La llegada: Cuánto mal ha hecho Malick al cine...

La llegada
Director
Guión
Eric Heisserer (Relato: Ted Chiang)
Música
Jóhann Jóhannsson
Fotografía
Bradford Young
Reparto

,
Lo peor no es intentar copiar a un genio. No. Lo peor es intentar copiar a un tarugo. Porque si eres razonablemente bueno, si copias a un genio puedes llegar a ser aceptable. Pero si copias a un tarugo, por muy bien que lo hagas, no vas a llegar a nada. Digo todo esto, porque Villeneuve tenía que haber ido directamente a la fuente, y no a los afluentes: si copias a Kubrick, igual puedes hacer algo aceptable -sin llegar a la genialidad del maestro, claro-. Pero si copias a Malick -uno de los más inexplicablemente sobrevalorados directores en la historia del cine, adalid de la pedantería más insulsa...-, entonces el batacazo está asegurado, que es precisamente lo que le ha pasado con esta película.

Salvando a la que es para mí, la más grande película en la historia del cine, esto es, "2001, una odisea del espacio", la ciencia ficción metafísica no ha solido llegar a buen puerto cuando se ha intentado, incluyendo el "Interestellar" de Nolan, otro fallido -aunque no chirriante- film que rezumaba pedantería y pretenciosidad a ratos. Pero lo de "La llegada", ha sido de traca. Mejor dicho, de mascletá. Más que nada porque ha hecho justo lo que no se debe hacer en una película de ciencia ficción, a saber: A) no plantear las "reglas" para hacer creíble un relato; B) no seguir una relativa coherencia con la historia; y lo que es peor C) engañar al espectador. Así como suena. Se meten en tantos berenjenales, que al final te sientes totalmente engañado por un relato que se retuerce para intentar "quedar bien" con la intención final de la historia.

Sí, el planteamiento es de lo más sugerente (aunque lo hayamos visto muchas veces): 12 naves extraterrestres aparecen en la tierra y el gobierno de los Estados Unidos (¡cómo no!) pide ayuda a una gran lingüista para desentrañar el mensaje lanzado por los alienígenas, mientras que las restantes 11 naves -desperdigadas por 11 lugares diferentes, desde China a Venezuela- intentan ser comprendidas por los 11 países restantes -y algunos de manera más beligerante y militar, como Rusia, China, (¡cómo no!) etc. También son sugerentes los recursos visuales, e incluso los propios extraterrestres (aunque a estas alturas ya estemos curados de espanto, de tantos y tantos que hemos visto...).

Pero pronto este titubeante, aunque prometedor inicio empieza a desensamblarse, a derrumbarse como un castillo de naipes. Y lo que es peor, timando al espectador con un trile bastante chapucero, de los que se cogen a la primera de cambio. Eso es precisamente lo que más me indignó de toda la película. Incluso más que las pretenciosas y empalagosas imágenes metidas con calzador al estilo Malick (qué daño ha hecho este hombre a la historia del cine, madre del amor hermoso...) simplemente "porque quedan muy bonitas". Por cierto, que la banda sonora de Jóhannsson no solo me parece nada efectiva para la película, sino incluso totalmente ridícula en varias ocasiones.

Es una verdadera lástima que la intención y filigranas narrativas de "La historia de tu vida" de Ted Chiang, brillante relato literario en el que se basa esta película, no estén correctamente encajadas en esta decepcionante película, por mucho que el autor literario haya participado en el guión -experimento éste que no suele funcionar nada bien, ya que un escritor no suele conocer los mecanismos y el lenguaje audiovisual, que no suele coincidir normalmente con los de los libros, y la ayuda de Eric Heisserer (por otra parte, un guionista mediocre...) no ha sido precisamente lucida-. Aunque el cine te de la capacidad para jugar con el tiempo y puedas rescribirlo, hay que conocer muy, muy bien todos los resortes y ajustarse a ellos para no terminar desconcertando al espectador. A bote pronto recuerdo filmes como "Primer" o "Memento" o "Código Fuente", donde ése manejo está bien articulado. Pero lo que no se puede es intentar vender una historia, y luego dar otra (y no sigo a riesgo de hacer spoiler, algo que me tengo prohibido hacer en mis críticas desde hace muchos años).

Las esforzadas interpretaciones de Amy Adams, como siempre encantadora, y sobre todo de Jeremy Renner -un crack donde los haya- no son suficientes para dinamizar esta historia que va paulatinamente palideciendo en un desarrollo bastante lento y pesado para desembocar en una completa decepción, una engañifa barata para salvar los muebles. Tiemblo al pensar que el individuo que ha dirigido este film sea precisamente el que vaya a hacer la nueva versión de "Blade Runner", por mucho que estén implicados Harrison Ford y Ridley Scott. Esperemos que por lo menos no se acuerde de Malick... 
TRAILER


No hay comentarios: