Misión Imposible 5 (Nación Secreta): Mejor que nunca.

Misión Imposible 5: Nación Secreta

Director
Guión
Christopher McQuarrie (Historia: Christopher McQuarrie, Drew Pearce; Personajes: Bruce Geller)
Música
Joe Kraemer
Fotografía
Robert Elswit
Reparto
Tom CruiseRebecca FergusonSean HarrisAlec BaldwinJeremy RennerPaula PattonSimon PeggVing RhamesSimon McBurneyJingchu Zhang

Cuando uno ve que se prolongan tanto las sagas de una franquicia, puede temer el
agotamiento, el aburrimiento, incluso la desidia argumental y/o artística. Pero nada más lejos de la realidad, porque Tom Cruise, productor y dueño de los derechos de la serie televisiva “Misión Imposible” ha conseguido crear una dinámica de trabajo y unos equipos realmente efectivos. Ni James Bond, ni Jason Bourne, ni Cristo que lo fundó: Ethan Hunt es el nuevo y mejor Action Hero del cine, capaz de las más inverosímiles proezas. Ríete de todo lo que has visto hasta ahora, porque es una de las pocas veces que he sentido el vértigo leitmotiv de la serie, es decir, la mecha consumiéndose poco a poco y a punto de provocar algo que hay que evitar como sea.
otamiento, el aburrimiento, incluso la desidia argumental y/o artística. Pero nada más lejos de la realidad,

Pero no esto no sólo se experimenta una vez, sino que desde que la película arranca, hasta el minuto 131 no hay casi un segundo de descanso: es un no parar, siguiendo la máxima de que una película debería empezar con una explosión, y de ahí ir subiendo. Pues agárrate, porque lo primero que vemos en la película es al agente Ethan Hunt agarrado a un Airbus A400 en pleno despegue. Bueno, mejor dicho, vemos a TOM CRUISE, porque ha sido él mismo quien ha hecho esa electrizante secuencia sin necesidad de especialistas ni dobles. Ahí queda eso, en plena forma. Bueno, pues después de este arranque… ¿es que nos pueden apabullar con algo más? Je, aún no has visto nada, porque la película es una frenética sucesión de acción, sin casi momento para tomarse un respiro. Un guión realmente bien trazado por el oscarizado Christopher McQuarrie (“Sospechosos Habituales”), que tras colaborar con Cruise en varias ocasiones (“Valkiria”, “Al filo del mañana”, “Jack Reacher”) parece haberle cogido la medida a la franquicia, optimizándola al máximo. Casi me alegro de no haberla visto en formato IMAX, porque si en una proyección normal ya se le sale a uno el corazón por la boca, no quiero ni pensar lo que tiene que ser verla en una pantalla de alta resolución…

Porque señores, es la mejor de toda la saga. Ni Brian de Palma, ni John Woo, ni siquiera J. J. Abrams –que ahora participa como productor- han conseguido un producto como este, que supera todo lo visto hasta ahora. En cuanto al bien elaborado argumento, sitúa a nuestra estrella protagonista en plena investigación de una peligrosísima organización secreta internacional compuesta por ex agentes secretos supuestamente fallecidos o desaparecidos en combate, llamada “El Sindicato”. El problema es que la burocracia del Gobierno de los Estados Unidos está un poquito hasta las narices de la heterodoxia de Hunt y su Fuerza de Misión Imposible a la hora de solucionar los problemas, así que quieren cerrarla, y cazar al susodicho Hunt para que no siga haciendo de las suyas…

Como suele decirse en cine, la historia arranca para el protagonista con “Lo peor de lo peor”, pero no debemos preocuparnos, porque Hunt es un hombre de recursos –de muchos recursos- y es capaz de enfrentarse con cualquier contingencia, por difícil o arriesgada que sea. Precisamente ahí es donde el McQuarrie, con muy mala leche, ha planteado secuencias realmente cardiacas, como el arranque ya citado con el Airbus, la persecución con las motos en Marruecos (seguramente la mejor que haya visto jamás en una película, así como suena…) y la secuencia acuática en la que el protagonista debe introducir una tarjeta cifrada con una autorización para otro miembro del equipo. Impresionante, electrizante, realmente bien logradas.

A la dirección y el guión efectivo e impecable, hay que sumar una factura ejemplar, grandiosa, bien realizada, y un protagonista que está en lo mejor de su carrera: en la misma cima, demostrando que no sólo sabe correr, pelear, montar en moto o tirarse a un tanque de agua a cientos de metros de altura, sino que encima encaja a la perfección con su equipo, tiene su corazoncito, y aún conserva intactas sus ganas de servir a la nación que le ha encargado luchar por la paz.

Si tuviéramos que sacarle algún defecto, quizás el personaje del malo malísimo –que aparece siempre en todo este tipo de películas- resulta algo maniqueo, de opereta, al igual que el personaje de Benjy (interpretado por Simon Pegg, que parece haberse especializado en este registro…) resulta demasiado cómico, demasiado simpático, obviamente el eslabón débil del equipo y si pasa algo, está claro que va a tocarle a él. Y otra cosa más: aunque la actriz sueca Rebecca Ferguson es realmente excelente, y borda su papel de espía capacitadísima, creo que su físico no es precisamente el adecuado, ya que en la tradición de este género (James Bond, etc.) las espías no solo son buenas y eficientes, sino que además son unas mujeres de infarto, capaces de seducir con una sonrisa y su belleza, o a las malas, con una patada o un puñetazo (que de eso lo despacha bastante bien esta chica).

Independientemente de las simpatías que uno pueda tener a Mr. Cruise y su ideología ciencióloga, hay que reconocer su afán de perfeccionismo a la hora de enfrentarse a otra de sus “creaciones”, superándose a sí mismo en todos los aspectos, y logrando un producto no solamente digno, sino realmente ejemplar dentro del género, dentro de la saga y dentro de la producción cinematográfica actual. No le doy un diez porque eso sólo se lo reservo a Kubrick, pero sí que le doy un ocho y medio. Con permiso de Fellini.

TRAILER

No hay comentarios: