> Canal de Cine FEDERICO CASADO: Si yo fuera rico: Sabes a lo que vas

Si yo fuera rico: Sabes a lo que vas

Si yo fuera rico
Dirección
Guion
Álvaro Fernández Armero, Ángela Armero, Tom Fernández
Música
Vanessa Garde
Fotografía
Aitor Mantxola
Reparto

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , 
La producción cinematográfica de Mediaset no se identifica en ningún caso con la calidad -artística- y sí con la una comercialidad fácil, y por qué no decirlo, funcional en muchos casos. Con el baluarte de "Ocho apellidos vascos", se comenzó hace unos años con una serie de éxitos de taquilla que han creado un ecosistema de técnicos y actores que es ya casi en si una pequeña industria audiovisual, soportada con las patas de la televisión, la plataforma digital del grupo y por supuesto y cerrando el asunto, con las películas. Un mecanismo publicitario que emula en miniatura lo que hace Hollywood a nivel mundial: apoyo incondicional de la cadena al producto que toca lanzar en ese momento, y cuidar en la medida de lo posible a todo ese colectivo técnico-artístico que (sobre)vive de esos productos. Ojo, que no critico en ningún modo el trabajo que Mediaset ha creado para muchos, pero sí que al saberse poseedores de un mecanismo casi infalible para conquistar la taquilla, rebajen muy mucho los cánones de calidad sin complicarse mucho la vida y creando productos -insisto lo de productos porque es lo que son, y no nos sonrojemos porque tampoco pasa nada cuando consumimos productos de Paramount, Universal o Sony, desde comedias hasta franquicias de superhéroes- que podían haber sido manifiestamente mejores.  

Precisamente digo esto porque un director como Álvaro Fernández-Armero, curtido con una filmografía apreciable, ahora ha abrazado sin fisuras este modo de hacer cine -como también lo hizo, recordemos, Emilio Martínez-Lázaro con la ya mencionada "Ocho apellidos vascos"-, rebajando sus intenciones (e intereses) y plegándose para crear una película de uso, consumo, y disfrute, con exigencias cero y con una buena provisión de chistes de brocha gorda -que por qué no, pueden hacer gracia...-. Una vez contextualizado todo ello, nada hay más fácil que jugar con el futurible clásico de comedia en la que alguien con la vida destrozada cambia su fortuna con un golpe de suerte (en este caso con una lotería con un bote de 25 millones de euros), pero que ha de mantener en secreto su fortuna so pena de tener que compartirla con su mujer, con la que está en proceso de divorcio...

La pena de esta comedia es que se centra básicamente en mostrar el antes y el después del fracasado convertido en millonario, y que navega poco con la original idea de esconder la fortuna por temor a compartirla -y no podemos dejar de recordar en esta reflexión argumental la brillante "Felices 140" de Gracia Querejeta, en la que una persona a la que le tocan 140 millones de euros decide hacer una gran fiesta para sus amigos...-.

Ubicada inequivocamente en Asturias, la evolución de la historia resulta bastante previsible, cosa que aunque por un lado funcione, esperando todos los clásicos chistes de este tipo de historias, por otro lado traiciona el elemento fundamental de una comedia: la sorpresa. Y aquí, para qué vamos a engañarnos, no la hay por ningún sitio, ya que sencillamente viendo el tráiler sabemos (casi) perfectamente lo que va a suceder.

Porque el hecho de visitar lugares comunes hace que el espectador no sólo sepa qué va a ver, sino que además sepa cómo y cuando lo va a ver. Y esto, que pudiera resultar un elemento negativo en muchos casos, provocando hartazgo al ir a ver otra vez la misma historia, resulta precisamente uno de los activos más eficaces de la película, que no es más que un juguete fácil y sin pretensiones para una tarde de refresco y palomitas y no pensar demasiado.

Gran parte de los protagonistas de la película -Álex García, Alexandra Jiménez, Jordi Sánchez- pertenecen precisamente a ese estrellato de Mediaset, famosos por sus muchas participaciones televisivas en series, con lo que la película es casi una prolongación de lo que vemos en la pequeña pantalla, solo que amplificado por el formato cine y sin anuncios -cosa por cierto muy de agradecer conociendo la brutal política publicitaria de Mediaset-.

Aunque confieso que me esperaba algo más original, también reconozco que ha sido mucho mejor de lo que también esperaba, habida cuenta de la nefasta experiencia de las últimas comedias de Mediaset ("Lo dejo cuando quiera", "Superlópez", "Ola de crímenes"...). Un producto enfocado para ese nuevo cine instaurado definitivamente en el siglo XXI, y que está en los centros comerciales y que como anestesia social de fin de semana mientras que hacemos tiempo para comprar o aprovechar que hemos ido a comprar para ver una película, resulta verdaderamente idónea. Pero ojo, sabes a lo que vas. O deberías saberlo, porque esto es lo que es.

TRAILER

No hay comentarios: