Bertolucci aclara la polémica sobre la escena de 'El último tango en París'

La polémica sobre la escena sexual de 'El último tango en París' ha provocado tal ola de indignación y, sobre todo, desinformación, que el propio Bernardo Bertolucci ha lanzado un comunicado donde matiza sus declaraciones de hace tres años y en las que aclara el punto más relevante de la controversia, Maria Schneider sí conocía la violencia de esa escena. El cineasta ha aclarado sus palabras y ha especificado que lo que indignó a la actriz fue "el uso impropio" de la mantequilla, algo de lo que no se le informó antes de rodar la secuencia.
El último tango en París

Ha sido en un comunicado oficial en el que el realizador de 'El último emperador' y 'Soñadores' ha aclarado el caso sobre la polémica escena y rechaza las informaciones que apuntaban que la violación mostrada en la cinta era real o que la actriz desconociese que iba a rodar una agresión sexual. "Quisiera aclarar, por última vez, el ridículo error que sigue alrededor de 'El último tango en París' en medios de todo el mundo", explica.
El cineasta continúa: "Hace unos años, alguien de la Cinémathèque Française me preguntó por los detalles de la famosa escena de la mantequilla de Marlon Brando y Maria Schneider, aunque quizás no fui lo suficiente claro, que decidí no comunicarle a Maria el uso de la mantequilla en la escena. Busqué que tuviese una reacción espontánea a un uso tan impropio. Hay personas que han creído que ella no estaba informada de que, en la escena, iba a violarla. Eso es falso. Maria lo sabía de antemano porque leyó el guión y ahí todo estaba descrito".

"La escena estaba prevista"

"Lo que sí varió respecto al guión sobre la idea de la mantequilla. Eso fue lo que ofendió mucho a Maria, según supe varios años después. A Maria no le molestó la violencia mostrada en la escena, puesto que estaba prevista", explica. Además, el realizador habla sobre la gente que cree que la escena es real, "consuela a la par que aflige que aún haya personas que sean tan naif que crean que lo que se ve en el cine esté sucediendo de verdad. Desconocen que, en el cine, el sexo es la mayor parte de las veces ficción y probablemente crean que John Wayne cuando disparaba a un enemigo, era real", termina.
El último tango en París

En el vídeo de las declaraciones, que filtró un blog en castellano durante el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el cineasta fue muy ambiguo en sus declaraciones, en las que comentaba que no le dijo "lo que iba a suceder" porque quería "ver su reacción como chica, no como intérprete" y que reaccionase "al acto de humillación, que sintiese los gritos".
La actriz, que después de la película trabajó con reconocidos cineastas como René Clément, Micheangelo Antonioni, Jacques Rivette, Luigi Comencini o Josiane Balaskoy con actores de la talla de Jack Nicholson, Geraldine Chaplin, Gérard Depardieu o Lucia Bosé, declaró en 2007 lo desagradable que fue filmar esa escena"Debí haber llamado a mi agente o tener a un abogado presente en el set, porque no puedes obligar a alguien a hacer algo que no está en el guión, algo que no sabía. Marlon que me dijo que no me preocupase, que era sólo una película, pero durante esa escena, incluso sabiendo que no era real, lloraba de verdad. (...) Me sentí humillada y, para ser honesta, un poco violada, tanto por Marlon como por Bertolucci. Después de la escena, Marlon no me consoló ni pidió disculpas. Afortunadamente, sólo fue una toma".

Schneider fue amiga de Marlon Brando en los años posteriores

Sobre si era real o no la escena, la actriz, fallecida por un cáncer en 2011, en la misma entrevista comenta: "Por supuesto que no. No había atracción entre nosotros. Para mí, él era como una figura paterna y yo era como una hija para él. Me dijo una vez que le recordaba a su hija Cheyenne por mi cara. Además, me dio varios consejos sobre la industria cinematográfica. Hemos seguido siendo amigos hasta el final, aunque hubo una época en la que no hablábamos sobre la película. Pero, sin duda, la mejor experiencia que tuve en el rodaje de 'El último tango en París fue filmar con Marlon".
El último tango en París

Schneider no tuvo más relación con Bertolucci, aunque sí con Marlon Brando, al que la actriz consideró un amigo y con el que mantuvo el contacto hasta la muerte de éste en 2004. De hecho, en 2001 Schneider habló ya sobre su interpretación en la película y consideró que "no estaba preparada" para enfrentarse a ese tipo de papeles. "'El último tango en París'... mi primer papel importante. Fue una coincidencia total. Los protagonistas iban a ser Dominique Sanda y Jean-Louis Trintignant pero ella se quedó embarazada (...) Me arrepentí de mi elección ya que era el comienzo de mi carrera debía haber sido más dulce y tranquilo. Para 'Tango' no estaba preparada. La gente me relaciona con un personaje que no era yo, con mantequilla, cerdos viejos... Incluso Marlon Brando, con su carisma y clase, se sintió un poco violado y explotado por la película. La rechazó durante años, y yo lo sentí doblemente".
Las ambiguas declaraciones de Bertolucci provocaron una ola de indignación que llegó hasta la industria de Hollywood. La actriz Jessica Chanstain comentaba que "todas aquellas personas que aman la película" están "viendo cómo una joven de 19 años está sufriendo abusos sexuales de un hombre mayor de 48 años" y afirmaba que "el director planeó el ataque"El actor Chris Evans pidió que se encarcele a Bertolucci. En redes sociales ha habido voces pidiendo la prohibición de la películay una petición en Change.org para exigir a la Academia de Hollywood y Bertolucci una disculpa pública.

No hay comentarios: