Chappie: Qué desperdicio...

Chappie
Director: Neill Blomkamp
Guión: Neill Blomkamp, Terri Tatchell
Música: Hans Zimmer
Fotografía: Trent Opaloch
Reparto: Sharlto Copley, Dev Patel, Hugh Jackman, Sigourney Weaver, Jose Pablo Cantillo, Miranda Frigon, Brandon Auret, Sean O. Roberts, Ninja, Yolandi Visser, Robert Hobbs, Dan Hirst, Eugene Khumbanyiwa, Paul Hampshire, Kevin Otto

No puedo evitarlo: cada vez que voy a ver una película de Blomkamp, salgo cabreado. Es capaz de plantear arranques interesantísimos en sus películas (alienígenas que se convierten en inmigrantes ilegales en la tierra, un futuro donde una élite vive en un satélite lleno de lujos mientras que el planeta agoniza, un cuerpo de policía robótico y dentro de él aparece una inteligencia artificial auténtica…) para luego cagarla a base de bien. Y luego, cagarla todavía más.

 ¿Quién le mandaría a este señor dejar los efectos especiales, que es donde empezó? Recordemos que suyos fueron los deslumbrantes efectos visuales de “StarGate”, de “Smallville”, de “Dark Angel” y ahí lo borda: le da un toque de realidad insuperable a sus inventos. Pero la mayoría de las veces nos olvidamos que el efecto especial más valioso es la idea de la que parte un guión. Aquello que se le ocurre a un autor para contar una historia y que resulte interesante, amena, que sepa atraparte, que tenga personajes atrayentes, creíbles… que nos haga sentir, sufrir, emocionarnos. Eso sí que son efectos especiales, y no lo demás.

Estamos en el 2016 (vamos, dentro de un ratito…) y ahí resulta que se ha inventado una tecnología androide para sustituir a la policía por unos robots llamados “Scouts” que casi consiguen erradicar a toda la delicuencia común. Claro que por el contrario, los delincuentes que consiguen salir adelante son los más peligrosos que jamás hayas podido imaginar. En ese mundillo un grupo de droguetas tiene la idea de secuestrar al inventor de los robots para obligarles a neutralizarlos para él…

Y ya empezamos con la guasita… ¿el inventor de la tecnología que va a cambiar la humanidad es un becario que no tiene donde caerse muerto, un friki con una casa en un barrio periférico lleno de cables? ¿No sería normal que fuera un cerebrito tipo Zuckenberg o Steve Jobs, que fuera millonario y que la misma empresa le tuviera superprotegido ante cualquier sospecha de que se quebrara la seguridad establecida por robots? Y otra cosita, sólo por apuntarla: ¿no es un poco chocante que cuatro farloperos majaretas tengan la idea de este secuestro? ¿y cómo es que no se le ha ocurrido a nadie más? (véase, otros delincuentes más refinados, empresas rivales, etc.).

En fin, un guión que encima hace aguas mezclando de manera bastante esquizofrénica elementos de comedia, acción, ternura… de forma que es prácticamente imposible conectar con unos personajes dibujados a brochazos. Incluso uno de los malos de la película –un Hugh Jackman que a base de tampoco estar dirigido bien, hace el ridículo- no encaja ni con cola. Para colmo, hay referencias visuales a Robocop que son más que evidentes. Bueno, con mejores efectos visuales, pero eso tampoco hace ni justifica este plagio (no ya homenaje).

Desquiciada, delirante, sin tener un sentido del humor inteligente, incapaz de conectar con el espectador…y encima con un título realmente estúpido. Tiene todas las papeletas para ser el gran fracaso de la temporada. Un gran desperdicio, porque con un arranque interesante se podría haber contado una historia mucho mejor. Blomkamp es único para plantear un marco, un lienzo en el que contar una historia. El problema es que luego no la cuenta. O no sabe.

TRAILER


No hay comentarios: