Black Mass. Estrictamente Criminal: Si no existieran Coppola ni Scorsese...

Black Mass. Estrictamente criminal

Director
Guión
Mark Mallouk, Jez Butterworth (Libro: Dick Lehr, Gerard O’Neill)
Música
Tom Holkenborg
Fotografía
Masanobu Takayanagi
Reparto
Johnny DeppDakota JohnsonJoel EdgertonJuno TempleGuy PearceBenedict CumberbatchKevin BaconPeter SarsgaardJesse PlemonsSienna MillerRory CochraneJulianne NicholsonAdam ScottDavid HarbourJeremy StrongBrad CarterW. Earl BrownCorey Stoll
Si Coppola ni Scorsese no hubieran dado lecciones magistrales de cómo se hace el cine de gángsters, seguramente "Black Mass" sería una película estupenda. Pero a estas alturas del partido, hacer un relato de un mafioso de esta manera tan plana, tan lineal, tan obvia... resulta por menos que aburrido. Y el caso es que la película no está mal, que todos actores están bien -ya hablaremos luego de Depp- pero tiene el mismo formato y factura de cualquier telefilme de mediodía, aunque salpicado de escenas truculentas propias del género.

Basada en la vida de Jimmy "Whitey" Bulger, cuenta cómo en los años 70 se dio la alianza entre un delincuente irlandés -que además es hermano de un senador- y el FBI para eliminar la mafia italiana en Boston, pero que a su vez creó al gángster más poderoso, cruel y salvaje de la historia de la ciudad. El planteamiento resulta interesante, ya que supone una vuelta de tuerca a la del típico agente al que meten secretamente en una organización criminal -como vimos en "Infiltrados" de Scorsese- y además se mostraría todo el entramado de la estructura mafiosa -como también contó Scorsese en "Uno de los nuestros", la referencia impertérrita de este tipo de películas junto con la trilogía de "El Padrino" de Coppola-. Pero es que no añade nada nuevo, no tiene una caligrafía que logre atraparnos y lo peor, resulta muy aburrida, con una estructura torpe propia de la clásica biografía -y que tiene el libro de Dick Lehr en que se basa-.

Resulta curioso recordar cómo en 1997 el mismo Johnny Depp fuera uno de los pilares de "Donnie Brasco", una inesperadamente lúcida película de Mike Newell donde Depp interpretara a un agente de policía que tiene que infiltrarse en una organización para descubrir a Donnie Brasco, un subalterno y gánster de segunda interpretado por Al Pacino. Bueno, pues en "Black Mass", las tornas han cambiado, y el nombre estrella es el de Depp, cuya espectacular transformación física -incluidas lentillas, tono de piel, calva y dientes- es quizás lo único realmente interesante de toda la película.

Y realmente me molesta mucho cómo han desaprovechado actores muy sólidos, como Kevin Bacon, Benedict Cumberbatch, Peter Sarsgaard o Joel Edgerton en una estructura coral que tiene realmente poco que aportar no ya al género, sino al mundo del cine en general. Es más, es un título completamente olvidable. Claro que no se le pueden pedir peras al olmo, ya que su director, Scott Cooper tiene un cortísimo historial en su biografía como director, y lo único interesante fue la voluntariosa "Corazón Rebelde" tenía como su máximo activo a Jeff Bridges, todo un singular universo en sí mismo.

No sé si habrá sido la falta de experiencia, o el intentar trascribir el libro con la mayor literalidad posible -cosa que sí que hizo bien Scorsese con el texto de Nicholas Pileggi para "Uno de los Nuestros"- o dejarle demasiado protagonismo a Depp -al que hay que agradecer un registro actoral menos bizarro que su habitual tono, y una gran contención en las secuencias de mayor impacto argumental- pero el resultado final ha sido de una gran tibieza. Y creo que es lo peor que se puede decir de una película como ésta -aunque haya tenido todos los elementos para poder hacerse con mayor brillantez- que como poco tiene que remover conciencias y plantearte muchas dudas sobre la legalidad o ilegalidad. Y encima extender la historia durante más de dos horas innecesariamente lentas y aburridas.

Si Coppola y Scorsese -e incluso Tarantino- no hubieran hecho sus películas, si este género no estuviera presente desde prácticamente el arranque de la historia del cine, y si no supiéramos quiénes eran James Cagney, Humphrey Bogart, Edward G. Robinson, Marlon Brando, Al Pacino, Jack Nicholson, Ray Liotta o Joe Pesci... entonces quizás nos hubiera gustado mucho "Black Mass". Pero ya hemos visto demasiadas películas de gánsters como para que ésta nos impresione lo más mínimo. Cooper debería haber hecho mejor sus deberes y ya que se metía en un género tan curtido e histórico como éste de los mafiosos -y como también podría ser el Western- haberse puesto más al día y ofrecer algo más interesante al espectador, porque con lo que nos ha dado no tenemos suficiente, porque sencillamente ya lo hemos visto -y de muchas mejores maneras-.

TRAILER

No hay comentarios: