Irrational Man: Al modo de Hitchcock

A pesar de que en sus últimas películas hay más so Woody Allen siempre será un grande. Y en cada una de sus obras se pueden rescatar por lo menos dos o tres secuencias que son memorables (salvo quizás en el engendro "Vicky Cristina Barcelona", que es más un folleto turístico de la Ciudad Condal que otra cosa, por mucho que le valiera el Oscar a Pe...).
mbras que luces,

En "Irrational Man" está toda la mala leche y humor negro de Allen y su reflexión sobre la vida... pero encajado en un argumento que podría estar cerca no solo de una de sus mejores películas de los últimos tiempos, "Match Point", sino del modo al que Hitchcock le gustaba enfrentarse a sus historias: quitándole a sus protagonistas los condicionantes morales de la sociedad, simplificando a los valores éticos propios de la persona las motivaciones personales y haciendo lícitos los intereses y fines de cada uno de ellos. Y por supuesto, huyendo de la justicia de la sociedad, y acercándose a la justicia del individuo, con la permanente espada de Damocles de la policía acechando en cada esquina...

El protagonista es un antihéroe en toda regla: un Bukowskiano y brillante escritor, ensayista y profesor de filosofía con una gran desidia existencial cercana al desánimo permanente, que llega a una nueva universidad para dar clases. En ese contexto cotidiano en el que se aburre como una ostra, descubre la motivación de su existencia cuando decide impartir justicia cargándose a un juez que realiza cuestionables veredictos, tras escuchar una conversación en una cafetería. Como le pasaba al protagonista de "Extraños en un tren", si un desconocido decide matar a la víctima de otro, no tendría móvil, por lo cual estaría exento de investigación alguna por parte de la policía... lo que comienza siendo una inyección de adrenalina para el personaje, dándole un verdadero motivo para vivir, se va convirtiendo en una palpable amenaza cuando su joven amante -una brillante estudiante- descubre que el inocente juego que realizaron en una cafetería se ha convertido en realidad...

Mezclando con gran habilidad la ironía y el humor -como también hizo en "Misterioso Asesinato en Manhattan"- Allen saca todo lo mejor de sus actores -como también nos tiene acostumbrados...-, especialmente de un superlativo Joaquin Phoenix, que borda el papel del profesor desastrado, y de una magnética Emma Stone, el reverso de hastiado profesor e incluso desdoblada en su particular e indeseable Pepito Grillo...

Más allá del cruel humor sobre la muerte, la vida y la justicia, la historia también traza una ácida parábola sobre la juventud y la madurez, sobre la costumbre sobre la pasión y sobre lo mediocre sobre lo brillante, con una Parker Posey, que aunque físicamente está ya un pelín cascadita, quizás sea ésta su mejor papel con diferencia, dando vida a una desengañada profesora de química que sueña con dejarlo todo y escaparse con su nuevo amante...¡¡A España!! (parece que Woody Allen aún tiene buenos recuerdos de nuestro país...).

¿Es una buena película? Desde luego, bastante por encima de la media de la actual cartelera ¿Figura dentro de las mejores de Woody Allen? Pues no, aunque si tuviéramos que situarla dentro de su última producción tampoco estaría en el grupo de las malas. Lo cierto es que "Irrational Man" tiene demasiados claroscuros, quizás más de los que cabría esperarse en Allen, aunque tenga momentos impresionantes, una resolución esplendorosa y una epílogo final que seguro que a Hitchcock le hubiera encantado: una cosa es tener una posición moral determinada, y otra mucho vivir en las propias carnes una situación límite que te obliga a tomar tu verdadera posición ética sobre la situación, y que en la mayoría de los casos, se trata una cuestión de simple supervivencia, de ser racional. Y punto.

TRAILER

No hay comentarios: