Mascotas: Más allá de Toy Story

Mascotas
Director
Guión
Ken Daurio, Cinco Paul
Música
Alexandre Desplat
Con todo tipo de prejuicios fui a ver esta película de animación, que al parecer bebía directamente del el invento funciona. Y lo hace precisamente por lo mismo por lo que a Disney (que por cierto, también es dueña de Pixar…) le fallan ahora casi todas sus películas –y que al parecer, tampoco les importa demasiado-: por el guión.
pretexto argumental de Pixar para su saga “Toy Story” (esto es lo que plantea el trailer, los humanos se marchan a sus quehaceres diarios y, en este caso, las mascotas tienen su propia vida…), pero lo cierto es que

El guión es un compendio de todas las mejores tradiciones de Disney (desde “La dama y el vagabundo” hasta “Los aristogatos”, pasando por la mencionada “Toy Story” y sin olvidar un título calificado por menor dentro del universo Disney pero que a mí me encanta: “Bolt”). De acuerdo, es una especie de Frankenstein de todas esas historias, pero lo bueno es que al final, todo termina encajando, sabiendo conjugar perfectamente todos los elementos –ternura, emoción, aventuras, acción…- y creando la mejor película hasta ahora de esta productora (que también creó superventas que personalmente, no me gustan como “Gru, mi villano favorito” o los famosísimos personajes de los Minions –de los cuales tenemos oportunidad de disfrutar un descacharrante cortometraje antes de la película y en el que estos personajes se dejan abducir por la teletienda para comprar una licuadora…-).

Con la ecuación argumental de “Toy Story” –un perro que vive feliz con su dueña y que ve peligrar su estatus cuando llega otro perro a la casa, o sea, lo mismo de Woody y Buzz lightyear, en versión perruna- la película se va desgranando en una frenética aventura callejera al más puro estilo de “Los Aristogatos” o “La Dama y el Vagabundo” –también hay una historia de amor canino de por medio, con una adorable y peleona perrita que hará lo imposible por volver a encontrar a su enamorado, incluso hacerse amiga de un halcón…-.

Aunque hay cierto aturdimiento en varias partes del film, ya que hay muchas secuencias que resultan visualmente agotadoras –las persecuciones, los golpes, etc.- lo más importante, es que como dije antes, funciona. Y lo hace a varios niveles: lo hace a nivel emocional, -al situar las personalidades de todas las mascotas a la perfección tanto dentro de su propia existencia, como en relación con el contexto de sus dueños-, lo hace a nivel técnico, definiendo visualmente a cada personaje, y lo más importante, lo hace a nivel argumental haciendo que todas las piezas terminen por encajar –como sucede en “Toy Story”- en un final precioso y amable, aunque no carente de un denso almíbar moral, que toca especialmente a los dueños de cualquier tipo de mascota (en lo que yo me incluyo). Vale, vemos venir de lejos el dulzón desenlace… pero tampoco es que importe mucho, porque funciona. La película además utiliza resortes argumentales que están en la mente de todos los que tienen mascotas, desde el abandono, los cuidados, los mimos, el maltrato o la pérdida.

Viendo además la trayectoria en taquilla del film –que ha superado al anterior éxito Pixar, “Del Revés”- podría decirse que a la Disney/Pixar le están pisando los talones con otras cintas de animación como la saga de “Ice Age”, con “Gru, mi villano favorito”, y seguramente con la saga que comenzará con éstas “Mascotas” y que parece que han llegado para quedarse un tiempo, entre otras cosas, porque los personajes lo merecen (desde Max, el chucho protagonista, hasta su enamorada, pasando por el halcón, el gato glotón...hasta el conejito fanático).

Ojalá que el nivel de exigencia con estas películas siga siendo tan alto –se nota el esfuerzo de guión con todos los homenajes a clásicos del cine, desde “Con faldas y a lo loco”, “Grease” o incluso “American Beauty”- y no caiga en las intenciones mercantilistas de Disney de hacer un blockbuster de animación por año para vender merchandising y entradas para sus parques temáticos, convirtiendo sus antaño maravillosas obras de arte animadas en burdos anuncios con bastante poco interés. Y por cierto, quédate tras los títulos finales, porque hay secuencia "sorpresa" que merece la pena (y otra vez, igual que en "Toy Story"...). 

TRAILER

No hay comentarios: