Deadpool 2: Delirio absoluto...aunque controlado

Deadpool 2
Dirección
Guion
Rhett Reese, Paul Wernick, Ryan Reynolds (Cómic: Rob Liefeld, Fabian Nicieza)
Música
Tyler Bates
Fotografía
Jonathan Sela
Reparto
, , , , ,, , , , ,, , , , , ,, , , , ,, 
Desde que Buster Keaton y todos los grandes creadores del slapstick -humor visual basado en la acción- rompieran la "cuarta pared" para mirar e interactuar con el espectador, ha habido una larga carrera a la hora de hacer partícipe al público con las bromas y los chistes, desde "El Gordo y el Flaco" hasta Los hermanos Marx, sin olvidar otros humoristas como Eddie Murphy, Jim Carrey y así un largo etcétera. Este recurso narrativo, utilizado largamente en el cine y el teatro, saltó también a los cómics -que tienen un lenguaje expresivo muy similar- con personajes como este que nos ocupa, Deadpool, o Masacre. Un superhéroe cuya desvergüenza y complicidad era mucho más importante que cualquier superpoder que pudiera tener.

Y eso, ya que estamos metidos en harina de cine de superhéroes, puede ser el punto angular a la hora de diferenciar a la Marvel (Spiderman, Avengers, 4F, etc.) de la DC (Supermán, Batman, Wonder Woman, etc.): mientras que Marvel centraba sus historias en los personajes, independientemente del poder que tuvieran (Spiderman era una adolescente que sufría bulliyng, Iron Man un play boy borracho, etc.), DC centraba sus historias en los superpoderes de los personajes (Supermán podía volar y tenía superfuerza -que fuera periodista del Daily Planet era lo menos importante-, Flash tenía supervelocidad -¿alguien se acuerda en realidad del personaje más allá de las mallas rojas y amarillas?-, Linterna Verde un anillo que proyectaba imaginaciones sólidas -¿quién se acuerda de Hal Jordan? ¿tenía novia? ¿amigos? ¿qué hacía en su vida corriente?-... aunque en DC hay una excepción, que es Batman, el único personaje con verdadera "chicha" argumental para contar una historia -Bruce Wayne es un huérfano multimillonario criado por un ex agente secreto británico que hace realidad una personalidad justiciera...-). Quizás esta haya sido la clave de que Marvel haya superado en muchos casos a DC, tanto en los cómics como en las películas. Si, es cierto que Disney ha "infantilizado" y "banalizado" todos esos personajes, pero aún así, era más importante el personaje que sus superpoderes.

El caso de Deadpool resulta pardigmático: lo verdaderamente importante es la poca vergüenza y capacidad de (auto) ridículo que tiene, más allá de sí mismo. Se cachondea de todo -empezando por él mismo- y en realidad, el único superpoder que tiene es el de la autoregeneración -como Lobezno-. Por lo demás no es más que un soldado de las fuerzas especiales que ni vuela, ni tiene superfuerza, ni visión, ni nada de nada. Eso sí, verborrea tiene para aburrir. Quizás ese tono autoparódico ha sido el gran éxito del personaje y en la primera película se consiguió trasladar ese espíritu, que de camino ha vuelto a poner de moda a Ryan Reynolds en el ecosistema de los superhéroes, después de su nefasta experiencia con Green Lantern.

El caso es que esta segunda parte avanza dentro del propio personaje, pero sin olvidar alguna que otra trama que trufa de interés a la historia -sobre todo porque mezcla ahí a los Xmen, con personajes como Coloso, etc.-. Esa nueva vuelta de tuerca ha tomado todos esos parámetros de los Xmen y los ha "Deadpoolizado", es decir, que ahora todo es un delirio en el que podemos ver cualquier burrada que podamos imaginarnos. Especialmente las más políticamente incorrectas.

Uno de los aciertos de la primera parte, y también de la segunda, es la coreografía y espectacularidad de las secuencias de acción, orquestadas por el director David Leitch, que tras convertir su mediocre "John Wick" casi en una película de culto (no olvidemos a su perro...) ha ideado un nuevo tipo de imágenes a la hora de mostrar a cámara lenta y con ángulos imposibles la glorificación de la más brutal y salvaje violencia. Claro que si en John Wick llegaba a empacharnos, con Deadpool se ha banalizado y casi convertido en un videojuego intrascendente que busca únicamente el cachondeo y la diversión, algo por otra parte cuestionable... (¿Reírse de cómo a alguien le corta un brazo? ¿De cómo le aplastan la cabeza? ¿De cómo le sacan un ojo?... ejem).  

A pesar de toda esta vistosísima ración de acción que la película nos ofrece, si escarbamos un poquito en el argumento, hay elementos de lo más reaccionario, llegando incluso hasta lo naïf. Claro que en el humor empleado por Deadpool hay un punto naïf, pero cuando se tocan temas como la familia, los hijos, la amistad, etc, todo tipo de "adoctrinamiento" puede resultar proceloso. O al menos me parece a mí.

Pero hay que reconocer que esta segunda parte de Deadpool, más allá de las consideraciones anteriores, es una película muy divertida, delirante y con secuencias realmente bien construidas. Aunque la primera parte me resultó algo tediosa y previsible, en esta ocasión he conseguido entrar en la historia y me he divertido de lo lindo -hay dos secuencias que son verdaderamente antológicas en las que literalmente te partes de risa, con mil referencias cómplices que están muy bien metidas en la historia y que hace que te partas de risa-. Además en la producción se ha hecho un notable esfuerzo por realizar un "acompañamiento" del personaje con los cameos más importantes dentro del universo Marvel (y que no vamos a desvelar, ya que entraríamos en spoiler). Empezando por el personaje de Cable, interpretado por Josh Brolin -que ha sido "Thanos" en la última de los Vengadores- hay un verdadero torrente de referencias y amiguetes y personajes famosos que aparecen por la cinta, dándole mucho mayor empaque.

Como dije en los Vengadores: Infinity War, esto es lo que es: es una fórmula aplicada (y bien) a una historia, y no busca más que divertir con trazo grueso y macarra. No hay más, así que no lo busques. Pero si consigues pasar por alto cualquier resistencia y abres los ojos a la diversión, la verdad es que es un delirio continuo, descacharrante y muy espectacular. Por cierto, no te pierdas la secuencia post-créditos, en este caso es IMPRESCINDIBLE. 

TRAILER

No hay comentarios: