La Vida Inesperada: Inesperada de verdad

La Vida Inesperada
Director: Jorge Torregrossa
Guión: Elvira Lindo
Música: Lucio Godoy, Federico Jusid
Fotografía: Kiko de la Rica
Reparto: Javier Cámara, Raúl Arévalo, Carmen Ruiz, Tammy Blanchard, Sarah Sokolovic, Gloria Muñoz, Juan Villareal

Tengo que confesar que el cine español está subiendo enteros a pasos agigantados: será por la crisis, por las ganas de ser competitivos, porque el modelo de negocio está cambiando, porque el público demanda otro tipo de productos... pero parece que la producción media de nuestro cine está mejorando notablemente. Y ya era hora, porque estábamos un poquito hasta las narices no solo de los mismos dinosaurios que a nadie interesa lo que hacen, sino también de las temáticas que se repetían una y otra vez.

Torregrosa, del que aunque esté curtido en series de TV como "Gran Hotel", "Tierra de Lobos", "La Señora" o "Herederos", perpetró una de las más decepcionantes producciones en muchos años con "FIN" -adaptación de una novela que era un completo desastre-, ahora ha hecho un film que sin ser nada original -ahí tenemos "La línea del Cielo", que Fernando Colomo dirigiera allá por 1983- tiene momentos muy emotivos, diálogos brillantes (gracias a Elvira Lindo) e interpretaciones que rozan la genialidad, sobre todo por parte de Javier Cámara, el que es para mí uno de los mejores actores del panorama actual.

El protagonista del film es Juanito, un actor de tercera que malvive en Nueva York con varios trabajos que le permiten sobrevivir. En ese entorno cogido con alfileres, y falseado a su familia que sigue viviendo en Alicante, se encontrará con su primo que llega a la ciudad y que es su antítesis: guapo, inteligente, triunfador, y con una suculenta oferta de trabajo en la ciudad más compleja del mundo. El encuentro entre los dos será una auténtica conmoción que removerá las bases no solo de las vidas de ambos, sino también de todo su pasado en común.

Inteligentemente planteada, y aún mejor resuelta, una de las pocas cosas que me ha resultado sorprendente es que, a pesar de la fantástica fotografía de Kiko de la Rica, que hace que te enamores (aún más) de Nueva York, tiene momentos en los que rompe todas las reglas técnicas de la realización y directamente, la caga, con secuencias que parecen hechas por estudiantes de primero de comunicación audiovisual. ¿¿?? Quitando esas desconcertantes secuencias, impropias tanto para un director de fotografía como éste, como para un director tan curtido en el lenguaje televisivo, es una película voluntariosa, una tragicomedia que invita a pensar, y que contiene algún que otro momento de gran profundidad.

Pero insisto, no cuenta nada nuevo: esa reflexión sobre la vida, los sueños no cumplidos, los giros azarosos que se producen en la existencia...ya lo hemos visto en infinidad de ocasiones. Y también en la ciudad de Nueva York (que le pregunten a Woody Allen). Pero ver a actores españoles encajados en esa historia, con una buena narrativa, una dirección inteligente y ágil, por supuesto, un marco incomparable e hipnótico (las luces de la ciudad que nunca duerme son inimitables, así como el toque "backpacker" que casi permanentemente tiene el lugar que es llamado "el actual centro del mundo") y unos temas universales resulta siempre gratificante, e inesperado. Una fórmula que ha funcionado, sin aspavientos y con cierta complacencia, pero ha funcionado. Tan satisfactorio, como inesperado, igual que el título.
 
TRAILER


No hay comentarios: