Vaiana: La vuelta de las (neo) princesas Disney

Vaiana
Director
Guión
Jared Bush (Historia: Ron Clements, John Musker, Chris Williams, Don Hall, Pamela Ribon, Aaron Kandell, Jordan Kandell)
Música
Opetaia Foa'i, Mark Mancina, Lin-Manuel Miranda
Fotografía
Rob Dressel, Adolph Lusinsky
No hace demasiado tiempo, parecía que la división de animación de Disney estaba casi a punto de desaparecer; aunque no fue así -entre otras cosas, por su reconversión cuando compraron Pixar...-, se dijo que estaban un poquito ya hasta las narices de princesas y de números musicales. Pero aunque títulos como "Bolt" o "Rompe Ralph" alcanzaron cotas interesantes en los filmes de animación, no daban con la tecla, y al final volvieron por sus fueros con "Enredados" o "Frozen"; ésta última en 2013 consiguió revivir todo el universo de magia y princesas por la puerta grande.

Ahora han intentado volver a los elementos más clásicos de la mano de dos genios como John Musker y Ron Clements, creadores entre otras películas de "La Sirenita", "Aladdin" o "Hércules" y la verdad es que estamos ante un producto bien diseñado, precioso en su concepción visual y espectacular en sus números musicales. Además de toda esta parafernalia estética, que es preciosa, el argumento tiene un ramalazo ecologista muy bien encajado dentro de toda la mitología de la Polinesia y de Hawai: la hija de un jefe de una tribu (ella insiste en que no es una princesa, haciendo un guiño al propio universo Disney) tiene que devolver a la madre tierra -ahí es nada...- una piedra mágica que robó hace siglos un travieso semidios, Maui. Elegida por el océano mismo, se embarcará -nunca mejor dicho- en una apasionante aventura que la llevará a buscar al propio Maui para que la ayude a conseguir su heroica gesta para salvar a su pueblo...

Quizás es que las traducciones al español no están tan bien "pulidas" como en otros musicales animados de Disney, o que hay que tener unas buenas tragaderas para meterte en la mitología religiosa de la Polinesia... pero sobre el papel la historia no me interesaba un pimiento. Es cierto que una vez arrancada la historia tiene momentos muy logrados, tanto a nivel emotivo como a nivel cómico -sobre todo por el indescriptible personaje de un pollo, que acompaña a la protagonista como un polizón en su barca...- y que la animación es la mejor que jamás he visto en el cine -con una recreación prácticamente real del agua, de la arena, el pelo... increíble, de verdad-, pero al personaje principal, Vaiana, le ha pasado lo mismo que a Lilo (que también era Hawaiana): está demasiado enfocado a los niños. A pesar de ser una adolescente problemática que busca su lugar en el mundo y decide explorar más allá de su pueblo (y su isla), al final el desarrollo de toda la historia es demasiado infantil. Un planteamiento de quinceañeros, pero articulado como si fuera para niños de ocho años. Y lo cierto es que el público infantil disfruta de lo lindo con la película, aunque no así sus padres y el resto de espectadores de mayor edad (siempre voy a ver comedias y películas Disney con la sala llena, para ver la reacción del público).

Resulta curioso cómo "Lilo y Stitch" -otra película de animación Disney ambientada en Hawai- no funcionó demasiado bien precisamente por no tener la capacidad de cautivar más allá del público infantil, pero ahora "Vaiana" parece haberlo conseguido, recaudando una millonada en USA y situándose como líder de la taquilla española por segunda semana consecutiva.

Ahora las princesas no son tan princesas, ni tan rubias, ni tan perfectas: son contestonas, vivarachas, atípicas, y no se arrugan ante ningún problema que se les presente. Seguro que otro elemento a tener en cuenta para diseñar esta neo princesa Disney es que el actual presidente de los Estados Unidos (ya saliente) es precisamente hawaiano, y es que parece que han vuelto a acertar, reinventando la fórmula para conseguir una película atractiva, musical, que respete los cánones clásicos Disney, pero que añada elementos socialmente más avanzados. Desde la Rapunzel de "Enredados" hasta la Elsa de "Frozen", ya la cosa ha cambiado de lo lindo, y lo de estar en la torre esperando al príncipe azul ya no funciona... ahora la princesa va en una barca por el océano, demostrándole a sus padres que puede salvar el pueblo, salvando además el océano, con un innegable toque argumental (y ya no digamos estético) al "Avatar" de James Cameron (y por supuesto, al ser hecho de agua de "Abyss", del mismo director, y que hereda lo mejor de los personajes "humanizados" de Disney, como la alfombra de Aladdin). 

TRAILER


No hay comentarios: