Plan de Escape: Los abuelos golpean dos veces

Plan de Escape
Director: Mikael Håfström (AKA Mikael Hafström)
Guión: Jason Keller, Miles Chapman
Música: Alex Heffes

Tienes que entender una cosa: los que ya pasamos de los cuarenta y hemos vivido la edad dorada del cine de acción de los ochenta en primera persona, coreando cada puñetazo de las grandes estrellas del género -esto es, Stallone, Schwarzenegger, Willis, Van Damme, Chuck Norris y demás...- disfrutamos de lo lindo viendo de nuevo a las viejas glorias hacer de las suyas. Por lo menos yo siento ese "guilty pleasure" a la hora de ver películas como "Los Mercenarios", con todos los iconos reunidos y auto homenajeándose con sus propias claves. Por eso una película como esta es como un regalo, un juguete actualizado que sigue funcionando y que, aun a sabiendas de todas sus faltas y carencias, es de lo más disfrutable. Es como cuando encontramos un antiguo juguete de nuestra infancia, y aunque no tenga la capacidad de un videojuego de la XBox, conserva intacto ese encanto. Más que nada por el recuerdo que tenemos de él, no nos engañemos. Claro que estoy seguro que a las generaciones más jóvenes, les resultará por poco que chocante ver a dos sesentones protagonizando una historia que encajaría mejor en dos chavales de 20 o de 30...
 
El caso es que replicando en parte el éxito de películas como "Cara a cara" y sobre todo "Fuga de Alcatraz" -un modelo que le funcionó perfectamente a Clint Eastwood- los dos grandes pilares del cine de acción de los 80 vuelven con toda la fuerza, intentando resolver un problema de los gordos. Un señor tiene el insólito trabajo de probar la seguridad de las prisiones con un método aún más inusual: escapándose de ellas. Pero el reto va a subir de nivel cuando, después de ser ingresado en la prisión tecnológicamente más desarrollada, todos sus planes se vienen abajo y sólo será ayudado por otro preso con el que urdirán un plan de escape.
 
Hay poco más que decir de este film, que no es más que un objeto banal de entretenimiento sin más, que no va más allá de una tarde de palomitas, refresco y gritos en el cine. La pena es que tanto Stallone como Schwarzenegger están pasadetes, y aunque hacen bien sus respectivos papeles, ya no están para estos trotes y el cine no puede maquillar los más de 65 años que tienen los protagonistas. Un reparto de secundarios cuidadísimo entre los que están Vincent D'onofrio, Sam Neill y Jim Caviezel y una dirección convencional del sueco afincado en los USA, Mikael Hafström le dan al film un toque premium, pero no deja de ser una producción de andar por casa, de esas que vemos un fin de semana después de comer en cualquier televisión.
 
TRAILER
 


No hay comentarios: