El desconocido: Hay que afinar la maquinaria

El desconocido
Director
Guión
Alberto Marini
Música
Manuel Riveiro
Fotografía
Josu Inchaustegui
Reparto
Luis TosarJavier GutiérrezElvira MínguezFernando CayoPaula del RíoMarco RuizLuis ZaheraRicardo de BarreiroMaría MeraAntonio Mourelos
Probablemente, ha sido uno de los estrenos españoles
que más he esperado en este año, y quizás es por ello que esperaba un poquito más de él. También hay que ser conscientes que es el primer largometraje como director de Dani de la Torre, y que como primera película es un debut más que honroso, entrando por la puerta grande en el panorama cinematográfico español y de la manera más compleja: haciendo género, y aún más, acción, thriller. Ese que pocos realizadores españoles se atreven con él, en parte por la necesidad de presupuesto, y en parte por la impericia que casi todos los directores del panorama nacional demuestran a la hora de enfrentarse a la complejidad técnica y narrativa de hacer cine de estas características.

Bueno, pues de la Torre hace gala de un gran pulso a la hora de narrar la historia con una factura que en nada tiene que envidiar a una gran producción de Hollywood. Viendo "El Desconocido" se rememoran muchas, muchísimas películas norteamericanas donde alguien que oculta su identidad intenta extorsionar a alguien para conseguir fines -dinero, matar al presidente, cumplir una venganza personal, y así un larguísimo etcétera que ya hemos visto en innumerables ocasiones...- pero quizás la que más recuerdo en este sentido sea "Última llamada" en la que un publicista es extorsionado por un francotirador oculto que le obliga a mantenerse al teléfono en un cabina.

El gran problema de "El desconocido" es que, adoptando el tono y la forma de este tipo de cintas, es una heredera voluntariosa pero fallida de la fórmula. Más que nada porque para acertar con estas películas hace falta que todo funcione como una maquinaria de relojería bien engrasada, sin un fallo, sin un retraso, sin un desliz. Porque en cuanto falle algo, el castillo de naipes se empieza a desmoronar y el desequilibrio termina por destrozar el cómputo final de la película. Y mal que me pese, ay, esto es lo que pasa: el poderosísimo arranque del film, que ya hemos visto en el tráiler hasta la saciedad -por cierto, un tráiler demasiado explícito, incluso con spoiler, diría yo...- cuenta cómo el director de un banco recibe una llamada de un desconocido a su móvil advirtiéndole que en los asientos de su coche hay instalada una bomba y que no podrán levantarse de ellos, ni él ni sus hijos a los que lleva al colegio, hasta que no le ingresen en una cuenta una gran suma de dinero que según él, le debe el banco y el propio director... una premisa realmente sugerente a nivel narrativo, pero que paulatinamente se va deshinchando.

Me explico: hay demasiadas trampas de guión, elementos que están puestos en la estructura que no aportan nada, y que intentan justificar torpemente un desarrollo argumental que poco a poco va dejando de ser creíble. En el segundo acto, hay un impass que se extiende demasiado, resultando a todas luces pesado. Tan pesado que llega un momento en que se estanca y sólo hacia el final de la historia vuelve a tomar ritmo. Claro que el guión de Alberto Marini podría haber solucionado todos estos escollos, pero aún así, es una película interesante, con momentos muy logrados, y sobre todo con una narrativa y montaje ejemplares para el cine español. Tendría que haberse afinado más la maquinaria de este relato, para que todo encajara a la perfección, estuviera engrasado y como en un juego de esos en los que una bola tira un cable, el cable enciende una cerilla, la cerilla quema una cuerda que tira un bolo y el bolo arrastra un cordelito..., el guión funcionara bien; no es así por desgracia. Y la verdad es que me molesta muchísimo, porque la cinta tiene todos los elementos para ser un producto legítimo producto comercial que funcione, y que encima pueda lanzar un mensaje social (para mi gusto, demasiado obvio e incluso adoctrinador en un -tópico- determinado sentido...).

Como suele decirse, mejor cabeza de ratón que cola de león, y el director del film lo ha entendido a la perfección: en nuestro país, una película como ésta es rara avis y sobresale por encima de la producción; pero en Estados Unidos, donde parece estar el lugar natural para este tipo de historias, no sería más que un telefilm premium, ya que esto lo hemos visto hasta la saciedad e infinitamente mejor hecho, rodado y producido. No digo interpretado porque Luis Tosar no tiene nada que envidiarle ni a Denzel Washington -muy prolífico en este tipo de películas- ni a Colin Farrell -ya citado en el anterior film "Última llamada"-, Gerald Butler, Gary Oldman y toda la retahíla de actores que han protagonizado en USA este tipo de historias.

En cambio, y desde mi punto de vista, los secundarios podrían haber estado un poquito mejor dirigidos, especialmente los niños, que llegan a ser demasiado cargantes, o Javier Gutiérrez, que llega a rayar en la sobreactuación en varios momentos (y en el caso de Gutiérrez, un excelente actor que domina todos los registros, ya sean cómicos o dramáticos y que nos ha regalado desde hace años brillantísimas interpretaciones en cine y tv, es más culpa de la inexperiencia del director con los actores, que de otra cosa...).

No obstante, insisto, es un golpe de aire fresco en la producción española, que cada vez tiene mayor diversidad y oferta al público, y aunque sea por ese arranque y por la interpretación del inconmensurable Tosar, ya merece la pena pagar la entrada.

TRAILER


No hay comentarios: