últimos tiempos, capaz de dotar a todas sus películas –por malas que fueran- de una impronta propia que a mí personalmente, me encanta (para aquellos que quieran conocerle un poquitín más como artista, les recomiendo que vean la película “Snatch, cerdos y diamantes”, uno de mis títulos de cabecera del cine contemporáneo desde hace años, y que busquen en youtube el anuncio de nike “to the limit”, filmado íntegramente en cámara subjetiva, un verdadero prodigio de creatividad). De hecho, después de salvar el eclipse creativo y artístico tras su matrimonio con la reina del pop, retomó su universo particular con la irregular –pero interesante- “RockandRolla”, y consiguió revitalizar de un plumazo al agotado filón del personaje de Sherlock Holmes, poniéndolo de moda otra vez.

Confieso que me resultó chocante que contrataran al británico para dirigir la adaptación en pantalla de la chillona serie de TV de los sesenta –que tiene el mismo título de la película- protagonizada por Robert Vaughn, y que no era más que una réplica, algo torpona a veces, y plagada de un sentido del humor cuestionable, de toda la saga de James Bond en sus inicios. Pero ni Vaughn era Connery, ni los guionistas sabían sacarle el partido a todas las aventuras de 007. Resulta un poco anacrónico que tras la evolución en sagas de acción de espías, y especialmente con el todavía reciente estreno de la última y espectacular entrega de “Misión Imposible”, ahora llegue a las pantallas este producto, que aunque tiene alma propia gracias a Ritchie, se sitúa en un plano bastante por debajo del nivel alcanzado por los últimos Jason Bourne, James Bond y Ethan Hunt. Casi se puede decir que Napoleón Solo y Illya Kuryakin han llegado tarde, se les pasó el tren hace tiempo…

La historia es sugerente de partida: un espía de la CIA y otro de la KGB se ven obligados a trabajar juntos durante la Guerra Fría para malograr el plan de una organización secreta para hacer una bomba atómica… Todos los elementos clásicos de la saga Bond (esto es, unos malos malísimos y carismáticos, los planes para acabar con la humanidad, el lujo, el glamour, los gagdets, etc.) están en la película pero metidos un poco con calzador, resultando argumentalmente algo chirriantes, sobre todo por el permanente tono paródico del film, que no para de gastar bromas del principio al fin. Y cuando pasa esto, con una gran acumulación de chistes, suele pasar que aunque algunos sean buenos y provoquen la risa, la mayoría son ridículos y consiguen banalizar el tono de aventuras y acción que debería tener la película.

No obstante, la particular iconografía de Ritchie, muy centrada en el mundo del cómic, aquí resulta ideal, dotando, como ya dije antes, de una personalidad propia a una película que de otra manera, no sería más que una impersonal retahíla de secuencias de acción con el único propósito de crear un producto comercial de uso y consumo efímero, mientras que Ritchie parece sentar las bases de una franquicia que se prolongará en el tiempo con las aventuras de un equipo llamado U.N.C.L.E., es decir, un grupo de agentes de varias nacionalidades que intentan salvar al mundo de las amenazas contra la estabilidad mundial (vamos, como la Fuerza de Misión Imposible, sólo que en los años sesenta y sin tener la adscripción exclusiva a los USA).

¿Qué si funciona la película? Pues a ratos, ya que a veces esas bromitas permanentes no vienen a cuento. En cuanto a los protagonistas, Armie Hammer resulta convincente como el poco expresivo agente soviético, y Alicia Vikander es una versión actualizada y corregida de cualquier actriz racial –de toques latinos-, con un cierto encanto personal y sensualidad que encaja bien en el personaje. Pero llegamos al protagonista, centro y eje de la historia, Napoleón Solo, interpretado por el actual Supermán cinematográfico, Henry Cavill; aunque su interpretación es esforzada, creo que resulta poco creíble como este personaje, que requiere un mayor toque de sofisticación que sí tenía Vaughn en la serie televisiva original. Cavill, a pesar de ser norteamericano como Vaughn, resulta demasiado macarra, demasiado poco elegante vestido con esos caros trajes a medida, que si le encajaban bien a Vaughn, que parecía tener un toque británico y europeo que el personaje requería.

Como divertimento veraniego, Operación U.N.C.L.E. es una buena apuesta, aunque no la mejor (recordemos, que tenemos aún en cartelera “Misión Imposible 5: Nación Fantasma”, que es la bomba!!!) y tiene ciertos toques interesantes de humor que funcionan. Y eso sí, las admiradoras de Cavill estarán encantadas con el pase de modelos que el actor realiza durante la película… que está guapísimo, vamos.

TRAILER

No hay comentarios: