Sin rodeos: ...y Sin Vergüenza

Sin Rodeos
Dirección
Guion
Marta González de Vega, Benigno López, Santiago Segura (Remake: Diego Ayala,Nicolás López)
Música
Roque Baños, Tessy Díez
Fotografía
Kiko de la Rica
Reparto
, , , , ,, , , , ,, , 
Algunos se lamentarán como plañideras de lo mal que está la imaginación en el cine para que se hagan versiones de otras películas (con el palabro inglés "remake", ya popularizado por snobs), pero lo que hay que recordar que el cine es un proceso industrial, y por ende, que busca una ganancia económica. Más allá del arte -que lo es- está la comercialidad, cosa absolutamente lícita. Pero hay un matiz que hay que aclarar: existe la comercialidad decente -aquella que han practicado a lo largo de toda la historia del cine practican gentes como Griffith, Ford, Hawks, Spielberg, Lucas, Coppola, De Palma, ofreciendo un producto impecable artísticamente, aunque con un enfoque comercial...- y otra indecente, que aprovechan el despiste o la desinformación para copar huecos comerciales -y ahí podíamos incluir a muchos cineastas de carreras bastante cortas y desconocidas en otros países; por centrarnos en el nuestro Ozores, los Hermanos Calatrava, etc.-.

Esos buscadores de la comercialidad indigna, ni aman el cine, ni quieren crear nada. Solo quieren, para que nos entendamos, llevárselo calentito con el menos esfuerzo posible (lo podrían haber hecho también vendiendo camisetas, o gorros, o lo que sea). Segura, que es tipo bastante inteligente, un amante del cine, y un gran conocedor del gusto del "gran público" de nuestro país ha visto claro desde el principio donde está la pasta, y dejándose de pamplinas, se ha metido en el barro hasta la cintura para ofrecer un personaje como Torrente, la quintaesencia del más zafio y grosero sentido del humor. Una caricatura gruesa que le ha funcionado para hacer caja... hasta ahora. Habiendo utilizado a prácticamente toda la fauna de celebrities nuestro país (que por cierto, han trabajado por la cara, sin cobrar un euro en la mayoría de los casos...) parece que su olfato comercial ha cambiado de rumbo para intentar replicar el éxito de una película chilena de 2016, "Sin filtros", película que en vez de ser distribuida por sus creadores, han visto mayor viabilidad económica vendiendo su guión para hacer versiones en otros países (también hay versiones argentina y mexicana).

El problema de las nuevas versiones (utilizaré este término porque el de "remake" me parece algo ridículo...) no es que se hagan -algo completamente lícito que se lleva haciendo desde los inicios del cine, y si no ahí tenemos "Ben Hur", "El precio del poder" y un largo etcétera-, sino que sencillamente no aporten absolutamente nada y plagien absolutamente todo del original. No hace mucho tiempo veíamos en cartel "Perfectos desconocidos" dirigida por Alex de la Iglesia, que adaptaba la película italiana "Perfetti sconosciuti" de Paolo Genovese, pero que a pesar de centrarse en lo mismo, aportaba muchos elementos nuevos en la historia, en los personajes, en los diálogos... incluso en el desenlace de la película. En cambio Santiago Segura en "Sin rodeos" no ha cambiado nada de la historia. Ni los chistes, vamos. La estimulante presencia de Maribel Verdú en su esplendorosa madurez es quizás lo único realmente interesante de un film, que si has visto la película original chilena resulta absolutamente aburrido porque es una repetición casi exacta: una mujer a punto de cumplir los 40 que tiene una vida que no le gusta asiste a la terapia de un gurú espiritual (esto es lo único que se ha cambiado, aquí es supuestamente hindú y le da una pócima milagrosa, en la película chilena es chino y lo hace con acupuntura) y a partir de entonces no puede dejar de decir la verdad y hacer lo que le apetece, cosa que hará que su vida cambie radicalmente.

Segura ha seguido aplicando la fórmula de los amiguetes y celebrities (Cristina Pedroche, el Gran Wyoming, Flo, Cañita brava, Alaska, etc.) para conseguir un producto comercialmente atractivo, pero sinceramente me parece indigno porque no hace nada nuevo, simplemente aprovecha ese hueco comercial para, como dije antes, llevárselo calentito en una técnica que en cine se llama "toma el dinero y corre", o sea, aprovechar los primeros días de estreno para conseguir la mayor taquilla, porque luego esa película se convierte en algo completamente olvidable. No hay más. No hay vergüenza.

TRAILER

No hay comentarios: