Batman vs. Supermán: El Amanecer de la Justicia: Un empacho a gusto

Batman Vs. Supermán:
El Amanecer de la Justicia
Director
Guión
David S. Goyer, Chris Terrio (Historia: David S. Goyer, Zack Snyder)
Música
Hans Zimmer, Junkie XL
Fotografía
Larry Fong
Reparto
Ben AffleckHenry CavillAmy AdamsJesse EisenbergGal GadotDiane Lane,Laurence FishburneJeremy IronsHolly HunterScoot McNairyCallan MulveyTao OkamotoBrandon SpinkLauren CohanMichael ShannonHugh MaguireJason MomoaEzra MillerRay Fisher
Tic, tac, tic, tac... no sé si era mi corazón palpitando o el reloj sonando mientras esperaba para ver el encuentro cinematográfico más esperado desde... qué se yo. Batman y Supermán, nada más y nada menos, señores, toma ya. Y producido por Christopher Nolan, el creador de la mejor saga del hombre murciélago (Batman Begins, The Dark Knight y The Dark Knight Returns). Vale que el director era Zack Snyder, un señor con cierto talento pero que metió un poco la pata con "Watchmen" -la que podría haber sido la película de superhéroes definitiva-, pero también es cierto que la anterior incursión en el personaje de Supermán, "El Hombre de Acero" no estaba nada mal, a pesar de su excesiva grandilocuencia y secuencias de destrucción. Así que no sabía si apostar al rojo o al negro (en mi caso, lo tengo claro porque he sido de Batman de toda la vida).

Así a bote pronto, hay que decir que todos los seguidores de los cómics y de los personajes quedarán más que saciados, porque hay ración doble de aventuras, de secuencias de acción espectacularmente rodadas, ideadas y montadas, y para colmo, entroncando con todo el universo de DC cómics y preparando bien el terreno para "La Liga de la Justicia", el grupo de superhéroes más famoso de la historia (sí, más famoso que "Los Vengadores", ya que fueron anteriores, y entre los que están Supermán, Batman, Wonder Woman, The Flash, Aquaman y Cyborg, entre otros...).

Pero centrémonos, que hay mucho que contar, aunque el título (y la fastuosa campaña de publicidad, que ha costado más que la película) lo dice ya todo: el núcleo de la historia es el enfrentamiento entre El Hombre Murciélago y el Hombre de Acero. Dos formas de entender la justicia: mientras que uno es un multimillonario atormentado por la muerte de sus padres que decide tomarse la justicia (o más bien, la venganza) por su mano, el otro es un extraterrestre que intenta por todos los medios -y siguiendo las enseñanzas de su padre terrestre adoptivo- hacer el bien. ¿Que cómo se enfrentan? Bueno, pues hay un personaje que se dedica a meter cizaña a base de bien entre los dos superhéroes y que al final consigue que se peleen a muerte. Claro, es Lex Luthor, el archienemigo de Supermán... Claro, éste es el centro y arranque de la historia, pero en realidad hay más cosas y más personajes, que tampoco vamos a desvelar -aunque el tráiler lo haya hecho...-.

Intentaré responder, en la modestia de mi reflexión, a todas las preguntas que todos nos hemos hecho antes de ver la película: ¿Está bien Ben Affleck como Batman? Sí, está más que bien. De hecho es de lo mejor de la película, junto a Jeremy Irons, que compone a un inmejorable Alfred (sin nada que envidiar al Michael Caine de la saga Nolan ni al Sean Pertwee de la serie televisiva "Gotham"). ¿Hay pelea entre Batman y Supermán? La hay y creo que nadie saldrá defraudado del gran duelo, heredero del que Frank Miller planteó en el cómic "El Regreso del Caballero Oscuro" tanto en estética como en evolución (e incluso en resultados... y hasta aquí puedo leer). ¿Está bien el casting? Bueno, además de la repetición de todos los personajes de "El Hombre de Acero" (Lois Lane, Martha Kent, el General Swanwick, Perry White, Jonathan Kent...) hay que añadir a los ya mencionados Affleck, Irons, a la relativamente desconocida  -a excepción de por últimas películas de la saga "Fast & Furious"- modelo israelí Gal Gadot, como una convincente Wonder Woman (aunque su presencia argumentalmente está algo traída por los pelos...) y por supuesto a Jesse Eisenberg como el malvado Lex Luthor, al que personalmente lo veo algo sobreactuado y pasado de vueltas, en un registro más cercano al Joker -el archienemigo de Batman- que al de un personaje taimado e inteligente como Luthor debería ser.

Como ya hemos visto en acción a Supermán, hay que decir que aquí la gran estrella del show no es Clark Kent, sino Bruce Wayne en todo su esplendor y con todos los elementos propios del universo Batman: gagdets y tecnología a manta, preparación física y mental digna de Esparta, peleas espectaculares, dotes detectivescas y deductivas dignas de Sherlock Holmes, elegancia y presencia...y el currazo que se ha pegado Ben Affleck para tener un físico rocoso, con el pecho como el de un palomo y unos brazos con músculos como jamones. Vamos, un Batman perfecto, diría yo. Incluso con un punto de ironía y humor que va más allá del de Nolan, pero sin caer en el ridículo.

Es una obviedad decir que los efectos visuales son buenos, porque no son buenos: son espectaculares. Pero esta cinta comete el mismo error que "El Hombre de Acero": el exceso. Todo es excesivo: las peleas son excesivas, tanto en destrozos como en duración. Los enfrentamientos, los reencuentros... y todo tiene el tono grandilocuente, profundo de la anterior película de Supermán de Snyder. Esto a veces funciona, pero hay veces que termina por agotar. Incluso el guión resulta algo recargado: no hacía falta añadir tantos elementos para contar esta historia. Creo que aligerando los factores de la ecuación habría quedado una película más ligera, más liviana, más "digerible". Claro que esta apreciación es algo subjetiva, porque yo como amante de los cómics (y especialmente, de Batman, que es mi personaje de toda la vida...) la he disfrutado de lo lindo. Pero creo que menos elementos en el guión habrían sido una buena opción: con Batman, Supermán y Lex Luthor (además de todos los secundarios) habríamos tenido de sobra. (y esto casi podría confirmar un rumor que ha surgido con esta película, que dice que tras finalizar el rodaje y hacer el montaje final, volvieron a rodar algunas escenas para "completar" la película...recurso éste, por cierto, que le valió a la franquicia de Spiderman dos grandes batacazos en "Spiderman 3" y "The Amazing Spiderman 2: el poder de Electro", con una gran sobrecarga de personajes).

Resulta curioso que con DC y Marvel ha pasado un fenómeno extraño: antes Marvel aportaba calado y profundidad a sus personajes, haciéndolos adultos, complejos, llenos de aristas (Spiderman era un adolescente con problemas, Iron Man era un niño mimado medio alcohólico, los Xmen eran unos desadaptados rechazados por la sociedad que sufrían racismo, el Capitán América era un anacronismo...) y DC tenía a los personajes más infantiles, más planos (Supermán era todopoderoso, Batman resolvía todos los enigmas por difíciles que fueran con sus trucos y aparatos...). Pero desde que Disney compró Marvel, todo eso se ha invertido: ahora los superhéroes creados por Stan Lee y Kirby son ñoños, para niños. Y los DC -seguramente a raíz de giros argumentales como los de Miller, Ross y otros- se han hecho mucho más adultos, con problemas y de una densidad argumental realmente profunda. Y por supuesto, sin renunciar a todos los puntales dramáticos de los cómics.

Pero aún así ¿Es disfrutable? Mucho, como un juguete bien engrasado. Nadie saldrá defraudado porque son más de dos horas y media a tope de adrenalina, regodeándose de lo que todo el mundo espera. Hay ración extra y doble de todo. Quizás ése sea el único problema del film, que es un poco empalagoso porque a veces es mejor quedarse con la miel en los labios que pegarse un atracón de torrijas (bañadas en miel). No obstante... ¿a quién no le gusta de vez en cuando un buen atracón de torrijas? Y si te las sirven Batman y Supermán, mejor que mejor. Un empacho a gusto. 

TRAILER

No hay comentarios: