De lo inglés a lo yanqui

Increíble pero falso

No te llames a extraños: ya está todo inventado. Por chocante que pueda parecer el planteamiento de esta película –que lo es sin duda, plantear una realidad paralela a la nuestra en un mundo donde no existe la mentira… (¿Qué harían los vendedores allí?¿y los abogados?)- ya la hemos visto. Es decir, no esta misma, pero seguro que recuerdas “Atrapado en el tiempo”, protagonizada por Bill Murray allá por 1993. Y también recordarás “Mentiroso compulsivo”, “Como Dios” y “Di que sí”, todas ellas protagonizadas por Jim Carrey. Bueno, pues mezclándolo todo y agitándolo con una nota de perversa visión europea del modo de vida norteamericano, tenemos la primera incursión como director en Hollywood del guionista y también actor Ricky Gervais, más conocido por sus series de televisión “The Office” –en la versión británica- y “Extras”. Lo cierto y verdad es que el planteamiento es sugerente: a un fracasado guionista de un mundo donde todos dicen la verdad…se le ocurre decir la primera mentira, ocasionando no solo un cambio radical en su vida, sino también en el mundo entero. Los chistes del film están bien ubicados, y se nota el valor de producción (con apariciones como la de Philip Seymour Hoffman o del mismísimo Rob Lowe) pero me temo que Gervais empieza a desvariar y el argumento va progresivamente degenerando hasta convertir la fina ironía del comienzo del film en un trazo grueso y demasiado grosero, cercano a la pura y simple escatología; personalmente, acepto todo tipo de recursos a la hora de plantearme una película de humor, y mucho más si plantea algo “paranormal” –entiéndase como algo que se sale de lo normal, solo faltaba que habláramos ahora de fantasmas…- pero lo que me parece por menos que lamentable es que el tono cambie a tenor de no encontrar más recursos humorísticos si sigue uno las reglas que el guión plantea. Eso sí, la capacidad de Gervais en auto ridiculizarse permanece intacta, al igual que en todos sus guiones e interpretaciones, solo que en esta ocasión a base de hacer chistes demasiado bastos, la capacidad de emocionarse con el desenlace queda bastante mermada y el tono se rompe nuevamente. Es como si empezáramos a ver una película británica, de humor incisivo inglés, agudo, inteligente, mordaz e incluso cruel, y termináramos viendo cualquier producto made in Hollywood, políticamente correcto, de resultado facilón, chistes trillados y recursos ridículos, un producto totalmente yanqui. Toda la sorpresa inicial por tan inteligente broma, resulta un despropósito al final, quedando realmente empañada la intención inicial y ni siquiera las muecas divertidas de Gervais, las vertiginosas curvas y encanto de Garner o la circunspecta mirada de Lowe (que está sembrado en este film, confirmando una vez más su excelente bis cómica) consiguen mejorar lo que podría haber sido el gran desembarco de Gervais a nivel internacional. Si, es más entrañable y pellizcable que el gesticulante Carrey, pero el cómico canadiense ya tiene un serio rival para quitarle el puesto en este tipo de cintas, y se llama Steven Carrell, curiosamente el mismo actor que interpreta el papel de Gervais en la adaptación de “The Office” en su versión norteamericana...

TRAILER

1 comentario:

Ichabod Crane dijo...

Nada que objetar a la crítica. No he vito la peli y, la verdad que tampoco me llama demasiado la atención. Pero hay una cosa que no entiendo, por parte de los medio y por la tuya: el endiosamiento de Carell como estandarte de la nueva comedia. ¿De verdad es para tanto? Cierto es que The Office tiene su punto, pero es que en cine no veo que haya dado en el clavo con los papeles que ha interpretado en comedia. Es más, ha demostrado mejores dotes para la tragicomedia. Es más Noche Loca es mala, mala. Sin chispa, plana, predecible...Por lo menos no llega a la hora y media.
Un saludo