En realidad, nunca estuviste aquí: El nieto de Travis Bickle

En realidad, nunca estuviste aquí
Cuando uno ve esta película, es como si alguien le zarandeara a lo bestia, como para que nos despertáramos de una vez del sopor emocional que tenemos ante la sociedad que nos rodea: lejos de la falsa comodidad de los programas de entretenimiento de la televisión, de la música insulsa de los ascensores y los centros comerciales, de la ropa low cost con ofertas tentadoras o del último smartphone que ha salido, hay un verdadero caldero lleno de venenosos caldos que no paran de hervir. Y cuanto más nos encerremos en nuestro (falso) universo de comodidad, menos lo oiremos. Menos lo oleremos. Y aunque lo hagamos, como que nos da igual, preferimos vivir atontados con lo que la sociedad nos ofrece. El famoso "soma" de Huxley ya ha llegado, está aquí y va a quedarse.

Ese mensaje es el que parece romper de cuajo la escocesa Lynne Ramsay a través de un atípico personaje, un antihéroe que parece ser el nieto del mismísimo Travis Bickle: también es un exmarine del ejército, también intenta -a su manera- salvar el mundo y también toma por la calle de en medio cuando tiene que hacer algo con una determinación que ni Terminator -en sus mejores tiempos...-. Este insólito personaje que tiene terribles recuerdos, se encarga de impartir una particular justicia a cambio de dinero, y mantiene su propio universo lo más estable que puede. Si hemos buscado el parentesco de Bickle, también podríamos unir el parentesco al protagonista de "Drive", y que bien podría ser su primo -además de por su afición de hacer "lo que se debe", por su forma de hacerlo y su afición a los martillos...-.  

Porque si, es innegable la referencia de Taxi Driver de Scorsese a la hora de ver esta inquietante, incómoda, áspera y cruel película, que resulta un alucinado viaje a los entresijos más oscuros de la sociedad, como si echáramos un vistazo a la parte de atrás, sucia y llena de telarañas, de un precioso cuadro de marco brillante e impoluto.

Aunque hay una cierta inmadurez y obviedad a la hora de plasmar una narrativa sobrepuesta a la principal, con alucinaciones un tanto desencajadas en el tono principal, esta película es un paso más dentro de todo ese batiburrillo de justicieros que nos ha regalado el cine, desde Charles Bronson hasta el Clint Eastwood de "Sin Perdón". De hecho, aunque el mensaje de Ramsey queda lo suficientemente claro desde el minuto uno, lo que con habilidad hace a lo largo del film es desgranarnos la compleja personalidad de su protagonista, interpretado de manera deslumbrante por ese actorazo que es Joaquin Phoenix, que por este papel arrasó en la pasada edición del festival internacional de Cannes, con toda la justicia.

Lo único que me molesta sobremanera es su banda sonora, que intenta epatar con sonidos desagradables y saturados para hacernos bajar aún más a los infiernos que estamos viendo en imágenes. Ese excesivo subrayado me parece realmente infantil y completamente innecesario. Incluso me atrevería a decir que con una banda sonora más "armónica" y "melódica" -como hizo Winding Refn en la antes mencionada "Drive"- la combinación aún sería mucho más turbadora y efectiva a la hora de transmitir ese alucinado universo.

En cualquier caso, una película de lo más estimable por cuando convulsiona este nuevo cine financiado por las plataformas digitales -esta película ha sido distribuida por Amazon Studios- y sigue confirmando que la nueva realidad del negocio del cine existe y por mucho que bramen directores como Christopher Nolan o Steven Spielberg -aunque parece ser que este último, a pesar de largar lo suyo contra Netflix, va a meterse en una megaproducción con Javier Bardem sobre la vida de Hernán Cortés precisamente para Amazon Studios- el lugar para la verdadera creatividad y experimentación en el séptimo arte del cine más allá de los grandes estudios, que ya sólo invierten en franquicias de superhéroes y grandes producciones familiares, son las plataformas digitales. Y por supuesto, también las series que también producen esas mismas plataformas.

TRAILER



No hay comentarios: