Princesas 2.0

Brave (Indomable)
DIRECTORMark Andrews, Brenda Chapman, Steve Purcell
GUIÓNMark Andrews, Steve Purcell, Brenda Chapman, Irene Mecchi (Historia: Brenda Chapman)
MÚSICAPatrick Doyle

La cosas avanzan que es una barbaridad, parafraseando a Don Hilarión. Y las princesas, más. Y si no que se lo digan a nuestro príncipe Felipe. Pues si las princesas de verdad cambian, las de dibujos animados ya ni te cuento: se acabaron las versiones almibaradas de sueños y suspiros mientras esperaban al príncipe azul, o se resignaban a vivir unas vidas infames hasta que un hada o algún personaje mágico las salvara. Tararí que te vi. Ahora se arremangan las enaguas, pasan del mandato de los padres (o sea, de los reyes... ¿princesas republicanas?) y montan a caballo mejor que el Llanero Solitario. Y cogen el toro por los cuernos, decidiendo su propio destino, antes de twittearlo, publicarlo en su blog y en facebook.

Ya en los pasados ochenta Disney hizo evolucionar todos sus iconos, con Alan Menken y Howard Ashman trastocando (con el beneplácito de Jeffrey Katzenberg, que luego se separaría de la gran compañía para montar Dreamworks y crear la evolución más grande de los cuentos infantiles, con "Shrek" y toda su mitología) el ADN de las princesas con Ariel ("La Sirenita") y Bella ("La Bella y la bestia") como máximos exponentes de por dónde iban a ir los tiros a partir de ahora: se acabaron las muñequitas perfectas, resignadas y que dejan al azar su futuro.

Esa tradición ha ido cristalizando para encontrar su referente perfecto en Pixar, una compañía que ya es la única que realiza películas de animación en Disney, tras prácticamente clausurar sus estudios de animación convencional 2D con una obra realmente apreciable, "Tiana y el Sapo". Pixar ha sabido recoger toda la tradición Disney para "humanizar" juguetes, objetos y todo tipo de personajes, haciéndolos más contemporáneos. Ahora ya nadie puede decir que "vives en una fantasía de princesas Disney", sencillamente porque equivaldría a decir -aproximadamente- a decir que vives en el mundo real. Eso es un alivio, ya que la ensoñación tiene unos ciertos límites, y por otro lado es mucho más fácil ironizar con todo teniendo un referente más cercano.

En el caso de "Brave", Pixar ha apostado por la Escocia medieval -con una clara referencia a William Wallace, el personaje que sirvió a Mel Gibson para realizar "BraveHeart"-, en la que una princesa de lo más rebelde, Merida, se resiste a doblegarse a lo que se espera de ella, que no es otra cosa que elegir marido entre los tres hijos de los nobles de lugar. Su madre, la reina, tiene todo dispuesto para que la tradición se perpetúe, y el bonachón de su padre, el rey, sólo quiere ver felices a todos. Claro que la niña, igual de rebelde que su rizada melena pelirroja, decide cambiar la historia buscando en la magia la solución de sus problemas...

No vamos a descubrir ahora la excelencia en la perfección formal de los productos Pixar, que cada vez se mejoran estética y técnicamente (el dominio de las texturas digitales es de tal nivel que parecen dibujos a los que se les ha superpuesto pelo real...). Argumentalmente, es un producto liviano, complaciente, y para nada tiene la vocación de trascendencia de otras cintas Pixar como "Toy Story" (cualquiera de sus partes), "Los increíbles" "Up" o "Wall-E". No obstante, comparte esa diversión, esa locura bien orquestada que aunque previsible en muchos casos, hace que disfrutemos ante un producto brillantemente manufacturado y que dramáticamente funciona a la perfección. Todo avanza según lo previsto, y el desenlace final resulta de lo más satisfactorio. Aunque el equipo de realizadores sean los suplentes, y no estemos en la primera división de Pixar, hay que reconocer que la impronta de calidad está presente. Por supuesto hay que recordar que antes de la película tenemos oportunidad de disfrutar de un maravilloso cortometraje animado llamado "La luna", dirigido por Enrico Casarosa y con música del gran Michael Giacchino, del que únicamente diré que es probablemente uno de los más bellos y poéticos que haya visto en muchos años. Merece la pena ir a ver la película, además de por la propia cinta, por este precioso y emotivo corto. Palabra.

El trabajo de ambientación y producción es realmente impecable, y las canciones de reminiscencias celtas son francamente preciosas, encajando con la grandeza de los paisajes recreados por unos dibujos sobrecogedores. En resumen, un producto de lo más recomendable a la hora de disfrutar sin muchas exigencias de un entretenimiento liviano, que de seguro encantará a los más pequeños. Y vamos a olvidarnos ya de las historias blancas (o rosas) de las princesas, porque ahora la princesa más dulce es capaz de coger una espada o un arco, y portarse más ardorosamente que el mismísimo Brave(Heart).

TRAILER



TRAILER CORTOMETRAJE "LA LUNA"

No hay comentarios: