Escuadrón Suicida: La coalición de perdedores

Escuadrón Suicida


Director
Guión
David Ayer (Cómic: John Ostrander)
Música
Steven Price
Fotografía
Roman Vasyanov
Reparto
,

Entre que nunca me gustó este cómic, y las pésimas críticas que le han hecho, lo cierto es que tenía mis reticencias a la hora de ver esta película. Por otra parte, también tenía morbillo volver a ver a Batman -el nuevo Batman, interpretado por Ben Affleck- en acción... total, que al final decidí verla. Y claro, con las paupérrimas expectativas que tenía, el caso es que no me ha resultado tan mala como la ponían. Aunque desde luego, David Ayer no es que se haya lucido con el guión...

Porque señores, vamos a ser serios: bueno está que nos vendan que hay un equipo de "meta-humanos" (esto es, lo mismo que se planteó en "Batman contra Supermán", o sea, seres que tienen poderes especiales...) pero ¿es un poder especial ser un francotirador (DeadShot)? ¿O estar majareta (Harley Quinn)? ¿O lanzar muy bien boomerangs? Vale, cierto es que en el equipo también hay un personaje que lanza y manipula el fuego y otro que es una especie de mutante entre hombre y cocodrilo. Por eso me resulta chocante, cuando no ridículo, que unos señores cuyas capacidades son pegar tiros, golpes, ser imprevisibles y ágiles y poco más se enfrenten a una amenaza mística, seres que pueden teletransportarse, manipular mentes, abrir portales dimensionales... ¿de qué sirven las balas, los cuchillos o la agilidad contra esto? Bueno, pues eso trasladado a la pantalla es lo que me resulta chocante, ridículo.

De acuerdo, está muy bien rodado (qué no lo está hoy día con una producción de estas características...) y los efectos especiales son muy buenos (como en todas estas películas, con una sobredosis algo tóxica de gráficos digitales por ordenador...) pero poco más. La gran ópera realizada con estas coreografías de explosiones, tiros y peleas resultan realmente ridículas... sobre todo porque de facto, no son "meta humanas". A ver, señores: cada superhéroe tenía su némesis, y que Batman (que no tiene poderes más allá de su inteligencia y los muchos aparatitos que están en su Batcueva...) se enfrente al Joker (que es un psicópata, pero que no tiene poderes meta-humanos -por seguir con este vocablo-) resulta coherente. También resulta coherente que se enfrente a la novia del Joker, Harley Quinn, o al francotirador Deadshot -que tampoco tiene poderes....-. Pero cuando cogemos a todos esos malvados e intentamos que se enfrenten a otro tipo de poderes... no resulta creíble. Por ejemplo ¿qué podría hacer Deadshot frente a, digamos, Supermán? Pues nada, porque por mucha puntería que pueda hacer, Supermán es inmune a cualquier tipo de bala... Resulta realmente penoso que el guión vaya cambiando para ajustarse a los planes que tenga el director y es el gran error de la historia -bueno, de esta y de cualquier historia de fantasía/ciencia-ficción: se tienen que establecer unas reglas y cumplirlas a rajatabla, para que haya coherencia en la historia, lo que no se puede hacer es establecer unas reglas para cambiarlas cuando convenga. Así no funciona la cosa...

En la (esforzada) cinta de Ayer una inmisericorde alta funcionaria del servicio secreto decide armar un superequipo de personas con capacidades especiales, para enfrentarse a cualquier contingencia. Utilizando todo tipo de estrategias de coacción, conseguirá que esta caterva de delincuentes baile al son que toca... de momento, claro. Y eso es todo. Argumentalmente, la historia no da más de sí, y su estructura es bastante simple: presentación de personajes, aparición de una amenaza terrible para la humanidad, reclutamiento forzoso de todos estos malotes para que trabajen para el gobierno, y enfrentamiento. Fin. ¿Que como acaba el enfrentamiento? Je, como si no lo supieras...

Lo único realmente interesante en el film son las apariciones del Joker -aunque el registro creado por Jared Leto resulta bastante ricídulo- y sobre todo de Batman, que aparece en varios momentos cruciales de la historia y que resulta de lo más estimulante. Warner se ha esforzado en que esta película encaje dentro de toda la línea argumental de los superhéroes de DC, que continuará con La Liga de la Justicia y todas las películas en solitario de los superhéroes que la  componen.

No obstante, y a pesar del titánico esfuerzo de Ayer por darle una cierta coherencia argumental -y visual, ya que tiene bastante que ver con las películas de Snyder...- es un disparo fallido, ya que se desaprovecha el potencial de la historia. En cuanto a las interpretaciones, quizás la única que destaque sea la de Margot Robbie, que le da un toque muy cómico a Harley Quinn, la psiquiatra de Arkham que termina convirtiéndose en la novia del Joker.

Aunque esta historia está presente en los cómics DC desde los años 50, Marvel dio una vuelta de tuerca en este sentido con "Actos de Venganza", un cómic mucho más coherente donde se juntaban el Dr. Muerte, Cráneo Rojo, el Mandarín, Kingpin, El Mago y todos los malos de todo el universo Marvel. En cambio estos parecen ser unos aficionados, que además provienen casi todos de Gotham City. Porque ya que estamos hablando de DC... ¿es que Lex Luthor o Brainiac (archienemigos de Supermán) no estaba por allí? ¿Y Siniestro (el enemigo de Green Lantern? Tendríamos que recuperar "Justice" de Alex Ross donde sí que se alían todos los peores para intentar dominar el mundo. Este "Escuadrón Suicida" me parece una (mala y pobre) coalición de perdedores, porque todos han sido detenidos y están en prisión, obligándoles a colaborar con el gobierno. Seguro que a los otros "malos" no les habrían podido domesticar con tanta facilidad....

TRAILER 





No hay comentarios: