Mi gran noche: No ha sido ningún escándalo

Mi gran noche
Director
Guión
Álex de la Iglesia, Jorge Guerricaechevarría
Música
Joan Valent
Fotografía
Ángel Amorós
Reparto
RaphaelMario CasasPepón NietoBlanca SuárezCarlos ArecesLuis Callejo,Carmen MachiJaime OrdoñezSantiago SeguraEnrique VillénHugo Silva,Carolina BangTerele PávezCarmen RuizMarta GuerrasMarta CastelloteTomás PozziAna PolvorosaToni AcostaLuis FernándezAlberto Chaves
Antes de empezar a hablar de "Mi Gran Noche", quiero dejar claro que Alex de la Iglesia me parece el director de cine español más interesante desde hace décadas, ya que es prácticamente el único que sabe dotar a sus películas -sean de la temática que sean- de un sentido del espectáculo cercano al mejor cine comercial norteamericano, algo que se echa muy en falta en la cinematografía nacional, que tiende normalmente a una factura plana, convencional, sin florituras ni nada de eso. Recuerdo la frase de un buen amigo cinéfilo que me dijo que el gran éxito del cine norteamericano es que sabía vender los contenidos... con magia. Cuidadísima fotografía cercana al cómic, recuperación de la memoria colectiva (algo que se hace de un modo u otro en casi todas sus películas), empleo de la música y efectos de sonido con gran estilo... Eso es precisamente lo que sabe manejar bien De La Iglesia. Otra cosa muy diferente es que los contenidos sean o no interesantes.

Aunque sobre el papel la última cinta del cineasta vasco pudiera parecer interesante (la accidentada grabación de un programa de Nochevieja donde coinciden dos astros de la canción, Alphoso -un divo intemporal y mítico- y Adanne -famoso gracias a un tema de electro latino- y todo lo que allí pasa...) a los pocos minutos del arranque tenemos la sensación de que la coralidad de la historia tragicómica (otro elemento más dentro de su particular universo) más que beneficiarla, la termina destrozando. Más que nada porque llega un momento en que no sabemos realmente qué se quiere contar en la película. Y lo que es peor, quienes son los que lo cuentan.

En toda la filmografía de De La Iglesia teníamos clarísimo cuál era la historia, y quienes eran el centro de la misma. Pero en esta, en una especie de giro Berlanguiano bizarro que mezcla todos los elementos sociales que puedan imaginarse (especialmente, de la industria televisiva, con un corrosivo y descarnado sentido del humor en el que se mezclan ERES fraudulentos, corrupción, low cost llevado al extremo, luchas salvajes entre presentadores, y así un largo etcétera...) llega un momento en que nos perdemos. Es cierto que, como pasa en todas las películas de este director, hay momentos brillantes -la mayoría protagonizados por Raphael, que es el gran redescubrimiento de esta película, 43 años de paréntesis en la gran pantalla- pero el tono general llega a ser tedioso, al entremezclarse demasiado todos los arcos dramáticos. Me resulta sorprendente que un gran guionista como Guerricaechevarría no haya cohesionado mejor esta historia, llegando a resultar en algunos casos, incluso incomprensible (me ahorro el spoiler, pero hay momentos en los que realmente no sabemos por qué algún personaje tiene una reacción o hace una determinada cosa).

Eso sí, tengo clarísimo que Alex de la Iglesia maneja el lenguaje audiovisual como le da la gana, y es capaz de hacer películas, videoclips, programas de televisión o videos de youtube, mejor que nadie. En el film están presentes todas las obsesiones del cineasta: la realización de un programa de Nochevieja como en "Muertos de Risa", las protestas sociales y la represión policial como en "Acción Mutante", las alocadas reacciones de masas de gente, los duelos entre envidias, y por supuesto, ese vitriólico sentido del humor que le caracteriza. Hay que reconocer que existen varios momentos divertidísimos, donde hay diálogos y situaciones brillantes... pero que se pierden entre tanta mediocridad, a veces inexplicable y siempre tediosa. De la Iglesia es capaz de hacer lo mejor y lo peor en el cine...y lo más alucinante es que capaz de hacerlo en una misma película.

Si antes hablábamos de Raphael, y que es uno de los mayores activos de la película -y no solo por la interpretación, sino por el lanzamiento: estoy seguro que mucha gente entrará y saldrá del cine cantando la famosa canción del título...- hay que hablar también de la otra estrella del show, que es Mario Casas. Aunque no es "per se" el protagonista de la historia -en realidad lo que cuenta la película es la historia de un figurante al que llaman para trabajar en la grabación de un programa de televisión de fin de año- cada vez que aparece el descerebrado personaje que interpreta, directamente te partes de risa. Casas se ha pulido bastante en su interpretación, y además de pronunciar mejor y convertir sus diálogos en comprensibles -cosa que hasta ahora casi no pasaba-, su registro y evolución en un terreno tan complejo como es la comedia -donde ya hizo varias películas del nivel de "Fuga de Cerebros", pero también brillaba en "Las Brujas de Zugarramurdi, también de De La Iglesia- ha crecido exponencialmente, hasta el punto de comerse prácticamente a todos cada vez que aparece su personaje. Un delirio, como también es el de Blanca Suárez, que dejando a un lado su estereotipo evidente de chica guapa, borda su papel sin arrugarse ante otro peso pesado como es Pepón Nieto.

¿Es divertida la película? Sí, tiene momentos divertidos, aunque los más son aburridos. ¿Es espectacular? Tan espectacularmente vacía como puede ser un programa de fin de año. ¿Están bien los actores? Todos están muy bien, el problema es la deslabazada historia, que llega a sacarte del desarrollo argumental y dejándote en muchos casos bastante perdido.

Pues no, al final la película no ha sido ningún escándalo: Ni la cuidada producción, la esplendorosa participación de TVE, la reentrada de Raphael en el cine español, o volver a encontrarse con los sólidos profesionales habituales en los films de este director (desde el equipo técnico al equipo artístico con rostros tan reconocibles como Enrique Villén, Carlos Areces o la gran Terele Pávez) lo ha logrado. Para nada. Pero de saber vender un producto, De la Iglesia sabe muchísimo, y ha hecho un tráiler realmente impresionante, aunque al final el nivel no se corresponda con el de la película donde se ha querido contar tanto... que al final no se ha contado casi nada.

TRAILER

No hay comentarios: