Una vida a lo grande: No aprovechar el impulso

Una vida a lo grande
Dirección
Guion
Alexander Payne, Jim Taylor
Música
Rolfe Kent
Fotografía
Phedon Papamichael
Reparto
, , , , , ,, , , , ,, , , ,, , , ,, , , , ,, , , , 
Antes que nada, quiero dejar claro que Alexander Payne me parece lo más parecido a lo que puede ser un autor en el Hollywood actual. Sus películas no solo son mucho más profundas de lo que parecen (y que se disfrazan de trivialidades diarias como una jubilación -"A propósito de Schmidt"-, una herencia -"Los descendientes"- o la vejez -"Nebraska", que tiene uno de los mejores finales de la historia del cine...) sino que encima tiene la insólita capacidad de dotar de un gran sentido del espectáculo a sus películas. Y para ello no hace falta una gran producción, ni unos recursos espectaculares, basta con un guión fascinante y unos diálogos impecables.

Desde que vi el original tráiler sentía mucha curiosidad por este futuro distópico que Payne planteaba, con la referencia ineludible del clásico de Ciencia Ficción "El increíble hombre menguante" -uno de mis títulos de referencia-, pero haciéndola evolucionar en un entorno social de la actualidad y prolongando los efectos inevitables del empequeñicimiento en la vida actual. Y hay que decir que esa fantasía está ejemplarmente planteada... pero muy deficientemente rematada.

Un matrimonio de clase media está asfixiada a base de pagar impuestos y gastos, y ven la solución de sus problemas entrar a formar parte de una comidad "Ociolandia" en la que sus ahorros se convierten en una gran fortuna con la que vivir como privilegiados el resto de su vida, con la única salvedad que tendrán que ser reducidos de volumen casi al 95% de su tamaño real. Esta reducción, además de arreglar todos sus problemas económicos, resulta que es -según los científicos que la inventaron- la única salida sostenible a la superpoblación mundial... claro que el destino les tiene preparada una sorpresa bastante grande.

Damon, más fondón de lo habitual, compone bien al personaje principal de esta historia que se va deshinchando por momentos hasta llegar a un final bastante decepcionante, sobre todo porque resulta no sólo errático, sino insuficiente para rematar una historia con tantas posibilidades como esta. El ritmo decae notablemente a partir de que conocemos todas las reglas de ese mundo miniaturizado (y que también me hizo recordar la ciudad Kryptoniana de Kandor, que fue miniaturizada por Brainiac, el villano extraterrestre que coleccionaba culturas y que es uno de los mayores enemigos de Supermán), y en realidad todo queda muy deslabazado.

En cuanto que Payne empieza a desarrollar la historia hacia una reflexión social de refugiados, diferencias económicas, frustraciones sociales, empeños planetarios y reflexiones trascendentales, todo empieza a resquebrajarse y a perder todo el interés que se suscita en el planteamiento. Todos los recursos cómicos que podrían haberse desarrollado con esta magnífica premisa quedan fuera de la historia, inexplicablemente, ya que daban muchísimo juego en el tráiler.

Si en "Nebraska", aún siendo una obra magna, había un desarrollo lento (y algo aburrido) para acabar en un final esplendoroso, ahora tenemos un arranque fascinante que va perdiendo interés en su desarrollo para terminar en un final que te deja realmente con muy mal sabor de boca, sin haber sabido aprovechar el impulso de una historia que podría haber sido un verdadero revulsivo en el actual panorama cinematográfico, mezclando ciencia ficción con cine social. 

TRAILER

No hay comentarios: