Rogue One (Una historia de Star Wars): Otra buena ración

Rogue One
(Una historia de Star Wars)



Director
Guión
Chris Weitz, Tony Gilroy (Historia: John Knoll, Gary Whitta; Personajes: George Lucas)
Música
Michael Giacchino
Fotografía
Greig Fraser
Reparto

Fiel a la cita navideña, Disney ya tenía preparadas sus dos flamantes franquicias para hacer caja a base de bien: por un lado "Vaiana", una vuelta a los cánones clásicos de las neoprincesas Disney que implantaran en su día John Muskers y Ron Clements con "La Sirenita", ambientada en esta ocasión en las islas del sur del Pacífico hace 2000 años, y por el otro lado una nueva ración de Star Wars, a través de un "spin-off" (en castellano el término más apropiado es el de "derivado", una película que nace como extensión de otra anterior, sin seguir exactamente su argumento...), que cuenta la historia del grupo de espías que consiguieron los planos de la Estrella de la Muerte, la terrible arma que el Imperio creó, y que la alianza rebelde se cargó en el episodio IV de la saga Star Wars (o sea, la Star Wars original de 1977).

Tras la controversia del anterior episodio de la franquicia (o sea el VII, titulado "El despertar de la fuerza", que tenía tanto seguidores como detractores...), donde se continuaba la cronología original, ahora han sido algo más inteligentes y han intentado renovar la franquicia trayéndonos una especie de sucedáneo de la saga, que no encaja exactamente en el corsé que le han implantado a todas las películas ya que no está exactamente el equipo "oficial" que hasta ahora había hecho las películas (ni John Williams, ni los guionistas habituales, ni siquiera J. J. Abrams, que ha tomado el timón de las nuevas películas...) intentando realizar una renovación, aunque por supuesto, se respeten todos los cánones y la coherencia argumental de Star Wars. ¿El Resultado? Pues al principio algo decepcionante, pero a medida que avanzaba, confieso que me hizo disfrutar bastante. No ya por la originalidad (al final, si el Episodio VII era un calco del Episodio IV, Rogue One es un calco de Episodio VI -o sea, "El Retorno del Jedi"-; sólo han faltado los Ewoks...) sino por la solidez, el buen hacer y la efectividad y realización de un producto que no tiene complejos en tirar del éxito en la fórmula que ha tenido la franquicia. Y la verdad es que funciona.

Igual que hay elementos argumentales que chirrían algo y que están básicamente enfocados a los más pequeños, llegando incluso a resultar ridículos (esa plegaria a la "fuerza" que hace un personaje invidente es chirriante a niveles estratosféricos) en general los personajes están bien trazados y pueden encajar bien en este universo, que cronológicamente tiene una ubicación muy concreta (justo antes que la princesa Leia sea capturada por Darth Vader y envíe a los androides R2D2 y C3PO al planeta Tatooine). Incluso hay personajes como Galen Erso (el creador de armamento del Imperio, interpretado por el inmenso Mads Mikkelsen) o el general Orson Krennic (el militar que comienza teniendo el mando de la Estrella de la muerte y que se lo arrebata el Gran Moff Tarkin -¡¡¡un fantásticamente resucitado digital Peter Cushing!!!-, interpretado por Ben Mendelsohn) que añaden notas interesantes a la trama. Resulta, no obstante, un poco frustrante que con tantos elementos disponibles (el universo expandido de Star Wars en libros, cómics, videojuegos, etc.) se hayan decidido a tomar este camino argumental quizás tan poco gratificante.

Me ha sorprendido bastante que un realizador tan mediocre como el británico Gareth Edwards (cuyos créditos más relevantes como director son "Godzilla" y "Monsters"...) haya sido capaz de crear una película con un final tan espectacular, de gran ritmo, épica y eficacia (eso sí, insisto en que en buena parte es un plagio de la secuencia de Leia y Luke en la Estrella de la Muerte y todo el ataque de la luna de Endor para quitar el blindaje deflector y simultáneamente, la batalla galáctica de los rebeldes con los cazas de combate y destructores imperiales -¡¡¡hasta aparece un primo del Almirante Ackbar!!!-). El guión en general es bastante respetuoso con toda la historia original de George Lucas e intenta articularse -a veces sin conseguirlo, sobre todo en el arranque, que me parece bastante lento y pesado- como una película bélica sin más. Probablemente si se hubieran desligado más de toda la saga, habría estado mucho mejor, pero,  claro, la Disney no va a dejar que la gallina de huevos de oro deje de poner huevos, y si se están haciendo de oro tal y como lo están haciendo... los experimentos, con gaseosa.

O sea que aunque la película esté bien, funcione, te haga sentir las mismas sensaciones (o casi, porque ya no es nada original, claro, y no es lo mismo...) de siempre, no es más que otra ración generosa de Star Wars. De la fuerza, del Imperio, de los lásers, de los androides, de los X-wing, los acorazados imperiales, los Tie-fighters, los soldados de asalto y la madre que los parió. Lo de siempre, la ecuación perfecta que tantas veces han soñado los ejecutivos de Hollywood, o sea, vender lo que ya se ha demostrado que ha tenido éxito, una y otra vez. Hay un poco de hartazgo en el planteamiento, es como ir a comer siempre al mismo restaurante y que siempre te pongan ese plato que tanto te ha gustado: cuando lo llevas haciendo un mes cada semana, acabas un poquito hasta las narices. Bueno, pues imagínate si llevas haciendo desde hace casi 40 años. Por muy bueno que esté el filete, ya te lo conoces de memoria, y poco (o nada) puede aportar a tu paladar.

Resulta paradójico que un músico tan excelente como Michael Giacchino quizás sea lo peor del film, ya que aunque intenta utilizar el material previo del gran John Williams, no consigue llegar a su nivel y queda todo un poco deslabazado, como insuficiente. Le falta épica (y fíjate que lo ha conseguido en las partituras de "Star Trek"...). Quitando esa repetición y homenaje literal en muchos casos, es de agradecer el encaje con curiosos detalles dentro de la saga (los diseños visuales, el argumento muy bien continuado, etc.) y el ritmo que tiene el film (insisto, sobre todo en el final). Así que los seguidores incondicionales de "Star Wars" pueden estar de enhorabuena porque se ha superado a la anterior película, y quedarán bien hartos con esta nueva ración. Aunque sea el mismo filete...pero con una salsa (un poco) diferente. 

TRAILER


No hay comentarios: